Blogia
mQh

ex gobernador a juicio por asesinato


Muertes embrollan juicio de ex gobernador colombiano. Rebeldes de las FARC liberan a Sigifredo López. Inician investigación sobre la muerte de diez personas vinculadas al juicio del ex gobernador Salvador Arana, que se cree que ordenó asesinar al alcalde de El Roble, Eudaldo Díaz, en 2003.
[Chris Kraul] Bogotá, Colombia. El despacho del fiscal especial de Colombia dijo el jueves que estaba investigando la muerte de diez personas relacionadas con el asesinato de un alcalde en 2003, semanas después de haberse quejado de que para el presidente Álvaro Uribe era un hombre marcado.
El portavoz del fiscal Mario Iguarán confirmó la investigación en una declaración emitida tres días después de la muerte de Grey del Carmen Tirado. Es la última víctima de una serie de asesinatos relacionados con el juicio del ex gobernador de Sucre, Salvador Arana, acusado de ordenar el asesinato del alcalde Eudaldo Díaz.
También el jueves el ex parlamentario Sigifredo López fue liberado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia después de casi siete años de cautiverio. Es el sexto rehén liberado la semana pasada por la organización rebelde más grande del país.
López y otros once diputados fueron secuestrados en abril de 2002 en un osado ataque contra el parlamento de Cali. Los otros fueron asesinados por los rebeldes en junio de 2007, aparentemente en reacción a lo que pensaron que era un intento de rescate del gobierno.
Díaz, el alcalde reformista de El Roble en Sucre, un estado al nordeste del país, había recibido amenazas de muerte de parte de grupos paramilitares, y le dijo a Uribe durante un encuentro con la comunidad en febrero de 2003 que temía por su vida.
El doctor de 47 años, había resistido los intentos de las milicias de extrema derecha de apoderarse de la tesorería y el sistema de salud de El Roble por temor a que los saquearan, según su hijo Juan David.
Díaz también había denunciado a Arana en una reunión con Uribe en 2003, diciendo que el entonces gobernador respaldaba a los milicianos paramilitares.
Pese a sus advertencias, dos meses después, en abril, Díaz fue secuestrado, torturado durante cinco días y asesinado. El alcalde iba en camino a una reunión supuestamente para hacer las paces con Arana.
Poco después del asesinato, Arana renunció a la gobernación y fue nombrado por Uribe embajador de Colombia ante Chile. Se convirtió en fugitivo en 2007 después de ser acusado en relación con el asesinato. Fue capturado el año pasado en la ciudad costera de Santa Marta, donde había estado viviendo en un lujoso condominio.
La última víctima, Tirado, era la esposa de Edelberto ‘El Chino’ Anaya, que también está detenido por su presunta participación en el asesinato de Díaz. Murió en un hospital después de haber recibido varios balazos en Sincelejo, la capital de Sucre, por asaltantes no identificados.
El ataque del 5 de enero se produjo días después de que se acercara a la familia Díaz y dijera en público que su marido estaba preparado para testimoniar completa y verazmente en el juicio de Arana, que se reiniciará en las próximas semanas en Bogotá, la capital.
Desde la muerte de Díaz han muerto asesinadas otras nueve personas, declaró la oficina del prosecutor. El abogado de la familia Díaz, Rafael Barrios, dijo que fueron asesinadas para impedir todo testimonio potencialmente perjudicial contra Arana. Temiendo que el juicio no sea correcto, la familia Díaz pidió a la corte de derechos humanos de la Organización de Estados Americanos.
"La obstrucción a la justicia, en este caso, no tenía precedentes", dijo Barrios.
Entre las víctimas se encuentra Diógenes Meza, asesinado en 2003 después de decir a la policía que poco después del secuestro de Díaz había oído decir al cuñado de Arana que tenía al alcalde prisionero en su rancho y estaba esperando instrucciones.
Uno de los golpes más duros para la fiscalía fue el asesinato de Munir Dadavid Haller el 23 de diciembre de 2008, un amigo de infancia de Díaz. Era un comandante paramilitar que convenció al alcalde de reunirse con Arana, aparentemente sin sospechar que estaba preparando la muerte del alcalde.
Cadavid se dio a conocer en los últimos meses para contar a la policía que los combatientes paramilitares querían hacerle un favor a Arana y habían asesinado a Díaz para poner fin a sus constantes críticas públicas y acusaciones de que el gobernador era corrupto.

20 de febrero de 2009
6 de febrero de 2009
©los angeles times 
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres