Blogia
mQh

cuba privatiza vivienda social


Raúl Castro legaliza títulos privados a viviendas oficiales, y levanta limitaciones salariales.
[Will Weissert] La Habana, Cuba. Miles de cubanos podrán adquirir las escrituras de sus viviendas oficiales según las reglas publicadas el viernes, un paso que podría sentar las bases para una reforma más amplia de la vivienda.
La medida es el primer decreto legal publicado formalmente desde que, en febrero, Raúl Castro sucediera a su hermano Fidel como presidente de Cuba. Fue anunciado un día después de que el canal estatal de televisión dijera que el gobierno también levantará las limitaciones salariales, permitiendo que funcionarios del estado ganen lo que puedan como incentivo a la productividad.
Juntas, las restricciones a la vivienda y salariales han sido algunas de las cosas del sistema socialista que más molestan a los cubanos.
El decreto sobre la vivienda deletrea las reglas que permitirán que los cubanos que alquilan sus viviendas de sus empleadores oficiales las conserven después de terminar sus contratos de trabajo. Podrán adquirir las escrituras e incluso dejarlas en herencia a sus hijos o familiares.
Miles de cubanos podrían beneficiarse con esta medida, incluyendo a las familias de militares, trabajadores azucareros, obreros de la construcción, maestros y doctores.
Mantener las viviendas oficinales designadas originalmente para trabajadores específicos ha sido un hecho extendido, pero usualmente informal, de la vida cubana. Una ley de 1987 prevé la transferencia de esas viviendas a sus ocupantes, pero esta nueva medida aclara su estatus legal.
"Es como si estuvieran legalizando tierra de nadie", dijo Óscar Espinosa Chepe, economista formado por el estado que se convirtió en crítico del gobierno. "Elimina esa inseguridad que tenía mucha gente y alivia la presión burocrática".
Por ley, los cubanos todavía no pueden vender sus casas a nadie excepto al estado, aunque pueden trocar casas con la aprobación del gobierno -un proceso que puede tomar años.
Dos funcionarios del Instituto Nacional de la Vivienda de Cuba dijeron el viernes que la ley era probablemente la primera de una serie de reformas de la vivienda. Sin embargo, los dos pidieron no ser identificados debido a que no están autorizados para hablar con la prensa extranjera. Dijeron que "miles y miles" de cubanos se verían afectados, pero no dieron cifras exactas.
Espinosa Chepe, que fue encarcelado por sus opiniones políticas durante la represión de 2004, pero luego liberado por razones médicas, dijo que "entregar escrituras a la gente les dará más libertad para vender sus casas y quizás alquilarlas, provisto que paguen los impuestos".
Cuba, con 11.2 millones de habitantes, sufre de una severa escasez de viviendas. Los funcionarios dicen que necesitan medio millón de viviendas más. Los críticos dicen que en realidad se necesita el doble.
La ley sobre la vivienda fue publicada un día después de que un comentarista en el canal estatal de televisión dijera que el gobierno también eliminará las limitaciones a los salarios, permitiendo que empleados del estado ganen lo que puedan como un incentivo para ser más productivos. El comentarista económico Ariel Terrero dijo que una resolución aprobada en febrero, pero todavía no publicada, eliminará los topes a los salarios formulados para fomentar la igualdad social y económica.
"Por primera vez se dice clara y precisamente que los salarios no tienen límites, que el plafón de un salario depende de la productividad", dijo Terrero.
Entrevistado el viernes noche en la ceremonia de clausura de un foro de oposición a los tratados de libre comercio, Raymundo Navarro, secretario nacional de la unión de trabajadores cubanos, dijo que la eliminación de las limitaciones a los salarios era un "paso del gobierno cubano para adaptarse a las condiciones de hoy" y "un reconocimiento de que a uno no se le paga colectivamente, sino de acuerdo a lo que produce".
"Los salarios para los trabajadores cubanos se han deteriorado mucho", dijo a la Associated Press. "Esta resolución trata de reorganizar los salarios para estimular a los trabajadores basándose en el principio socialista de a cada uno según su contribución a la producción".
El estado controla más del noventa por ciento de la economía, y aunque la mayoría de los cubanos disfrutan de educación gratuita, seguro médico y raciones alimenticias fuertemente subsidiadas, el salario promedio es de apenas 19.50 dólares al mes -unos doce euros.
El término de los topes salariales podría algún día formar una verdadera clase media, ya que permitirá, potencialmente, que los cubanos acumulen riqueza abiertamente. Pero pone en jaque la noción de una sociedad igualitaria por la que Cuba ha luchado durante años.
Desde que se convirtiera en el nuevo presidente de Cuba en 49 años, Raúl Castro ha eliminado barreras que prohibían que los cubanos poseyeran teléfonos celulares, alojaran en hoteles de turistas y compraran reproductores de DVD, ordenadores y codiciados aparatos de cocina.
También ha reconocido que los salarios oficiales son insuficientes para vivir y ha prometido mejoras.

13 de abril de 2008
©fwdailynews
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres