Blogia
mQh

en bosnia hubo genocidio


[Marlise Simons] Tribunal declara que asesinatos de Bosnia fueron genocidio.
La Haya, Holanda. La Corte Internacional de Justicia calificó el lunes por primera vez como un acto de genocidio la masacre de bosnios musulmanes en Srebrenica en 1995, pero resolvió que Serbia misma no era culpable de ese espantoso crimen.
Sin embargo, responsabilizó a Serbia, diciendo que "podía y debía" haber impedido el genocidio y, tras su comisión, debería haber castigado a los serbo-bosnios que asesinaron sistemáticamente a cerca de ocho mil hombres y niños musulmanes en julio de 1995.
La resolución se produce en el marco de una demanda civil de Bosnia contra Servia, la primera en la que un país demanda a otro por genocidio.
Los quince jueces del tribunal internacional, que realizaron audiencias durante nueve semanas y deliberaron durante casi diez meses, descansaron en parte en evidencias presentadas en casos criminales oídos por el Tribunal de Naciones Unidas para la Antigua Yugoslavia, que declaró culpables de genocidio a dos oficiales serbo-bosnios por la masacre de Srebrenica.
Al final, la demanda dirimida el lunes puede haber sido el caso más complejo en los sesenta años de historia de la Corte Internacional, que Naciones Unidas fundó para resolver disputas jurídicas entre estados.
La resolución provocó satisfacción y frustración en las dos partes. Liberó a Serbia del estigma de ser un país genocida y lo absolvió de pagar reparaciones de guerra, como había demandado Bosnia.
Al mismo tiempo, Bosnia obtuvo lo que dijo que quería desde el principio: el reconocimiento de la culpabilidad de Serbia.
Durante la guerra de Bosnia, de 1992 a 1995, Naciones Unidas declaró Srebrenica como santuario y prometió protegerlo. Pero en julio de 1995, fuerzas serbo-bosnias intimidaron a los 370 soldados holandeses, ocuparon el enclave y mataron a casi todos los hombres y niños bosnios musulmanes capturados en él.
Esa masacre condujo a la resolución del lunes, que también enfatizó que otros asesinatos masivos y maltratos a bosnios musulmanes tomaron lugar con el apoyo militar y económico de Serbia durante la guerra de los años noventa que estalló en Yugoslavia.
La juez Rosalyn Higgins, presidente del tribunal, leyó el veredicto, que describió los estrechos vínculos entre Serbia y las fuerzas serbo-bosnias. Dijo que los líderes en Belgrado, y sobre todo el presidente Slobodan Milosevic, "estaban absolutamente conscientes del profundo odio que reinaba entre los serbo-bosnios y los musulmanes en la región de Srebrenica" y que era probable que ocurrieran masacres. Sin embargo, los serbios no hicieron nada para impedir las atrocidades o los asesinatos, diciendo que "eran impotentes, lo que difícilmente coincide con su reconocida influencia" sobre las fuerzas serbo-bosnias, concluye la resolución.
Serbia violó de este modo la Convención sobre el Genocidio de Naciones Unidas, de la que es firmante, determinó la resolución. La resolución, observó la juez Higgins, es vinculante y definitiva, sin posibilidad de apelación. La incapacidad para detener y entregar al comandante militar serbo-bosnio Ratko Mladic, es otra violación de la Convención, declaró el tribunal.
La corte declaró que otros delitos cometidos contra los bosnios podría constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, pero que no tenía jurisdicción sobre esos problemas. No especificó crímenes específicos ni la cantidad de víctimas. Según organizaciones internacionales, entre 1992 y 1995 murieron más de cien mil personas, dos tercios de ellas bosnios musulmanes.
"Esta es una victoria moral, ciertamente, pero no una victoria jurídica", dijo Alain Pellet, portavoz del equipo jurídico bosnio. "Pero se han determinado las violaciones de un estado contra otro y se han citado muchas atrocidades. El genocidio no es la única atrocidad".
Tras la resolución, el presidente serbio, Boris Tadic, instó al parlamento serbio a condenar la masacre de Srebrenica, pero eso puede ser difícil de lograr debido a que los grupos nacionalistas continúan negando la masacre. Dijo que era "muy importante para Serbia y sus ciudadanos" que Serbia no fuera encontrada culpable, pero lamentó que Serbia fuera mencionada una vez más en el contexto de crímenes de guerra y genocidio.
En una declaración después de la sesión, la juez Higgins observó que los hallazgos no satisficieron completamente a ninguna de las partes. "Por supuesto, eso no significa que la corte haya estado tratando de llegar a un compromiso político", dijo.
De todos modos, la resolución, incluso si se basa estrictamente en la ley, se acerca bastante al deseo de países occidentales que quieren hacer de Serbia un país miembro de la comunidad europea más amplia, antes que mantenerlo aislado como un país paria, acusado de genocidio, y presenciar el fortalecimiento de sus grupos nacionalistas fanáticos.
El año pasado la OTAN invitó a Serbia a incorporarse a su operación Asociación para la Paz y algunos países europeos quieren empezar las conversaciones con Belgrado para su ingreso a la Unión Europea, y algunos están exigiendo que primero localice y entregue al general Mladic, acusado de genocidio por el tribunal de crímenes de guerra de Naciones Unidas.
El tribunal declaró que Serbia debía acatar la Convención sobre el Genocidio, exigiendo que se castigue a los acusados, e instó a hacerlo de inmediato. La resolución del tribunal podría reforzar a los serbios que quieren liberarse de la carga de mantener al general Mladic como fugitivo en Serbia.
Pero la última palabra sobre el papel de la dirigencia serbia en la guerra de Bosnia no se ha dicho todavía. Aunque Milosevic murió el año pasado antes del fin de su juicio de cuatro años, otros importantes líderes políticos y militares serbios deben todavía ser enjuiciados por el tribunal para la antigua Yugoslavia.
El tribunal tiene en su poder los archivos de tiempos de guerra del Consejo Supremo de Defensa, que incluye a los líderes políticos y militares de la antigua Yugoslavia, entre ellos Milosevic. Funcionarios del tribunal dijeron que parte de las minutas de las reuniones fueron tachados y han desaparecido secciones enteras. Pero sin embargo las minutas todavía entregan bastante información sobre cómo los líderes serbios "manejaban su ejercito por encargo" en Bosnia, dijo un funcionario del tribunal.
Serbia llegó a un acuerdo con el tribunal de que sólo sus jueces y abogados podían consultar los archivos, por lo que no pudieron ser utilizados en las demandas en el tribunal internacional. En su veredicto del lunes, los jueces enfatizaron que no habían podido acceder a ellos.
Abogados de Bosnia trataron de convencer al tribunal de que el modo en que se cometieron las atrocidades en muchas comunidades en Bosnia demostraban la intención de cometer genocidio, no solamente matando, encarcelando y deportando a la población, sino también destruyendo las evidencias de su presencia. Andras Riedlmayer, un historiador que testificó para Bosnia, dijo que la campana serbia para purgar 26 municipalidades de Bosnia de sus habitantes no serbios había logrado destruir o arruinar 958 mezquitas y cerca de 300 iglesias y monasterios católicos.
Pero los jueces determinaron que demostrar un esquema en la conducta o en las atrocidades era "demasiado amplio" para satisfacer la definición de genocidio. El crimen de genocidio exige que se demuestre convincentemente que exista un plan específico o la intención específica de destruir a un grupo, o parte de él, resolvieron.
En lo esencial, dejaron sin respuesta una pregunta que se formuló a menudo en La Haya: ¿en qué momento se transforma la limpieza étnica en genocidio?

1 de marzo de 2007
27 de febrero de 2007
©new york times
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres