Blogia
mQh

mancuso delata a mario uribe


Lo que dijo Mancuso contra Mario Uribe. En el juicio el ex jefe paramilitar señaló que las Auc presuntamente ayudaron a Mario  Uribe en la campaña de 2002 y el ex comisionado de paz Luis Carlos Restrepo dijo que no autorizó a Uribe para hablar con grupos ilegales. La Procuraduría sin embargo pidió su absolución.
Colombia. Desde una cárcel de Estados Unidos, el ex jefe del Bloque Norte, Salvatore Mancuso, reconoció que apoyó políticamente la campaña del ex senador Mario Uribe al Congreso para el año 2002. Según el desmovilizado, después de una supuesta reunión con Mario Uribe, le ordenó a sus subalternos apoyar su candidatura.
Según dijo Mancuso, en 2002 se reunió con Mario Uribe y con la ex congresista Eleonora Pineda, condenada por ’parapolítica’, en la finca La Capilla, en Tierralta, Córdoba. En ese encuentro Pineda le presentó un supuesto acuerdo político entre ella y Mario Uribe para obtener votos en Córdoba.
Después de la reunión, Mancuso se comunicó con sus jefes militares y con líderes políticos de municipios de Córdoba como Puerto Libertador, Planeta Rica y Montelíbano para que "en nombre de las autodefensas" presuntamente apoyaran la candidatura de Uribe al Senado.
"Yo avalé ese acuerdo tácitamente, llamé al comandante del Alto San Jorge y le dije que fuera a apoyar a Mario Uribe en esos municipios", explicó el ex paramilitar ante la Corte Suprema.
Según Mancuso, al principio iba a apoyar el ex senador Miguel de la Espriella, también condenado por ’parapolítica’, como fórmula de Eleonora Pineda al congreso. Pero luego de la reunión de Tierralta  "cambió de opinión" y prefirió ayudar a Mario Uribe, primo del ex presidente Álvaro Uribe Vélez.
"Quien hizo el pacto fue Eleonora con Mario Uribe, ella me lo contó delante de Mario Uribe y después de la reunión di la orden que en nombre de las autodefensas apoyaran a Mario Uribe y no a Miguel de la Espriella", señaló el ex paramilitar, extraditado en 2007 a Estados Unidos por narcotráfico.
Además de la declaración de Salvatore Mancuso, la defensa de Uribe recibió otro golpe. Luis Carlos Restrepo, ex comisionado de paz, dijo que el político nunca recibió la autorización del gobierno para negociar y hacer contactos con grupos al margen de la ley.
El testimonio de Restrepo parece contradecir lo que Uribe y Pineda afirmaron desde el inicio del juicio, cuando aceptaron que se habían reunido con Mancuso en 2002 para tratar temas de paz.
En julio pasado el ex senador admitió que esta reunión se dio después de las elecciones de Congreso y poco antes de los comicios presidenciales. También señaló que se encontraron de manera sorpresiva cerca de Montería, por iniciativa de Pineda (Mario Uribe acepta que se reunió con Mancuso pero que no hizo pactos con ‘paras’).
Según el político, en esa reunión, el ex jefe paramilitar le manifestó la intención que tenía de "utilizar" sus vínculos familiares para contactar a su primo Álvaro Uribe Vélez, entonces candidato presidencial. Mario Uribe dijo que le respondió al ex paramilitar "de manera cortés", pero que rechazó su propuesta. "Discutimos rápidamente, quería convertirme en enlace con el próximo presidente de la República, quería que yo le sirviera de enlace. No acepté ese encargo", le dijo a la Corte Suprema.
"No pacté nada con Mancuso. Nunca celebré acuerdos de ninguna índole. La reunión fue inesperada, después de oírle su discurso, simplemente respondí de manera cortés que no era posible y que sin embargo en una situación tan difícil la paz era un objetivo plausible. De hecho, Salvatore dice expresamente que nunca hice gestión para ellos ni que él jamás pidió un voto para mí" señaló en ese momento el ex senador.
En una audiencia del 15 de septiembre pasado, Eleonora Pineda aceptó la reunión con Mancuso, pero aclaró que sólo hablaron del proceso de paz con los paramilitares. "En la reunión, Mancuso pretendía que muchos sectores acompañaran el proceso de paz con las autodefensas", explicó la ex representante en ese momento (Eleonora Pineda: "Me reuní con Mancuso y Mario Uribe para tratar temas de paz").

El Retiro de Mancuso
Mancuso declaró como testigo del juicio al ex congresista antioqueño pero explicó que no participaría más en la audiencia ni en ningún otro proceso judicial (salvo en aquellos en los que ya había confesado crímenes) por la falta de seguridad de su familia y de aquellos que trabajaron con él.
El ex jefe paramilitar leyó un documento en el que explica las razones de sus negativas para seguir declarando, entre las cuales el incumplimiento del Estado con compromisos adquiridos a través de la Ley de Justicia y Paz.
Mancuso mencionó que su extradición hacia Estados Unidos representó un obstáculo para el proceso de Justicia y Paz y que el asesinato de su contador a principios de septiembre, la renuncia de sus abogados y las amenazas contra su hijo,  hacen imposible que él siga declarando. "No tengo seguridad, ni las personas con las cuales me relaciono. Estoy aquí para ratificar mi constante compromiso con el proceso de justicia y paz, pero físicamente me es imposible seguir participando en estos procesos judiciales" indicó el ex paramilitar.  
El procurador delegado Jorge González dijo que no le da credibilidad a las declaraciones del paramilitar. Cuestionó que después de que Mancuso aseguró apoyar a Uribe, se haya negado a seguir respondiendo y no permitir que las partes contrainterrogaran.
Según el procurador González, contrasta el testimonio de Mancuso con el testimonio de la ex congresista Eleonora Pineda, que aseguró que jamás hizo pactos con Uribe.

Lo Que Tiene a Mario Uribe tras las Rejas
El proceso de Mario Uribe Escobar había vuelto al terreno de la Corte Suprema, luego de que el Fiscal General encargado lo hubiera dejado libre el 19 de agosto de 2009 pero vinculado al proceso por sus presuntos nexos con paramilitares.
Ahora la Corte considera, en su acusación, que Uribe y los paramilitares se aliaron para lograr el poder político en lo que llamaron "estados liberados".
"Nunca satisfechos y en procura de lograr una representación política que compartiera sus idearios de "Nación", desde aproximadamente el año 2001 diseñaron un plan de expansión que les permitiera obtener una representación nacional a través de aliados que o bien llegarían por primera vez al Congreso, o estándolo, coadyuvarían a la afirmación de sus propósitos. En ese sentido, diseñaron una propuesta convencional que entre otros lideraron Miguel de la Espriella y Eleonora Pineda, el uno un curtido político del Departamento de Córdoba y la otra concejal de un pueblo apartado de la Región del San Jorge con aspiración de convertirse a nivel nacional en la representante de las autodefensas", dice la Corte en su comunicado anunciando la decisión.
Para la Sala, "la alusión a la manera como operó el aparato paramilitar en sus orígenes, permite explicar mediante una visión de conjunto, la razón de ser de la gravedad del injusto que se atribuye al doctor Uribe Escobar, al pactar con Salvatore Mancuso, líder de esas fuerzas ilegales, la promoción de grupos armados al margen de la ley que inicialmente fueron concebidos como un medio de presión sobre pueblos enteros, pero que luego pretendieron asumir la condición de "actores" políticos, con el respaldo y auspicio de quienes ostentaban la condición de representantes del Estado".
La acusación de la Corte se centra en los resultados atípicos que tuvo Mario Uribe en Sahagún, Montelíbano, Planeta Rica y Chinú. El análisis de las votaciones de 1998, 2002 y 2006 deja la pregunta de "cómo puede alguien (refiriéndose a Mario Uribe), quien quiera que sea, que no es de la región y que tiene una vinculación de otra especie más que política, obtener unos niveles de votación como nunca los había tenido y luego volver a sus cauces normales sin mayor explicación".
En Montelíbano, Uribe obtuvo en 1998 sólo ocho votos. En 2002 sacó 4.087 votos y en 2006, con 13 votos, volvió a sus niveles normales. O sea que en las elecciones de 2002 aumentó su caudal electoral 510 veces. Este comportamiento "atípico" se reproduce en los otros municipios, que para la época tenían una fuerte presencia paramilitar, con aumentos de votaciones entre 42 por ciento y 1200 por ciento.
Aunque Mario Uribe explica el aumento de sus votaciones gracias a alianzas con políticos locales como Otto Bula y Mariano Cura Demoya, la Corte no se explica cómo en las elecciones parlamentarias de 2006 tales resultados no se reprodujeron.
La duda de la Corte sobre los resultados atípicos se refuerza con los testimonios de varios dirigentes locales del movimiento Colombia Democrática, partido de Mario Uribe, que dijeron que no conocen a Mariano Cura Demoya y que nunca lo vieron haciendo proselitismo en la región.
Uribe además tenía que saber que aliándose con Eleonora Pineda en la región de San Jorge se estaba juntado con alguien que tenía notorios nexos con Salvatore Mancuso. Según la Corte "no es improbable que Pineda haya celebrado un compromiso electoral con Mario Uribe y que el mismo (compromiso) lo haya avalado Salvatore Mancuso".
En versión libre de Salvatore Mancuso dijo que era imposible que Mario Uribe no supiera qué tipo de relación existía entre él y Eleonora Pineda. El ex jefe de las Auc dice que "si yo le mando (a Mario Uribe) una razón con Eleonora, me imagino que él le habrá preguntado, Eleonora qué tipo de relaciones tienes tú con el comandante Mancuso o por qué me está citando".
La Corte añade que Eleonora Pineda, como aliada de los ‘paras’, también tuvo resultados extraños en los municipios donde Mario Uribe aumentó de forma atípica su caudal electoral, lo que permite demostrar un acuerdo entre Mancuso y los dos políticos.
 En conclusión la Corte dice que "es altamente probable que Mario Uribe Escobar se hubiese reunido con Salvatore Mancuso no para hablar exclusivamente del proceso de paz, sino para delinear un apoyo en una zona especialmente conflictiva".
La Corte sin embargo desvirtuó los testimonios de varios ex ‘paras’ que vinculan a Mario Uribe con el robo de tierras en Sahagún y Caucasia en 1998, con la complicidad en el asesinato de un campesino en su finca La Palmira en Hispania, Antioquia y con la colaboración del Bloque Élmer Cárdenas para presionar los votantes del Urabá antioqueño para favorecer a Mario Uribe.
30 de septiembre de 2010
©verdad abierta
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres