Blogia
mQh

gobierno apoyaría a agentes de la cni


Elección del nuevo alto mando del Ejército para 2009. La decisión de la nueva reunión de generales del Ejército aportará las primeras luces para analizar quién tendría las mejores posibilidades de suceder en marzo de 2010 al general Óscar Izurieta. Luego del ‘vamos’ del gobierno, a general ascenderían coroneles que fueron agentes de la CNI.
[Jorge Escalante] Santiago, Chile. El 15 de octubre próximo, el Ejército resuelve cuál será su alto mando 2009. La nueva integración se verá cruzada por un general que debió abandonar las filas a comienzos de este año, Gonzalo Santelices, involucrado en el episodio de Antofagasta de la Caravana de la Muerte. Es conocido que hasta ahora el comandante en jefe, general Óscar Izurieta, está conforme con su alto mando y no se esperarían grandes cambios.
El 15 de octubre la reunión del Consejo Militar con todos los generales resuelve quiénes pasan a retiro y qué coroneles ascienden al generalato.
El único que es seguro se va es el actual jefe de Estado Mayor General del Ejército, general de división Alfredo Ewing Pinochet, porque en diciembre cumple 38 años de servicio. Con él ya hay entonces dos vacantes a llenar, junto a la que dejó Santelices.
Hay unos 25 coroneles en condición de ascender a general, y entre ellos en los primeros lugares está el brazo derecho de Izurieta, coronel Alejandro Maggi Ducomunn, hermano de la ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago Rosa María, una de las candidatas para llegar a la Corte Suprema tras el fracaso del ministro Alfredo Pffeifer.
Sin embargo, aquí y eventualmente en otros casos, se producirá el conflicto de que el coronel Maggi fue agente de la CNI. En la lista de agentes que el Ejército entregó al ministro Sergio Muñoz el 2000 por la investigación del crimen del sindicalista Tucapel Jiménez, Maggi tiene el número 305.
Aunque de acuerdo a fuentes de Defensa, el gobierno ya le dio el pase a Izurieta para que ascienda a general a coroneles que fueron agentes de la heredera de la DINA.
"Está claro que ése no será impedimento para ascender, y por lo tanto el general Izurieta tiene carta blanca para decretar estos ascensos que no serán vetados por el gobierno", comentó la fuente.
La cifra lógica es que postulen tres coroneles por un general que pasa a retiro, y cada año se van cuatro a cinco generales. En el Consejo Militar cada general vota y argumenta por los coroneles propuestos para ascender a general.
La proposición de los pases a retiro de los generales es una atribución exclusiva del comandante en jefe, quien además decide el ascenso de los generales de brigada al grado superior de división. Finalmente el comandante en jefe, en este caso el general Izurieta, consulta los retiros y ascensos con el ministro de Defensa, quien a su vez debe consultarlo con el presidente de la República. Por lo tanto, será la presidenta Bachelet quien tendrá en octubre la última palabra.

La Quina
Aunque no corresponda cambio de comandante en jefe, cada año en este Consejo Militar se arma una quina entre los que el Presidente designa a quien sucedería al jefe de la institución ante cualquier eventualidad en que este falte, o bien cuando corresponda el cambio de mando. Ello se establece así en el artículo 104 de la Constitución.
Por lo tanto, en octubre habrá una nueva quina con ese fin, a pesar de que Izurieta deja el mando en marzo de 2010. La quina la componen las cinco primeras antigüedades, exceptuando la primera que en este caso corresponde a Izurieta.
La nómina que saldrá este año correspondería que la integren los generales Tulio Hermosilla, tercera antigüedad (porque Ewing es la segunda que se va); Juan Miguel Fuente-Alba, cuarta antigüedad; Jorge Fuenzalida, quinta antigüedad; Ricardo Ortega, actual director de Inteligencia y sexta antigüedad, y Julio Baeza von Bohlen, séptima antigüedad.
Todo esto puede alterarse si alguno(s) de estos generales pasan a retiro en octubre.
De esta lista se considera que Fuenzalida no podría ser comandante en jefe porque no tiene habilidad política por ser eminentemente ligado al mando de tropa. Baeza tampoco, porque es ingeniero politécnico militar, y no corresponde a la tradición que así sea. Lo mismo el general Ortega, que es hace seis años director de Inteligencia y tampoco se estila que un hombre de ese cargo comande el Ejército.
Hoy, quien más aparece como probable nuevo comandante en jefe para el 2010 es el general Cristián Le Dantec, a pesar de que ha sido citado a declarar en el caso de los desaparecidos de Paine, pero hasta ahora no aparece con algún grado de culpabilidad. Igual situación sucede con el general Baeza.

15 de septiembre de 2008
©la nación
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres