Blogia
mQh

melinka


Cómo será la película sobre un ‘teatral’ campo de concentración en Ritoque. ‘Melinka’: ríe mientras todos te torturan.
[Gabriel Bahamondes] Santiago, Chile. En plena dictadura militar, un personaje revoluciona un campo de prisioneros de guerra en la V Región. Óscar ‘Cuervo’ Castro protagoniza ‘Melinka’, el filme dirigido por Patricio Paniagua basado en hechos reales sobre las vivencias del realizador y el actor en su cautiverio, donde montan una compañía de teatro, establecen sus propias leyes y crean el territorio libre de Ritoque.
Durante la Unidad Popular se construyeron 18 centros de vacaciones para trabajadores y sus familias a lo largo de Chile. Dos de ellos, Puchuncaví y Ritoque, fueron allanados y transformados por los militares durante la dictadura de Augusto Pinochet, en campos de concentración cercados por completo con alambres de púas y casetas de vigilancia. En uno de ellos, Roberto Paniagua y Óscar ‘Cuervo’ Castro vivieron y sufrieron la represión, la persecución y la detención política. Juntos, como director y actor, respectivamente, vuelven a Ritoque para parir ‘Melinka’.
Eran días negros, eran días complejos, era 1974. Roberto Paniagua, dirigente de las Juventudes Comunistas, fue tomado detenido en octubre tras una función mientras trabajaba con la compañía Teatro Joven. Óscar Castro, director del Teatro Aleph, corrió la misma suerte en diciembre de ese año mientras montaba "Al principio existía la vida", un evidente homenaje al Presidente Salvador Allende. Después de pasar por diversas casas de tortura de la DINA, ambos terminan en el campo de concentración de Ritoque en la V Región, donde rápidamente deciden formar la compañía artística Teja: Teatro, Jaulas y Abarrotes.
"Nos dimos cuenta de que cuando se presentaba una obra escrita por Óscar Castro, el comandante se ponía muy saltón. Así que inventamos un dramaturgo llamado Emil Kan, un judío polaco que había estado preso durante la Segunda Guerra Mundial en Alemania. Que era un sobreviviente y que en ese minuto vivía en Argentina ya retirado, después de recibir el Premio Nobel en los años cincuenta", cuenta el director Roberto Paniagua sobre ‘Melinka’, filme que comenzaría a rodarse los primeros meses del próximo año en Pichidangui (por su similitud a Ritoque) y que además cuenta con un elenco de lujo: Héctor Noguera, Fernando Gómez Rovira (como Óscar Castro joven), Adela Secall, Elsa Poblete y Jaime Azócar.

Reír para No Morir
En el filme, ganador de un fondo Corfo para desarrollo de proyecto, Francisco ‘Cuervo’ (interpretados por Óscar Castro y Fernando Gómez Rovira) regresa a Chile para reconocer los restos encontrados de su esposa desaparecida (en la vida real, su madre) en dictadura. En los días previos, decide viajar a Ritoque mientras espera los resultados de la prueba de ADN. En el lugar, revivirá los mejores y peores momentos de su cautiverio en este campo de concentración que marcó su vida y la de muchos. "Los montajes siempre partían con la presentación de Óscar dando los créditos al gran dramaturgo Emil Kan y su biografía respectiva. De repente, el comandante se para y dice: ‘Pero si este dramaturgo es bastante conocido, no me lo vayan a desnaturalizar’. Yo me largo a reír y Óscar me dice ‘no te rías, huevón, que a lo mejor este fulano existe y los ignorantes somos nosotros", asegura Paniagua entre carcajadas.
El humor, las risas, las intervenciones artísticas y sus propias leyes, eran la única forma de sobrevivir. Todos los presos de Ritoque asumieron y crearon su mundo aparte, su república independiente. "Recuerdo que un compañero me dijo una vez en Ritoque, ‘el jueves me comienzo a excitar porque el viernes sé que hay una pieza de teatro. El sábado me recuerdo de la pieza de teatro y pienso en las visitas que llegarán el domingo. El lunes estoy todavía con el calor de las visitas. Así que finalmente estamos presos martes y miércoles y eso no es tanto’", comenta Óscar Castro desde Francia, país donde se encuentra radicado desde hace más de treinta años.

Pagar Deudas
Ritoque pasó a convertirse en un pueblo independiente con sus propias leyes, sus propias normas, su propio consejo de ancianos y su propio alcalde, el inquieto y multifacético ‘Cuervo’ Castro, vestido tipo lord inglés con sombrero de copa y una banda presidencial tricolor. Pero todo este juego de soberanía llegaba su fin de la noche a la mañana y sin previo aviso. "Algunos compañeros eran mordidos por perros cuando los militares los hacían correr hasta perder el conocimiento. Eso era una actividad permanente de amenaza cotidiana. Además estaban los zafarranchos de combate, donde de la nada empezaba una balacera enorme. Toda esa humillación debe recordarse. Esta película es sin duda un aporte a la memoria y a la historia política de nuestro país", dice Castro. Hoy, en compañía de Patricio Paniagua, el ‘Cuervo’ comienza a saldar su deuda con la historia y con el destino. ¿El primer paso?, ‘Melinka’.

9 de agosto de 2009
©la nación 
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres