Blogia
mQh

temores infundados en venezuela


[Jorge Rueda] Las reformas constitucionales provocan suspicacia de la oposición. Pero son temores infundados.
Caracas, Venezuela. El presidente Chávez insistió en que las inminentes enmiendas constitucionales no implican ningún riesgo para la propiedad privada, tratando de contrarrestar a los críticos que advierten que su gobierno intenta expropiar edificios, tierra y negocios.
De ser aprobadas en el referéndum del 2 de diciembre, las reformas consagrarán la ideología socialista en la constitución venezolana y crearán un nuevo tipo de propiedad colectiva que será gestionada por comunidades y cooperativas de trabajadores.
Chávez dijo en un discurso el jueves noche que los venezolanos no deben temer a los cambios.
"¿Cómo puede alguien creer que vamos a eliminar la propiedad privada, la propiedad personal, cuando lo que estamos haciendo es multiplicándola?", dijo, acusando a sus opositores de difundir desinformación.
"Han difundido el temor como nunca antes", dijo Chávez a sus partidarios. "Nuestra campaña tiene que ser más intensa: tenemos que borrar el temor que están sembrando".
Sus opositores dicen que sus temores son justificados, debido a los antecedentes de Chávez y al texto de las reformas propuestas, que dirían que el estado colocará "los intereses colectivos por sobre los individuales".
"Parece que el gobierno está tratando de que desaparezcan poco a poco las empresas privadas", dijo Nelson Maldonado, presidente de Consecomercio, una de las cámaras de comercio más importantes de Venezuela. "No hay democracia sin propiedad privada, sin libre empresa, mucho menos si no existe un respeto permanente, claro y fiable del derecho a la propiedad privada".
En los últimos años, los alcaldes aliados de Chávez han expropiado apartamentos para convertirlos en viviendas sociales, mientras que el gobierno nacional ha expropiado algunas empresas, entre ellas una refinería de azúcar y una planta papelera, prometiendo una compensación justa.
Sin embargo, esas expropiaciones no han sido frecuentes y las empresas privadas en general florecen en medio en un fuerte crecimiento económico.
Chávez ha usado también los disparados ingresos por el petróleo para financiar las nacionalizaciones, comprar las acciones de las empresas de electricidad y de una compañía de telecomunicaciones.
El gobierno ha transferido más de un millón de hectáreas de tierra agrícola a campesinos pobres, diciendo que estaba siendo subutilizada o que los dueños no pudieron mostrar títulos de propiedad legítimos.
Muchos pobres han aplaudido estos cambios. Tras décadas de escasez de viviendas, la gente ha empezado a ocupar edificios y tierras abandonadas.
"No puede ser que haya casas vacías cuando hay tanta gente sin un techo sobre sus cabezas, viviendo en chozas", dijo Ana Inojoso, 29, una vendedora ambulante que alquila un rancho de ladrillos en una barriada de Caracas. Apoya las reformas de Chávez, que también eliminarán los límites al mandato presidencial.
Los pobres de las barriadas han estado levantando chozas en un nuevo asentamiento de okupas, huyendo de villas miseria donde a menudo más de dos familias compartían una hacinada casa.
Sobre la madera contrachapada de su nueva chabola, una mujer pintó la palabra "¡Sí!" para mostrar su apoyo a Chávez.
En las zonas ricas, algunos propietarios preocupados están tratando de vender, especialmente aquellos que poseen más de una casa, por temor a futuros problemas legales. De momento, sin embargo, esos temores se basan fundamentalmente en rumores y no en acciones concretas que haya emprendido el gobierno.
Julio Rivas, 55, un español que ha vivido en Caracas durante años, piensa vender sus dos casas y volver pronto a España. "Las garantías que se dan por sentado en cualquier país normal, han desaparecido", dijo.
El año pasado, en Caracas la venta de casas aumentó en un veinte por ciento, y subirán otro diecisiete por ciento en 2007, de acuerdo a la Cámara Inmobiliaria de Venezuela.
Otras casas siguen en el mercado, sin encontrar demasiados compradores; agentes inmobiliarios dicen que un creciente número de venezolanos acomodados ahora prefieren comprar en lugares como Panamá o Florida.
Otra reforma permitiría que el estado ocupe provisoriamente propiedades para ser expropiadas "mediante un procedimiento legal", antes de llegar a tribunales. Los críticos dicen ese procedimiento reconocería las actuales prácticas del gobierno.
Cuando Chávez se negó a renovar el permiso el canal de televisión de la oposición, RCTV, hace seis meses, la Corte Suprema ordenó el embargo temporal de sus equipos de transmisión, incluyendo transmisores, para que fueran usados por un nuevo canal de la televisión pública.
El equipo vale unos 140 millones de dólares, pero RCTV no ha recibido todavía ninguna compensación, dijo Oswaldo Quintana, vice-presidente de asuntos jurídicos de RCTV. "Eso es un robo", dijo.
El grupo empresarial Fedecámaras expresó preocupación por una nueva cláusula antimonopolio que considera ambigua. Se aplica a negocios en "posición de predominio" y el presidente de Fedecámaras, José Manuel González dijo que con esa definición "se castigará los negocios más exitosos y eficientes".
"Hay motivos para estar alarmados", dijo. "Hay confiscaciones, absorciones, y nadie puede poner coto a la voracidad del estado".
Chávez, que a menudo ha tenido conflictos con líderes empresariales, insiste en que la propiedad privada seguirá desempeñando un papel clave, junto a los negocios controlados por el estado y las cooperativas.
"No vamos a nacionalizar toda la economía", dice. "Nuestro socialismo acepta la propiedad privada, pero esa propiedad privada se ejercerá en el marco de la Constitución, de las leyes y del interés social".

Sandra Sierra contribuyó a este reportaje.

28 de noviembre de 2007
24 de noviembre de 2007
©fwdailynews
©traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres