Blogia
mQh

conflicto en honduras


Gobernante interino amenaza con detener a presidente Zelaya.
[William Booth] Tegucigalpa, Honduras. Los dos presidentes de Honduras se encaminaban hacia un enfrentamiento este martes, cuando el presidente derrocado por el golpe juró que volvería y su reemplazante amenazó con detenerlo apenas pongas pies en el país.
Ninguno de los dos lados parece dispuesto a ceder en un inminente enfrentamiento que es la primera prueba de la diplomacia e influencia del gobierno de Obama en el hemisferio.
El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, removido de su cargo el domingo por un golpe militar, se dirigió a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York el martes y dijo que volvería a Honduras el jueves, acompañado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos.
Pero el recién nombrado presidente interino de Honduras, Roberto Micheletti, advirtió que si Zelaya retorna, será arrestado, juzgado y enviado a prisión por varios años. El nombramiento de Micheletti a la presidencia es considerado ilegítimo por la comunidad internacional.
"Si vuelve a nuestro país, tendrá que enfrentar a nuestros tribunales y nuestros juicios y nuestras leyes", dijo Micheletti en una entrevista con el Washington Post en su residencia en las colinas con vista a la capital. "Será enviado a la cárcel. seguro, lo meteremos en la cárcel".
Micheletti dijo que no negociará con el gobierno de Obama y los diplomáticos extranjeros que exigen el retorno de Zelaya al poder porque, insistió Micheletti, Zelaya era culpable de crímenes contra el país.
"No, no habrá compromisos, porque si trata de volver o su alguien trata de traerlo, lo arrestaremos", dijo Micheletti.
En Naciones Unidas, Zelaya dijo a la asamblea: "Voy a volver para tranquilizar a la gente. Voy a tratar de abrir un diálogo y poner orden".
Zelaya, cuyas posturas se orientaron hacia la izquierda durante sus tres años en el cargo, se ha acercado al presidente venezolano Hugo Chávez, que ha sido el crítico más explícito y beligerante del golpe, amenazando con "derrocar" al nuevo gobierno.
"Cuando vuelva, el pueblo va a decir: ‘Comandante, estamos a su servicio’, y el ejército tendrá de corregirse a sí mismo", dijo Zelaya a la asamblea. "No existe otra posibilidad".
Sin embargo, hay otras posibilidades. Miles de hondureños se manifestaron el martes en la plaza mayor de la capital, Tegucigalpa, para apoyar la remoción forzosa de Zelaya y expresar su apoyo a las fuerzas armadas.
"Sería una desgracia que volviera al país", dijo Emilio Larach, propietario de una importante compañía de materiales de construcción, que asistió a la manifestación para denunciar a Zelaya. "Sembró el odio entre los hondureños. En el gobierno estaban todos contra él".
A medida que transcurría la manifestación, un pequeño, ansioso y creciente grupo de legisladores hondureños buscaba formar una coalición para forjar un compromiso que permita el retorno de Zelaya. De acuerdo a uno de los participantes en las conversaciones, que habló a condición de conservar el anonimato por temor a entorpecer las negociaciones, el compromiso incluiría una amnistía general para todos los involucrados, incluyendo a los cabecillas del golpe y miembros de las fuerzas armadas, mientras que Zelaya tendría que abandonar su plan de realizar cualquier referéndum que pudiera conducir a un cambio de la Constitución hondureña.
Los críticos pretenden que con su consulta popular no vinculante  Zelaya pretendía cambiar la Constitución para poder ser reelegido como presidente.
Los legisladores que buscan un compromiso, sin embargo, no han empezado a trabajar con diplomáticos estadounidenses aquí, según informó la encargada de prensa de la embajada norteamericana, Chantal Dalton. "No han tomado contacto con nosotros", dijo Dalton. "Hay señales de humo, pero no hemos oído nada".
En Naciones Unidas, Zelaya dijo que abandonaría su proyecto de referéndum. "No voy a realizar una asamblea constituyente", dijo. "Y si me ofrecen la posibilidad de seguir en el poder, no la aceptaré. Voy a cumplir mis cuatro años".
Zelaya, un acomodado barón ganadero y maderero, dijo que volvería a su hacienda después del fin de su término en enero. "Vengo del campo, y voy a volver al campo", dijo.
Las calles de Tegucigalpa estuvieron tranquilas el martes, aunque la ciudad está inundada de rumores de que Venezuela está concentrando tropas para una posible invasión.
Micheletti advirtió al mundo que su ejército se mantenía alerta y preparado para defender al país. El gobierno ha llamado a los reservistas a que se dirijan a sus cuarteles para donar sangre.
"Nuestro ejército consiste de 7.5 millones de personas preparadas para defender la libertad", dijo Micheletti, que enfatizó que los hondureños son pacíficos.
Medios de prensa partidarios de Zelaya han sido cerrados, y algunos periodistas se han ocultado -así como una docena de miembros del gabinete de Zelaya. La mayoría de los hondureños debe depender de diarios y canales de televisión que apoyan el golpe. Algunos canales de televisión por cable, como CNN en Español, han sido interrumpidos de vez en vez, aunque todavía es posible recibir noticias desde fuera vía satélite.
Micheletti y sus partidarios insisten en que el mundo no entiende lo que ocurrió aquí. Dicen que Zelaya fue declarado culpable por un tribunal de la Corte Suprema, que su detención por los militares era legal y que Zelaya estaba intentando eludir al Congreso y tribunales hondureños realizando un referéndum.
El presidente interino dijo que pensaba que sí podía resistir lo suficiente como para que la opinión pública mundial cambiara de parecer. Venezuela anunció que suspenderá los envíos de petróleo, y los vecinos de Honduras -El Salvador, Guatemala y Nicaragua- anunciaron que bloquearán el comercio terrestre con el país.
"Es por eso que quiero llamar a nuestros aliados en Estados Unidos a que nos apoyen en este importante momento en la vida del país", dijo Micheletti. "La economía de nuestro país está en ruinas, debido a los actos del antiguo gobierno. Si [Estados Unidos y Europa] no suspenden la ayuda, les mostraremos que hemos gastado cada centavo prestado en el pueblo de este país".
Micheletti prometió que Honduras realizará elecciones presidenciales en noviembre y que un nuevo presidente asumirá el cargo en enero. Micheletti, que es líder del Partido Liberal, el mismo partido al que pertenece Zelaya, juró que no se postulará en las elecciones presidenciales.
Micheletti dijo también que Zelaya es un maestro a la hora de ganarse la simpatía de la opinión mundial. Otro fuente oficial aquí dijo que Zelaya en realidad llevaba una camisa recién planchada cuando fue enviado al exilio en Costa Rica, la que habría cambiado por una camiseta de manga corta blanca para mostrar que había sido sacado de la residencia oficial en la madrugada todavía en piyama.
Funcionarios del gobierno de Obama dijeron que el derrocamiento del gobierno de Zelaya había sido preparado con días de antelación y que habían trabajado tras bastidores para impedir que las fuerzas armadas y sus ricos y conservadores patrocinadores derrocaran a Zelaya. Que Estados Unidos no haya logrado frenar el golpe le da a presidentes antinorteamericanos como Chávez espacio para utilizar la situación en Honduras para fortalecer su visión en la región.
Zelaya es un improbable héroe de la izquierda. Proviene de las clases ricas de Honduras y se unió al bloque de países latinoamericanos de izquierda varios años después de ser elegido presidente. Pero su derrocamiento ha cambiado la dinámica.
"Zelaya no tenía un apoyo muy fuerte", dijo Larry Birns, director de Council on Hemispheric Affairs, un centro de estudios de política exterior de Washington. "Y esto se ha convertido en una herramienta de reclutamiento para Zelaya. Es lo mejor que le podía ocurrir, porque le ha permitido generar más apoyo".
Carlos Sosa, embajador de Honduras ante la OEA, dijo en una conferencia telefónica el jueves que probablemente se unirá a Zelaya en el vuelo hacia su país desde un aeropuerto estadounidense -no quiso decir cuál- para aterrizar en Tegucigalpa. "Todo el mundo quiere ir", dijo, observando que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y otros presidentes, también irán en ese vuelo.

Juan Forero en Caracas, Venezuela, contribuyó a este reportaje.

2 de julio de 2009
©washington post 
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

claudio lisperguer -

Hola Carlos, me gustaría entender tu punto de vista, pero es difícil, porque no te apoyas ni en cifras ni en evidencias. Dice que más de 7 millones de hondureños piensan como tú. ¿De dónde proviene esa afirmación? Que yo sepa, no han habido encuestas de opinión, y los sondeos realizados, muy precarios, dan un amplio margen de popularidad al presidente Zelaya. Muestra cifras y menciona fuentes, a ser posible con enlaces a sitios serios.
Los cargos de corrupción, negligencia, etc. Tú mezclas unas cosas con otras. No se sabe que algún tribunal esté procesando al presidente por esas cosas que tú dices. En el caso de malversación de fondos públicos, hay un proceso en curso y por tanto no hay todavía ningún veredicto judicial. Que se sepa, no existe el delito de negligencia. ¿Te refieres a abandono de deberes? Deberías indicar a qué abandono de deberes te refieres precisamente, y en que juzgado se han incoado esas causas.
Que el presidente quería entregar el país al presidente Chávez es una afirmación insensata. ¿Qué quieres decir?
La comunidad internacional ha determinado unánimemente que en virtud de la propia Constitución hondureña, en ese país se cometió un golpe de estado, ilegal, inconstitucional e intolerable. Por esa razón los gobernantes de facto serán castigados y eventualmente procesados por los crímenes contra la humanidad que han cometido en estos dos meses. Los artículos violados por los gobernantes de facto son los números 2 y 3, y otros, que te recuerdo:

"ARTICULO 2.- La soberanía corresponde al pueblo del cual emanan todos los poderes del Estado que se ejercen por representación.
La suplantación de la soberanía popular y la usurpación de los poderes constituidos se tipifican como delitos de traición a la Patria. La responsabilidad en estos casos es imprescriptible y podrá ser deducida de oficio o a petición de cualquier ciudadano.

"ARTICULO 3.- Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que esta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. el pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional".

El artículo 102 prohíbe la expatriación de hondureños:
"ARTICULO 102.- Ningún hondureño podrá ser expatriado ni entregado por las autoridades a un Estado extranjero".

Otro artículo relevante es este:

"ARTICULO 94.- A nadie se impondrá pena alguna sin haber sido oído y vencido en juicio, y sin que le haya sido impuesta por resolución ejecutoriada de Juez o autoridad competente".

En el caso del presidente Zelaya, no hubo juicio.

Además, las fuerzas armadas no pueden realizar allanamientos ni procedimientos policiales. Sólo los cuerpos policiales pueden hacerlo. Lo otro es ilegal.

Todos vimos esa sesión del Congreso en que se nombra a Micheletti como presidente interino. La justificación fue una carta de renuncia probadamente falsa -al mismo tiempo que se leía la carta, el presidente Zelaya declaraba por televisión que era falsa. El delito de falsificación se sanciona en Honduras con penas de prisión de hasta 9 años.

Un aspecto que agrava la situación es que en la comunidad latinoamericana se considera inaceptable recurrir a otros medios que los autorizados por la ley, especialmente tras un período de dictaduras de extrema derecha impulsadas por gobiernos norteamericanos que duró 20 años y que terminó con la vida de prácticamente medio millón de inocentes. Eso no puede volver a ocurrir. El compromiso es que todo aquel que viole esta norma ha de ser excluido y castigado con severidad. Si Michelleti no se hace a un lado y se somete a la justicia internacional, sus crímenes los pagarán los hondureños, y ese país, gracias a las ambiciones desmedidas e injustificadas de un par de descerebrados, pasará de la pobreza a la indigencia.

Micheletti ha rechazado el Acuerdo de San José, sin dar razones convincentes. No ha convencido a nadie ni de la OEA ni de la ONU. Eso debería decirte algo. ¿Crees que está todo el mundo equivocado?

La posibilidad de convocar a un referéndum revocatorio, para que decida la ciudadanía si el presidente Zelaya cumple o no su mandato, no ha sido siquiera mencionada.

El presidente Manuel Zelaya fue elegido en las urnas en votaciones libres. La voluntad popular determinó que su mandato se prolongue hasta enero de 2010. Nadie puede arrogarse la representación de la soberanía popular. Los que lo hicieron, a saber el Congreso y la Corte Suprema, han cometido un delito que la propia Constitución hondureña califica de traición a la patria.

Tú, si eres demócrata, deberías ponerte al servicio de las fuerzas del bien y exigir el retorno del presidente legítimo.

Cl

Carlos Sosa -

Hola, soy un hondureño que igual de mas 7 millones de habitantes mas, no comprenden porque siguen llamando golpe de Estado, si lo que realemente se ha golpeado es a la corrupción a la inoperancia, negligencia en la habíamos caído, es el pueblo el que no quiere a Zelaya ya que saqueó a nuestro país y lo quería entregar a Chávez, por primera vez todos los poderes e instituciones actuaron con eficacia y correctamente de acuerdo a Ley y es cuando en vez de felicitarnos nos juzgan, condenan con todo el peso. Realmente nosotros somos pobres pero dignos y además estamos indignados por este trato que no comprendemos. Como es que se sigue apoyando a una persona incapaz, corrupta y que no quiere a nuestro país porque aun estando afuera le está haciendo tanto daño al terruño y a los ciudadanos que un día lo llevamos a la Presidencia confiando en el y hasta lo queriamos (Lobo con piel de oveja), pero que cambió tanto por sus deseos de poder y ambición desmedida. Pedimos a la comunidad Internacional, que investigue bien y que recapacite, ya que los que desean llevar a nuestro país a otro sistema de los que ya pasaron de moda, han creado una potente campaña de desprestigio de nuestro país. Aquí estamos pobres pero felices y si ha habido desorden ha sido por parte de los seguidores de Zelaya, que muchos de ellos ni hondureños son.

CUANDO TODOS NOS CONDENAN POR ACTUAR SEGÚN LA LEY, LOS HONDUREÑOS CRECEMOS EN AMOR A LA PATRIA QUE NOS VIO NACER Y PREFERIMOS COMER RAICES ANTES QUE ESTAR ENTERGADOS A UNA DICTADURA QUE NO HA DEMOSTRADO QUE ES LA SOLUCI´´ON, SINO MIREN COMO VIVEN LOS VENEZOLANOS, POBRES, EN REPRESIÓN, E INSEGURIDAD.

POR FAVOR PIENSEN QUE SI ZELAYA HUBIERA QUERIDO CAMBIAR HONDURAS, LO HUBIERA HECHO CON SU TRABAJO DESDE EL PRIMER DÍA DE SU TOMA DE POSSEIÓN PERO NO, ESTE LO QUIERE HACER "CUANDO YA SE IBA", Y QUIEN IBA A REALIZAR ESOS CAMBIOS?, EL PUEBLO YA NO ES TONTO Y COMPRENDIÓ SUS INTENCIONES.

UN PUEBLO DIGNO QUE ESTÁ INDIGNADO

claudio lisperguer -

De no haber un pronunciamiento militar constitucionalista que deponga al gobernante de facto y restituya al presidente legítimo de Honduras, la mejor solución sería llegar a un compromiso que incluya la amnistía de los militares implicados, y su inmediato llamado a retiro, y un indulto para Micheletti, pero que incluya su inhabilitación política perpetua. Lo mejor sería, sin embargo, que la clase política admitiese la posibilidad de reforma de todos los artículos de la Constitución, preguntando a los votantes. ¿Quién le tiene miedo a la voluntad popular?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres