Blogia
mQh

mujeres preocupadas


[Qassim Abdul-Zahra] Por la nueva constitución. Documento otorga un papel más importante al islam y aumenta preocupación por derechos civiles.
Bagdad, Iraq. Un capítulo del borrador de la constitución iraquí confiere al islam un papel más importante en el código civil iraquí, aumentando las preocupaciones de que las mujeres puedan perder derechos en asuntos como el matrimonio, el divorcio y las herencias.
La propuesta, obtenida ayer por la Associated Press, también parece excluir las milicias no-gubernamentales, un terreno tocado ayer por el nuevo embajador estadounidense, Zalmay Khalilzad. Llamando a los iraquíes a construir instituciones nacionales, dijo que no había lugar para fuerzas faccionales que "construyan la infraestructura de una futura guerra civil".
La parte sobre los derechos civiles, uno de los seis de la constitución de Iraq, cubre los derechos y deberes de los ciudadanos y de las libertades públicas y privadas. La redacción del capítulo no es definitiva, pero miembros del comité de redacción dijeron que se había alcanzado un acuerdo sobre la mayor parte de su formulación.
Entretanto, el New York Times informó hoy que Khalilzad indicó ayer que Estados Unidos se esforzaría por garantizar los derechos de las mujeres iraquíes y refrenar las aspiraciones de facciones étnicas y religiosas que buscan una mayor autonomía en el nuevo estado iraquí.
Los miembros del comité se apresuran para terminar la constitución de modo que la Asamblea Nacional iraquí pueda decidir sobre su redacción final para el 15 de agosto. La versión del parlamento será sometido al voto popular a mediados de octubre, y si es aprobada, se convocará a elecciones para fines de año.
Los esfuerzos de la comisión de redacción recibió ayer un impulso cuando sus 12 miembros árabes sunníes terminaron un boicot, aliviando los temores de que el documento sea rechazado por la comunidad étnica que está en el corazón de la resistencia. El apoyo árabe sunní es crucial debido a que la constitución puede ser desechada si los votantes de tres de las 18 provincias de Iraq la rechazan por una mayoría de dos tercios -y los árabes sunníes son la mayoría en las cuatro provincias. Los árabes sunníes constituyen un 20 por ciento de los 27 millones de iraquíes, pero dominan áreas donde reina la resistencia.
Un miembro sunní de la comisión constitucional, Saleh al-Mutlaq, dijo a la Associates Press que él y sus 11 colegas accedieron a reiniciar sus labores después de recibir garantías del gobierno de que se escucharían sus quejas. Esas preocupaciones incluyen una mejor seguridad después del asesinato la semana pasada de dos colegas, lo que desencadenó el boicot, y un mayor rol para la minoría árabe sunní en las deliberaciones constitucionales.
Lo que más preocupa a los grupos de mujeres es el capítulo sobre derechos civiles, que algunas piensan que hace retroceder significativamente los derechos de las mujeres garantizados por una ley de 1959 implementada por un régimen laico.
En la copia obtenida por la Associated Press, el Artículo 19 del segundo capítulo dice que "los fieles de cualquier religión o secta son libres de determinar su estatus civil de acuerdo a sus creencias religiosas o sectarias".
Líderes chiíes musulmanes han insistido en un mayor papel del islam en el código civil pero grupos de mujeres argumentan que eso podría dar pie a interpretaciones legales sobre líneas más estrictamente religiosas que son menos favorables para las mujeres. Bajo la ley islámica, una mujer recibe la mitad de lo que recibe un hombre cuando se trata de herencias. Los hombres también tienen el poder cuando se trata de iniciar un divorcio.
Miembros del comité dijeron ayer que habían tomado en cuenta las inquietudes de las mujeres, pero dijeron que no pensaban introducir cambios, ya que la Asamblea Nacional tendrá la última palabra sobre la redacción.
El miembro del comité Khudayer al-Khuzai dijo que los musulmanes serían libres de elegir según qué secta islámica quieren ser juzgados en la ley civil propuesta.
"No obligaremos a nadie a adoptar alguna secta. La gente es libre de elegir la secta que les convenga o crean legítima. Eso se implementa en el matrimonio, la herencia y los derechos civiles", dijo.
No todas las leyes chiíes son desfavorables hacia las mujeres. Muchos sunníes musulmanes que sólo tienen hijas prefieren seguir la ley religiosa chií cuando se trata de herencias, ya que las hijas heredan todo lo que dejan sus padre; según reglas sunníes, las hijas deben compartir la herencia con otros familiares.
Antes en el día, el embajador norteamericano habló contra las milicias -una clara señal a grupos que las dos comunidades más importantes de Iraq, la árabe chií y la kurda, han armado desde que hacían oposición al régimen de Saddam Hussein.
Khalilzad, que asumió sus funciones de embajador el fin de semana, dijo a periodistas que el gobierno de Estados Unidos cree que los iraquíes deben concentrarse en construir instituciones nacionales fuertes.
"En cuanto a las milicias, por supuesto, nuestra posición es clara", dijo. "No queremos nada que cree problemas a largo plazo en Iraq en términos del problema de los señores de la guerra o el problema de construir una infraestructura para una futura guerra civil".
En otras áreas, el capítulo obtenido por la Associated Press transforma en independiente el poder judicial, instaura los juicios públicos, prohíbe la tortura y exige una orden judicial para detener a alguien. El trabajo infantil, que floreció en los años noventa después de que Naciones Unidas impusiera sanciones contra Iraq, será prohibido.
La constitución impedirá que decenas de miles de judíos iraquíes que emigraron a Israel en los años cincuenta, recuperen la ciudadanía iraquí. Sólo dice que los iraquíes que perdieron su nacionalidad después de que el Partido Baaz de Saddam Hussein llegara al poder en 1963, "serán autorizados para recuperarla".
Entretanto, un minibús cargado de explosivos estalló ayer junto a un puesto de control frente a un hotel usado en el pasado por contratistas americanos, matando al menos a 12 personas e hiriendo al menos a 18.
Un segundo terrorista suicida mayó a dos comandos iraquíes e hirió a otros 10 en un ataque contra un cuartel policial en la capital.
Un soldado norteamericano murió ayer cuando una bomba improvisada estalló debajo de su vehículo cerca de Samarra, a 96 kilómetros al norte de Bagdad, declaró el mando estadounidense.

27 de julio de 2005
©boston globe
©traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres