Blogia
mQh

nuevas diligencias por crimen de cni


Decretan nuevas diligencias para esclarecer muerte de mirista angelino. Ayer se efectuó la reconstitución de escena por este hecho, ocurrido el 23 de agosto de 1984, y que significó el deceso de Mario Ernesto Mujica Barros, en su domicilio de la población Orompello.
Los Ángeles, Chile. "Era una diligencia esencial, pues se hizo con las personas que participaron en el hecho, en el cual se verificaron los testimonios de los testigos presenciales y, de eso, se han derivado otras diligencias posteriores para poder establecer realmente cómo aconteció el hecho que investigo".
Así resumió el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana Fuentes, la reconstitución de escena por el presunto crimen perpetrado en contra del dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el contador angelino Mario Ernesto Mujica Barros.
El profesional local quien, de acuerdo a lo sostenido por el magistrado penquista era "observado" en ese entonces por la Central Nacional de Inteligencia (CNI), cayó –asevera la versión oficial de la época- abatido en medio de una confrontación armada, la cual tuvo lugar el 23 de agosto de 1984.
"Lo que contiene el parte que se hizo en su oportunidad fue un enfrentamiento, pero los querellantes señalan que habría sido ajusticiado. Esas son las teorías que se están aclarando", explicó Aldana, quien participó activamente de la trascendental diligencia, llevada a cabo en el inmueble donde vivió el occiso, localizada en calle Bombero Carlos Vyhmeister 841, en la población Orompello de nuestra ciudad.
El trámite se inició a eso de las 10 de la mañana, y en ella estuvieron presentes dos de los 16 de los querellados en este proceso, además de otros ciudadanos que presenciaron cómo ocurrieron los hechos.
El ministro expuso que el objetivo fue verificar la veracidad de los testimonios entregados por las personas para, de esta manera, poder adquirir una convicción de cómo ocurrió, efectivamente, este acontecimiento.
"Además, la importancia que tuvo es que fue asistido por un perito balístico de Santiago, por un médico del Demecri (Departamento de Medicina Criminalística) de Santiago y por el Laboratorio de Criminalística de Concepción", todas unidades de la Policía de Investigaciones, cuyo trabajo permitirá llegar a una explicación científica de lo que pasó.

Días de Muerte
Según el Informe Rettig, entre el 23 y 24 de agosto de 1984 la CNI, "con agentes enviados desde Santiago, ejecutó una operación destinada a eliminar a los dirigentes del MIR en la zona sur del país, específicamente en Concepción, Los Ángeles y Valdivia. Muchos de ellos habían ingresado ilegalmente al país y se encontraban realizando trabajo clandestino. Todos estaban siendo seguidos por agentes de seguridad con anterioridad y, por lo mismo, éstos tenían claridad absoluta sobre sus actividades. En todos los casos se informó públicamente de la existencia de enfrentamientos a consecuencia de los cuales murieron las víctimas. Sin embargo, por los diversos antecedentes reunidos, la Comisión ha llegado a la convicción de que ellas fueron ejecutadas".
El primer episodio se registró en la mañana del 23 de agosto de 1984 en Hualpencillo, cerca de Concepción. En la zona fue ejecutado próximo a su casa el obrero Luciano Humberto Aedo Arias quien -según testigos- fue asesinado con disparos a poca distancia, sin que opusiera ninguna resistencia.
Más tarde, y en un hecho en el que hubo al menos una decena de testigos, fueron interceptados en el bus en que viajaban Mario Octavio Lagos Rodríguez y Nelson Herrera Riveros, obrero y comerciante, respectivamente, en el sector de Lorenzo Arenas de Concepción. El conductor del vehículo fue obligado por agentes de la CNI a detenerse frente a la Vega Monumental. Las dos personas ejecutadas bajaron del bus con los brazos en alto, no obstante, y tal como lo prueba la autopsia de uno de ellos – la de Herrera- fueron asesinados a corta distancia e, incluso, con un disparo en el cráneo.
Luego, a las 18 horas, fue muerto a disparos el contador angelino. Casi en paralelo, otro equipo de la CNI se trasladó hasta el camino que une a Valdivia con Niebla, dando muerte a Raúl Jaime Barrientos Matamal y Rogelio Humberto Tapia de la Puente. Al respecto, el informe señala que "las víctimas habrían sido detenidas en Valdivia y conducidas a ese lugar para su ejecución por los agentes de la CNI".
La jornada de horror tuvo una segunda partida al día siguiente, cuando fue muerto Juan José Boncompte Andreu. El economista fue sorprendido en su domicilio por un elevado número de agentes. Testigos indicaron que él intentó huir, pero fue cercado por los efectivos quienes le dispararon en varias oportunidades, falleciendo de inmediato.
En referencia al contador Mujica Barros, el magistrado Aldana confirmó que "era un dirigente del MIR que estaba dentro de una investigación que hacía la CNI en diferentes lugares (Concepción, Los Ángeles, Valdivia). Todas estas causas están relacionadas y ésta era la que no se había investigado acuciosamente", sostuvo, aclarando que en estas siete muertes actuaron equipos distintos, pero que todos ellos pertenecen a una misma dirección, que apuntaba en ese tiempo en contra de los cuadros directivos del MIR.
Los integrantes de la patrulla involucrada en los decesos de Concepción, actualmente, son los únicos sometidos a proceso y será la Fiscalía Militar de esa ciudad, la que determine las respectivas sanciones en su contra.
En lo referido a Los Ángeles, los dos participantes en la reconstitución mantuvieron su versión del enfrentamiento, por lo que las otras diligencias sugeridas por los peritos definirán su destino procesal.

16 de noviembre de 2008
©la tribuna 
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres