Blogia
mQh

murió conchita cintrón


Una de las primeras matadoras más famosas del mundo. La peruana, que fue conocida como ‘La diosa rubia’, mató a más de 750 toros durante su carrera en Europa, América Central y Sudamérica.
Murió Conchita Cintrón, que a los trece años rompió el dominio masculino de la lidia de toros y se convirtió en una de las primeras y famosas matadoras del mundo. Tenía 86 años.
Cintrón, que fue conocida como ‘La diosa rubia’, murió de un infarto cardiaco el martes en Lisboa, informó la agencia portuguesa de noticias Lusa, citando a familiares no identificados. Fue sepultada el miércoles en un cementerio en Trajouce, cerca de Lisboa, de acuerdo a una funeraria y a la iglesia local.
Famosa por su destreza en la lidia a pie y en el rejoneo, se dice que Cintrón mató a más de 750 toros durante su carrera en Europa, América Central y Sudamérica.
"Dejó una marca indeleble en un período de la historia de la lidia de toros", dijo Hugo Ferro, del Sindicato de Toreros Portugueses. "Probablemente fue la matadora más conocida".

Nació como Concepción Cintron Verrill en 1922 en Antofagasta, al norte de Chile, hija de un padre portorriqueño y una madre estadounidense.
Cintrón aprendió a lidiar con Ruy Zarco da Camara, un portugués que dirigía una escuela de equitación en Lima. Le enseñó el estilo portugués de lidiar a caballo.
Se enfrentó a su primer toro a los 13 y debutó en el principal coso de Lima, Perú, en 1937.
Después de lidiar en España, debutó en Portugal en 1945. Participó en más de cuatrocientas corridas en Portugal, España y varios países sudamericanos antes de retirarse en 1949.
Durante los años cuarenta, Cintrón se convirtió en una de las mujeres más famosas de la lidia de toros en una época en que sólo algunas mujeres se convertían en matadoras.
"No fue la primera mujer, pero iba a todas las temporadas y se hizo un nombre", dijo Ferro.
En 1941, durante una visita a Los Angeles, defendió su participación en la lidia, una práctica que la mayoría de los estadounidenses encuentran aborrecible.
"¿No preferiría un toro que va a morir en el matadero golpeado por un martillo, morir más galantemente?", dijo a un periodista de Los Angeles Times. "¿No es mejor darle al toro una posibilidad de vivir, una posibilidad deportiva?"
Cintrón sufrió serias lesiones en 1949 en Guadalajara, México, cuando un toro la corneó en un muslo.
Llevada a la enfermería del coso, rechazó a los doctores, volvió al ruedo y mató al toro. Luego se desmayó y fue trasladada a toda prisa para ser intervenida quirúrgicamente.
Ese mismo año en España, donde una ley prohibía a las toreras desmontar de sus caballos y lidiar a pie, simulaba la estocada mortal tocando al toro en el lomo -en el lugar donde debe entrar la espada- cuando pasaba junto a ella, granjeándose el aprecio del público.
A los 27 se retiró y casó con el portugués Francisco de Castelo Branco. Se asentó en Lisboa, donde se dedicó a la crianza de perros de exposición. Luego adoptó la ciudadanía portuguesa.
Le sobrevive un hijo.

26 de febrero de 2009
19 de febrero de 2009
©los angeles times 
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres