Blogia
mQh

las claves del caso víctor jara


Ejército asegura que no puede rearmar la lista de su gente que operó en el Estadio Chile. Edwin Dimter, sindicado como uno de los posibles asesinos de Víctor Jara, niega ser ‘El Príncipe’ y afirma que es "hincha de Caucoto". En esta frenética búsqueda surge otra víctima asesinada por los del Blindado N° 2 en el Estadio.
[Jorge Escalante] Santiago, Chile. Sorprendentemente, el teniente (R) Edwin Dimter Bianchi, a quien se busca como ‘El Príncipe’ del Estadio Chile, donde mataron a Víctor Jara, admira a su perseguidor, el abogado Nelson Caucoto. "Yo soy hincha de Caucoto porque es muy buen investigador, y si sé algo más de este caso voy corriendo a decírselo a él y al juez".
Su conversación con LND fue telefónica. No cortó la llamada. "Mire, está claro que no leo su diario, pero diga no más", dijo con voz acelerada. Cuando las preguntas fueron directas, se excusó. "No, no, ya empezamos con la cuestión de nuevo, yo sólo declaro ante el juez".
Negó ser el famoso ‘Príncipe’. "Andan circulando como cinco ‘Príncipes’; tiraron a [Miguel] Krassnoff, a [Juan] MacLean y a varios más, y entre ellos a mí. Aunque me siento halagado que me digan ‘El Príncipe’ porque en ese tiempo tenía buena pinta, pero ahora soy un viejo que arrastra las patas", comentó riéndose.
Y volvió a negarse a hablar de su participación en el alzamiento del Blindados Nº 2 contra Allende, su prisión por ello hasta las primeras horas después del golpe, y su paso por el Estadio Chile y los hechos que rodearon el asesinato del cantautor y otras crueldades que en el proceso le imputan ex prisioneros.
"Bueno, no es que me esté corriendo, pero me tengo que ir; le agradezco la llamada", concluye.

Ejército: "No Se Puede"
A partir del fracasado cierre de la investigación por el juez Juan Eduardo Fuentes, el proceso entró en una nueva fase donde se intenta vincular otros hechos sucedidos en el estadio para tratar de reconstruir, prácticamente a pulso y nombre a nombre, el cuadro de oficiales y subalternos, incluyendo los conscriptos, que operaron en ese recinto de detención.
En el Ejército insisten en que no pueden rearmar la lista de su personal destinado a ese lugar, afirmando que todo fue improvisado y rotativo. Así lo ha manifestado la institución más de una vez en sus oficios al ministro Fuentes, y antes al juez Juan Carlos Urrutia.
La entidad militar sostiene que entre el 2002 y el 2008 son 41 los oficios respondidos a los jueces sobre asuntos consultados. Ahora, Caucoto y la Fundación Víctor Jara recibieron más antecedentes en los que fundan las nuevas diligencias pedidas.
"Aquí hay mucha información en el aire y hay que reconstruir varias historias que nos pueden ir acercando a la verdad de los autores del crimen de Víctor Jara", dice Caucoto.

Más Dimter
Acerca del personaje a quienes los presos apodaron ‘El Príncipe’, identificando con ello a Dimter, hay nuevos elementos. Entre la oficialidad de la época (1973) en retiro consultada por LND, no recuerdan que a algún oficial lo llamaran así. A Dimter lo nombraban ‘El Loco’, y su forma de ser en la institución coincide con lo que ex presos describen que fue su conducta en el Estadio Chile.
En 1976, Dimter salió del Ejército. "Era conflictivo y alocado", coinciden los consultados.
Respecto del crimen de Víctor Jara, fuentes militares apuntan a Dimter como probable victimario del cantautor. El dato fue encontrado entre la oficialidad de la época, que, en este y otros casos, siempre dicen saber lo que pasó, pero sus miembros no están dispuestos a declarar o cuando lo hacen acusan a unos para encubrir a otros.
Hace un par de años, a Dimter lo borraron de los encuentros de camaradería regulares que organizan los cursos-promociones egresados de la Escuela Militar, cuando se enteraron que obtuvo pensión de "exonerado político".

Otra Víctima del Blindado
El 13 de septiembre de 1973 fue baleado en el Estadio Chile el ecuatoriano Sócrates Ponce Pacheco, socialista interventor de la industria Indumet. Según información confidencial que manejó la Comisión Rettig y la ficha no pública que construyó la Vicaría de la Solidaridad, el prisionero era casado con la hija de un general inspector de Carabineros de Chile. Por ello su suegro obtuvo "de manera confidencial" la información de que ese día 13 a Ponce lo llamaron por altoparlantes "y militares del Blindado Nº 2 lo sacaron del estadio y afuera lo obligaron a correr y le dispararon causándole la muerte".
Los únicos oficiales del Blindado Nº 2 del Tancazo contra Allende, que horas después del golpe quedaron libres por orden de Pinochet y que en el proceso admitieron que se trasladaron al Estadio Chile, son Dimter y el teniente Raúl Jofré González. Pero Jofré tiene facciones muy distintas a Dimter. Quien era comandante del Blindado, Roberto Souper, tercer detenido por el Tancazo liberado tras el golpe, no reconoció su paso por el estadio. Aunque también tiene rasgos bastante diferentes a Dimter.
Ex prisioneros declaran que una de las razones que ‘El Príncipe’ daba para justificar su furia con ellos, era haber estado preso casi tres meses por el Tancazo del Blindado Nº 2 contra Allende.

Arellano Stark
Dimter contó en el proceso que al ser liberado por el Tancazo asumió como ayudante del comandante de la Agrupación de Combate de Santiago Centro, que a partir del día 11 tuvo el mando de las fuerzas y operaciones en este radio, incluyendo el estadio. Ése era el general Sergio Arellano Stark.
La estrella de la DINA Marcelo Moren Brito afirmó en la causa que "llevé prisioneros al Estadio Chile por orden de mi general Arellano". Pero Arellano negó todo. Sin embargo, antes de partir en la Caravana de la Muerte el 30 de septiembre de 1973, Arellano ordenó y coordinó varias operaciones represivas en su jurisdicción, por lo que podría tener buena información acerca del Estadio Chile.
Para Caucoto, otra variable a indagar para acercarse más al crimen de Jara, es reconstruir las muertes de los otros que fueron asesinados en el mismo recinto deportivo. La información oficial arroja sólo siete, incluyendo al cantautor y el director de Gendarmería Litré Quiroga. Ellos son: Guillermo Arenas Díaz, Hernán Cea Figueroa, Ponce Pacheco, Hugo Rojas Cortés y Jorge Grez Aburto.
Ahora hay que saber de quiénes eran los cuatro cuerpos hallados en la madrugada del 16 de septiembre de 1973 junto a Jara y Quiroga, porque ello podría aportar más pistas. La investigación por el crimen del cantautor revive con ribetes apasionantes y estaría por aclararse.

9 de junio de 2008
©la nación
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres