Blogia
mQh

otro criminal serbio a la haya


Luz verde para enviar a La Haya a presunto criminal de guerra. Goran Hadzic, líder serbio-croata acusado de asesinatos y deportaciones, fue detenido hoy en Serbia, interrogado y declarado "transferible" al tribunal internacional. Su abogado anunció que no apelará a esa decisión.
Serbia. Goran Hadzic, ex dirigente de los serbios de Croacia durante la guerra de 1991-1995 y detenido este miércoles en Serbia, es "transferible" al Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de La Haya, declaró a la prensa su abogado, Toma Fila.
"El interrogatorio ha terminado. Se le ha entregado el acta de acusación (en el tribunal especial serbio para los crímenes de guerra), así como la decisión que indica que se cumplen las condiciones para su envío a La Haya", indicó Fila. El abogado precisó que no apelará la decisión.
Una fuente que asistió a la declaración de Goran Hadzic recordó que éste dispone legalmente de tres días para presentar un recurso. "Probablemente no será extraditado antes de que concluya ese plazo. Será extraditado si no apela", añadió la fuente.
"Se le ha permitido recibir visitas de su familia mañana y pasado mañana (jueves y viernes). Luego, en lo que me concierne a mí y a él, puede partir a La Haya", indicó el abogado Toma Fila.

Asesinatos y Deportaciones
La justicia internacional acusa a Goran Hadzic por su presunta implicación en los asesinatos de cientos de civiles croatas y la deportación de decenas de miles de croatas y de otros no serbios durante la guerra de Croacia (1991-1995).
Goran Hadzic fue, durante la guerra, el efímero "Presidente" de la "República Serbia de Krajina" (1992-1993), que representaba aproximadamente un tercio del territorio de Croacia.
Krajina era un territorio de Croacia poblado por serbios que se declararon independientes después de que los croatas proclamaran en 1991 su independencia de la ex Yugoslavia.
La guerra de Croacia duró hasta 1995 y la "República Serbia de Krajina" fue disuelta.
Entre los crímenes abarcados por la acusación contra Hadzic, resalta el cometido en el campo de Ovcara, cerca de Vukovar, en noviembre de 1991, donde unos 200 prisioneros croatas fueron asesinados tras ser expulsados del hospital.

Compromiso de Serbia
Hadzic era considerado el último acusado por el TPIY que seguía en libertad tras la reciente detención del ex comandante militar serbo-bosnio, Ratko Mladic.
Con su captura, en el pueblo Krusedol, en el norteño monte Fruska Gora, a unos 80 kilómetros de Belgrado, Serbia da otro importante paso de acercamiento a la Unión Europea (UE).
El Presidente serbio, Boris Tadic declaró este miércoles en Belgrado que con la captura de Hadzic "Serbia ha concluido los capítulos más difíciles en la cooperación con el TPIY".
La captura "es nuestra obligación moral, que hemos cumplido por los ciudadanos de Serbia, por las víctimas entre otros pueblos, por la reconciliación y el establecimiento de la credibilidad de todas las sociedades del sureste de Europa", recalcó.
Belgrado espera obtener este año el estatus de candidato a la adhesión a la UE.

Captura en un Bosque
Hadzic llevaba un documento de identidad con nombre falso, según declaró a la prensa Vladimir Vukcevic, fiscal especial serbio de crímenes de guerra y coordinador de un equipo de acción del gobierno encargado de la búsqueda y captura de los acusados por el TPIY.
Según Vuckevic, fue difícil reconocer al acusado, ya que tenía bigotes y barba de unos dos o tres días. Hadzic era conocido por la espesa barba antes de desaparecer en 2004 de su vivienda en Novi Sad (norte de Serbia), horas después de que el TPIY cursara a Serbia la acusación contra él con la petición de que fuese detenido.
Fue capturado en un bosque cuando se reunía con un "contacto" que le entregó dinero. Esa persona también fue detenida, pero su identidad no ha sido revelada.
Hadzic iba armado con una pistola en el momento de captura, aunque no ofreció resistencia.

Red de Apoyo
Vukcevic declaró que Hadzic mantenía contactos con un círculo reducido de personas, entre ellos varios curas de la iglesia ortodoxa e indicó que seguirán las investigaciones para establecer detalles sobre sus ayudantes.
Según el fiscal, un paso crucial en la búsqueda de Hadzic fue un intento de venta de un óleo de gran valor del pintor italiano Amadeo Modigliani, destinado al apoyo financiero al prófugo.
Los preparativos de venta de la pintura fueron detectados por la policía en diciembre durante el registro de la vivienda de un amigo próximo a Hadzic en Novi Sad.
Según Vukcevic, algunos colaboradores de Hadzic le mandaron en los últimos días mensajes clandestinos a través de los medios de comunicación advirtiendo de que se preparaba su captura, por lo que el prófugo aplazó por 24 horas su reunión con el "contacto" en Fruska Gora.
20 de julio de 2011
©la nación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres