Blogia
mQh

muertes sospechosas entre proxenetas

Sospechosas muertes penan en red de prostitución infantil. Un detective se suicidó sin razón aparente, un español supuestamente cómplice de ‘El Charly’ murió atropellado en extrañas circunstancias y una chilena que sabía demasiado fue asesinada en Barcelona.
Valparaíso, Chile. El cadáver del detective Cristóbal Fuentes Castillo (24 años) fue encontrado el 21 de octubre de 2008, en su departamento de calle Domeyko 2167, comuna de Santiago. Presuntamente se suicidó con su arma de servicio. Es la última de tres muertes que, de una u otra manera, se vinculan a la investigación abierta por la red de explotación sexual infantil de Valparaíso.
A Rubén Jerez, abogado del ex subcomisario de la Policía de Investigaciones (PDI) Héctor Guzmán que huyó a Argentina, nadie le saca de la cabeza que estas tres muertes son a lo menos sospechosas. "El detective Fuentes no sólo sabía de la red de prostitución infantil, sino que también estaba al tanto del tráfico de droga en los locales de Carlos Parra Ruz, alias ‘El Charly’, advierte.
Al momento de su muerte, Cristóbal Fuentes era efectivo de la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) de Providencia, en la capital, pero en 2007 y 2008 estuvo destinado en la Bicrim de Valparaíso. Su yunta en esa unidad de la PDI era Jimmy Gutiérrez Vivar, ahora ex detective, quien habría amenazado de muerte a Héctor Guzmán.
En enero de 2007, Gutiérrez y Fuentes fueron acusados de torturar a dos detenidos y, en el juicio que se realizó en noviembre de 2008, un mes después del suicidio de Fuentes, Gutiérrez le echó toda la culpa a su compañero. De nada le sirvió, porque lo condenaron y expulsaron de la PDI. Otro dato de la causa es que Fuentes era el único detective que aparecía junto a las menores en las fotografías que se incautaron desde los locales del proxeneta Parra Ruz.
¿Qué motivos tenía Cristóbal Fuentes para suicidarse? "No se sabe, no dejó carta ni nada que explicara su decisión. La investigación se cerró rápidamente. Así ocurrió también con la muerte del español Francisco Sánchez Gámez que lideraba una banda de trata de blancas en San Antonio y que fue atropellado supuestamente por accidente; nunca se investigó", añade el abogado Jerez.

El Español
Sánchez Gámez (39), más conocido como ‘Paco’, falleció a las 5 de la madrugada del 24 de diciembre de 2007, en San Bernardo, arrollado por una camioneta. Sólo se averiguó que tenía alcohol en la sangre. El español estaba imputado por el delito de facilitar la salida de personas para ejercer la prostitución en el extranjero y en febrero de 2008 debía ir a juicio oral en San Antonio.
"Estoy seguro de que ‘El Charly’ y el español eran parte de una misma banda que enviaba chilenas a Europa a prostituirse. Era la gente de Parra la que recibía a las chilenas en España. Para sacar a las mujeres de Chile había recurrir a Policía Internacional para consultar antecedentes y hacer los trámites. Si había problemas para salir del país, ‘El Charly’ tenía los contactos en la PDI para solucionarlos", dice Jerez.
Después de destaparse el escándalo en junio pasado, un informe de la Jefatura Nacional de Informática de la PDI reveló que entre los años 2005 y 2007, Cristóbal Fuentes consultó los antecedentes de Parra Ruz en al menos cuatro ocasiones. El informe también consigna que se pidieron los datos de tres mujeres que viajaron a España a ejercer la prostitución.

La Chilena
Precisamente, la tercera muerte que pena en la investigación es la de Sandra Vergara Roa (24), la chilena que fue asesinada por su conviviente Miguel Sánchez Gámez (32), hermano de ‘Paco’, en una localidad cercana a Barcelona, el 8 de octubre de 2006. Sánchez Gámez la roció con combustible y la arrojó envuelta en llamas desde un tercer piso.
Éste también resultó con graves quemaduras en lo que parece ser un episodio de violencia intrafamiliar, pero no murió. Sandra Vergara era investigada por el fiscal de San Antonio Osvaldo Ossandón, por la participación de la mujer en la banda de trata de blancas que encabezaba Francisco Sánchez Gámez. Éste había sido detenido en febrero de 2006 cuando se disponía a salir del país con nueve mujeres.
"Todos eran parte de la misma red. ‘El Charly’, el español, la chilena, los detectives y esto está en conocimiento de mucha gente (...) Entonces, no me digan que Héctor Guzmán no tiene razones para temer por su vida", concluye el profesional.

13 de julio de 2009
©la nación
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres