Blogia
mQh

pensión para víctimas de dictadura


La ley de reparaciones fue aprobada en menos de 48 horas y deberá ser promulgada ahora por el presidente Lagos.
Santiago, Chile. La ley de reparaciones económicas a las víctimas de torturas bajo la dictadura del general Augusto Pinochet fue aprobada en tiempo récord por el Parlamento chileno anoche y espera ahora su promulgación de parte del presidente del país, Ricardo Lagos.
La iniciativa legal ingresó el pasado martes al Congreso y fue despachada por ambas cámaras en menos de 48 horas. La Cámara de Diputados aprobó el proyecto por 74 votos en favor, mientras que el Senado completó el trámite anoche por 34 votos en favor y dos en contra.
La ley establece para cerca de 28.000 víctimas de torturas durante la dictadura, una pensión mensual vitalicia de 112.000 pesos, equivalentes a unos 200 dólares, que se incrementa para los mayores de 70 y 75 años.

Una Única Modificación
En su paso por el Congreso, el proyecto sufrió una única modificación respecto al texto original, referida a que los hijos de los prisioneros políticos y los menores de edad que nacieron en prisión quedarán exentos de realizar el servicio militar obligatorio.
Las víctimas que acepten la compensación recibirán además por única vez un bono de 5.128 dólares, mientras que hijos de las víctimas nacidos en prisión recibirán también por vez única un bono de 6.900 dólares.
La iniciativa establece también para las víctimas beneficios en el sistema público de salud y garantiza la continuidad gratuita de los estudios de nivel básico, medio o superior para quienes vieron impedida su formación académica.
El proyecto surgió tras el Informe sobre Prisión Política y Tortura que elaboró durante un año una comisión de personalidad presididas por el sacerdote católico Sergio Valech, por encargo del presidente Lagos.
El informe recogió el testimonio de 35.000 chilenos víctimas de torturas durante el régimen militar, pero acreditó sólo la veracidad de 28.000 relatos.
El documento, que hizo público hace dos semanas el presidente de Chile, concluye que la tortura fue una práctica sistemática e institucionaliza durante la dictadura que por 17 años encabezó el general Augusto Pinochet, entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990.

17 de diciembre de 2004
©europapress
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres