Blogia
mQh

nuevos métodos de la cia


[Karen DeYoung] Bush aprueba nuevos métodos de la CIA. Se reanudarán interrogatorios de detenidos.
Ayer, el presidente Bush fijó amplios límites legales para los duros interrogatorios a los que son sometidos por la CIA los sospechosos de terrorismo, permitiendo que la agencia reanude su programa de interrogatorios que había sido suspendido el año pasado después de críticas de que Estados Unidos estaba violando el derecho internacional.
En una orden presidencial que no entrega detalles sobre las técnicas de interrogatorio efectivas, Bush dijo que ahora el programa de la CIA se ajustaba a las Convenciones de Ginebra en cuanto a la prohibición de cometer "ultrajes contra la dignidad personal, en particular los tratos humillantes o degradantes". Su orden, según las leyes firmada en octubre, estuvo retrasada durante meses en medio de un intenso debate al interior del gobierno.
"Ahora podemos concentrarnos en nuestro trabajo, confiados de que nuestra misión y atribuciones están claramente definidas", dijo el director de la CIA Michael V. Hayden, en una declaración a los empleados de la agencia. Aunque grupos de derechos humanos han acusado que los interrogadores de la CIA utilizaban métodos de tortura e ilegales, Hayden dijo que el programa había recabado informaciones "irremplazables" mediante el interrogatorio de los detenidos por terrorismo.
Dos funcionarios de gobierno dijeron que ahora los sospechosos bajo custodia norteamericana podrían ser procesados rápidamente en el programa de "interrogatorios especiales" y sometidos a técnicas que van más allá de las permitidas a las fuerzas armadas norteamericanas.
Activistas de derechos humanos criticaron la orden de Bush por no determinar en detalle qué técnicas son ahora aprobadas o prohibidas. La orden dice que los interrogadores de la CIA no pueden realizar actos prohibidos, como la tortura y el asesinato, y prohíbe la denigración religiosa y los tratos humillantes o degradantes "de tal naturaleza que, considerando las circunstancias, toda persona razonable los consideraría más allá de los límites de la decencia humana". Los detenidos, dice, deben ser provistos de "los elementos básicos de subsistencia", incluyendo alimentos adecuados y agua, ropa, atención médica básica y "protección contra temperaturas o fríos extremos".
"Todo lo que hace el decreto presidencial es anunciar que el presidente está diciendo: ‘Todo lo demás que no estamos mostrando en el documento, es legal, créedme'", dijo Tom Malinowski, de Human Rights Watch.
Las instrucciones de la CIA para los interrogatorios están contenidas en un documento clasificado. Un alto funcionario de la inteligencia, en respuesta a si la lista incluye métodos ampliamente criticados como la asfixia por inmersión simulada, conocida como ‘el submarino', se negó a comentar detalles específicos, pero dijo que "sería muy erróneo asumir que las técnicas utilizadas en el pasado han sido incorporadas en las nuevas instrucciones sin cambio alguno".
Los detenidos de la CIA también han acusado que eran dejados desnudos en las celdas durante prolongados períodos, sometidos a privaciones sensoriales y de sueño y a calores y fríos extremos y a provocaciones sexuales. Altos funcionarios de gobierno que informaban a los periodistas ayer dijeron que todo uso futuro del "frío y calor extremos" sería sometido a una "interpretación razonable... No estamos hablando de hipotermia inducida forzosamente".
En el Congreso las reacciones fueron apagadas, y los legisladores dijeron que habían sido informados sólo ayer de sus contenidos. Los senadores republicanos John McCain (Arizona), Lindsey O. Graham (Carolina del Sur) y John W. Warner (Virginia), que ayudaron a redactar el proyecto de ley el año pasado demandando la orden presidencial, emitieron una declaración conjunta en la que dicen necesitar más información antes de emitir un juicio. Dijeron que el gobierno no había respondido a las preguntas formuladas durante una reunión informativa reciente sobre la nueva orden y el programa de detenidos.
El senador John D. Rockefeller IV (demócrata de Virginia del Oeste), presidente del comité de inteligencia del Senado, dijo que no estaba claro qué "significa la orden realmente y cómo se traducirá en la conducta real de la CIA". En una declaración, Rockefeller repitió una demanda hecha por el comité durante la primavera pasada de que la Casa Blanca entregue una copia del análisis jurídico de las nuevas instrucciones del ministerio de Justicia.
Demandas similares de documentos internos relacionados con el programa de vigilancia sin orden judicial aplicado por el gobierno de Bush han sido rechazadas por la Casa Blanca.
Los pasos que llevaron a la orden de ayer empezaron con la decisión de Bush, en enero de 2002, de que los miembros de al Qaeda y los talibanes, así como otros supuestos terroristas capturados, eran "combatientes enemigos", antes que prisioneros de guerra protegidos por las Convenciones de Ginebra de 1949.
Las críticas al tratamiento de los detenidos por militares norteamericanos -primero en Afganistán y en la prisión militar de Bahía Guantánamo en Cuba, y más tarde en la cárcel de Abu Ghraib en Iraq- provocaron finalmente que el Pentágono volviera a formular su manual para interrogatorios y a prohibir explícitamente muchos de los métodos respaldados y utilizados por la CIA. Pero la nueva ley imponía esas limitaciones sólo para los detenidos bajo custodia militar.
Las críticas contra la CIA empezaron con las revelaciones en 2005 de que la agencia había encarcelado e interrogado a sospechosos de ‘alto valor' en cárceles secretas en terceros países. Pero después de que la Corte Suprema resolviera el verano pasado en el caso de Hamdan versus Rumsfeld que todos los prisioneros de Estados Unidos -de cualquier nacionalidad, retenidos en cualquier país- estaban protegidos por las Convenciones de Ginebra contra los tratos degradantes, Bush confirmó públicamente la existencia de las cárceles de la CIA y anunció que catorce prisioneros restantes de la CIA habían sido trasladados a la prisión militar en Guantánamo.
Bush mantuvo que el programa de interrogatorios de la CIA había sido siempre legal, pero la Casa Blanca dijo que la cláusula de Ginebra, el Artículo 3, era vago y poco preciso. Después de que la CIA suspendiera sus "interrogatorios especiales" para garantizar que sus agentes no pudieran ser acusados de crímenes, el Congreso ordenó al gobierno asegurarse de que, a través de una orden presidencial, todos los otros métodos de interrogación debían aplicarse en conformidad con leyes nacionales e internacionales.
La declaración de Bush dice que los métodos pueden ser usados contra cualquier "extranjero detenido" que según el director de la CIA sea un miembro o partidario de al Qaeda, los talibanes u organizaciones asociadas que sea probable que posean información sobre atentados contra Estados Unidos o sus aliados.
En los últimos meses, la lista secreta de los métodos de la CIA ha sido tema de debate en los más altos niveles de las agencias, con el ministerio de Relaciones Exteriores ansioso de evitar ofender a los gobiernos aliados, y el ministerio de Defensa preocupado de que los excesos de la CIA puedan provocar que los soldados norteamericanos que sean capturados en el futuro sean sometidos a abusos.
El funcionario de inteligencia dijo que la agencia misma había estudiado la efectividad de los métodos en el pasado, y los había conservado o descartado gradualmente. Los criterios, dijo, eran conservar los que eran "apropiados, efectivos, legales y sustentables". Mientras que Hayden no "consiguió todo lo que quería" en el manual, dijo el funcionario, este contenía todo lo que necesitaba la CIA y "más de lo que había pedido".
Para calmar la inquietud, se agregaron nuevas garantías, dijo el funcionario. Todo uso de un método "especial" debe ser aprobado personalmente por Hayden en todos los casos, dijo. "No habrá lobos solitarios, los interrogatorios serán siempre realizados por un equipo, y cualquier del equipo podrá detenerlos en cualquier momento".
Un alto funcionario de gobierno dijo que las nuevas reglas no exigen que el Comité Internacional de la Cruz Roja tenga acceso a los prisioneros de la CIA. Muchos otros países creen que los tratados internacionales exigen acceso a todos los prisioneros en cualquier lugar.

Josh White contribuyó a este reportaje.

24 de julio de 2007
21 de julio de 2007
©washington post
©traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres