Blogia
mQh

decapitó a uno de sus hijos


Un remisero está acusado en Córdoba de haber asesinado a golpes a sus dos hijos, de 4 y 2 años, y decapitar a uno de ellos. Según una carta que dejó, lo hizo porque la ex esposa se negaba a rehacer la pareja. Ella lo había dejado por violento.
Argentina. La casa vacía de su ex marido –estaban separados desde hacía un tiempo– fue la primera señal de alarma y lo que la empujó a radicar la denuncia. Ahí debían estar los hijos de ambos, de 2 y 4 años, que habían ido a pasar el día. Según fuentes familiares, las continuas agresiones físicas y verbales que su ex le propició durante la convivencia habrían precipitado la separación. Un colchón manchado de sangre y una carta donde el hombre la amenazaba con asesinar a los chicos si no volvían a estar juntos fue lo único que encontró cuando los fue a buscar, el martes a última hora. Después de medio día de búsqueda, los cuerpos de los niños fueron encontrados por la policía, severamente golpeados y mutilados, en las primeras horas de la mañana de ayer, en un monte cercano a Icho Cruz. Ahí vivían, en un pueblo de mil quinientos habitantes. Los detalles para encontrar los cadáveres los concedió el padre de las víctimas, detenido y acusado de ser el autor de los asesinatos.
La mamá de los niños, Mariela Guzmán, había denunciado la desaparición de Tiago, de 2 años, y de Andrés, de 4, la noche del martes. Los chicos habían pasado todo el día con su papá, Ariel Liendo, un remisero de quien Guzmán se había separado hacía poco tiempo por violencia doméstica, según aseguraron fuentes cercanas al círculo familiar del ex matrimonio. La joven madre –21 años– se preocupó cuando anochecía y sus hijos no regresaban, por lo que decidió ir a buscarlos a la casa de su ex pareja. La preocupación se convirtió en desesperación cuando halló la vivienda vacía, razón por la que denunció la desaparición de ambos niños en la comisaría de Icho Cruz.
La búsqueda se inició de inmediato. La casa de Liendo fue la primera en ser revisada. Un colchón con manchas de sangre y un martillo tirado a un costado fueron las dos primeras pruebas que los efectivos encontraron en el lugar y que indicaban un final macabro. Dos cartas donde el hombre amenazaba a su ex mujer con asesinar a los hijos de ambos prácticamente definieron el asunto. "A los chicos los vas a volver a ver en el cielo", escribió Liendo en uno de los mensajes. Lo ocurrido hasta el momento bastó para que Guzmán entrara en un estado de shock y debiera ser atendida por personal médico.
Si bien los hechos ya se sentían en el ambiente, aún era necesario encontrar a los pequeños y a su papá, aún desaparecidos. El hombre no contestaba su celular. La pista de la investigación llevó a los efectivos, a las órdenes del fiscal de Villa Carlos Paz, Ricardo Mazuchi, a tomar la Ruta 14. En horas de la madrugada, a mitad de camino entre la ciudad natal de los nenes y Majú Sumaj –los primeros parajes del Valle de Punilla cordobés–, hallaron la moto de Liendo, en la que se cree que se llevó a los niños. Luego, a media mañana, fue localizado el remisero, que vestía una remera toda manchada de sangre.
Fue él mismo el encargado de brindar los detalles del lugar exacto donde se encontraban los cuerpos de los chicos a los mismos efectivos que lo detuvieron como principal acusado del doble crimen. Hasta el lugar llegaron los familiares de las víctimas –tanto de parte de la madre como de la del sospechoso– que intentaron lincharlo.
En sus precisiones, el hombre indicó que los cadáveres se encontraban en la zona de Las Jarillas, a unos 10 kilómetros de Icho Cruz. Las explicaciones fueron ciertas. En ese lugar, los efectivos hallaron los cadáveres de Tiago y Andrés, quienes habían sido asesinados a golpes y presentaban severas mutilaciones. Inclusive, el mayor estaba decapitado. El abuelo materno de las víctimas, Julio Guzmán, fue el encargado de reconocer los cuerpos sin vida. "Están destrozados, están destrozados. ¿Por qué se ensañó con los chicos?", expresó en medio de un llanto desconsolado.
Según la línea de investigación más fuerte, el móvil habría sido la negativa de la joven a rehacer la pareja a la que hace no mucho tiempo había puesto fin. En tanto, los cuerpos de los hermanos fueron trasladados a la Morgue Judicial de Córdoba. Liendo quedó detenido, imputado del delito de "doble homicidio calificado por el vínculo".

4 de diciembre de 2008
©página 12
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres