Blogia
mQh

condenado por crímenes de guerra


Serbio-bosnio condenado a 27 años por crímenes de guerra, pero absuelto de cargos de genocidio.
La Haya, Holanda. El tribunal de crímenes de guerra de Naciones Unidas sentenció el miércoles al ex presidente del parlamento serbo-bosnio a 27 años de cárcel por la campaña de limpieza étnica contra bosnios musulmanes y croatas durante la guerra de Bosnia entre 1992 y 1995.
El juez Alphons Orie pronunció a Momcilo Krajisnik culpable de homicidio, exterminio, deportación, persecución y traslado forzoso de civiles no-serbios, pero dijo que no se había probado que Krajisnik intentara cometer genocidio, el exterminio de los bosnios musulmanes y bosnios croatas como grupos étnicos.
Krajisnik, capturado cerca de Sajarevo por los cascos azules de la OTAN, fue mano derecha del líder serbo-bosnio de tiempos de guerra, Radovan Karadzic, y uno de los serbo-bosnios de más alto rango en ser juzgado por el tribunal. Su juicio empezó en febrero de 2004 y se declaró inocente de todos los cargos.
"Krajisnik quería expulsar de los territorios serbo-bosnios a las poblaciones musulmanas y croatas, y aceptaba que fuera necesario pagar un alto coste en términos de sufrimiento, muerte y destrucción para conseguir la predominancia serbia", dijo Orie.
En un ataque, dijo Orie, un grupo paramilitar usó barras de metal con clavos y cadenas para agredir a prisioneros musulmanes, que fueron obligados a golpearse unos a otros. Los hombres fueron mutilados sexualmente.
Ex economista, Krajisnik formó parte del grupo que controlaba al ejército, junto con Karadzic y la ex presidente serbo-bosnia, Biljana Plavsic. Plavsic, que reconoció su responsabilidad por las atrocidades en la guerra de Bosnia y fue condenada en 2003 a once años de cárcel, declaró contra Krajisnik.
Karadzic, todavía fugitivo, está acusado de ser responsable de la masacre de Srebrenica de 1995, de ocho mil musulmanes, y del brutal sitio de Sarajevo.
Krajisnik, apodado ‘Mister No' por su intransigente postura en las negociaciones de paz, escuchó sin mostrar emociones y jugueteando con un bolígrafo. Se limitó a asentir cuando el juez le dijo que el tiempo que había pasado en prisión sería descontado de su condena.
Los fiscales han intentado probar las intenciones genocidas en la guerra que destruyó el país que había sido Yugoslavia. El tribunal ha condenado a dos personas por cargos de genocidio, las dos por la masacre de Sbrenica.
En Sarajevo, los familiares de las víctimas de Srebrenica repudiaron la absolución por cargos de genocidio. "Es otra recompensa por los crímenes cometidos contra nosotros en Bosnia y Herzegovina, otra desilusión", dijo Munira Subasic, presidente de la asociación con sede en Sarajevo de las madres de Srebrenica.

27 de septiembre de 2006
©washington post
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres