Blogia
mQh

mascotas con conciencia ecológica


[Jura Koncius] Ecologistas regalan artículos verdes a sus perros, gatos y peces.
Pet Essentials abrió sus puertas hace ocho años en un pequeño local en la Calle 14 NW, con el propósito de vender solamente productos naturales y holísticos para perros, gatos, hurones y peces tropicales: con menos químicos, sin colorantes, sin pruebas animales. Al principio, fue difícil encontrar un ambiente ecológicamente amistoso y productos orgánicos certificados, y los precios eran significativamente más altos.
Poco sabía la dueña que la marea verde de la conciencia ecológica y de la vida sostenible llegaría chapoteando al mundo de las mascotas, creando una demanda nacional de cajas de arena de mazorcas de maíz y derretidores de hielo biodegradables e inocuos. En estos días, entre los clientes habituales se encuentran agentes de una unidad de la Patrulla de Control Canino que paran por el local y compran de sus propios bolsillos alimentos no adictivos a sus perros. El concejal Jim Graham (demócrata, Ward 1) compra masticables vegetarianos para sus perros Roger, Dodger y Guapo. "No han comido carne nunca", dice Graham. "Son tan verdes como cualquiera".
Este próximo mes instalarán un nuevo rótulo, cambiando el nombre de la tienda de Pet Essentials a GreenPets. La dueña, Linda Welch, piensa abrir seis nuevas tiendas de GreenPets en el área de Washington en los próximos dieciocho meses. "Ha habido un enorme aumento de la demanda en el mercado", dijo Welch, que también está online en GreenPets.com "Mis clientes entienden que si alimentan de manera más sana a sus mascotas, estas tendrán vidas más largas".
Hoy en día, verde es uno de los lemas comerciales más calientes. Los cálculos de la industria sobre el dinero gastado en artículos y servicios ecológicamente conscientes en Estados Unidos subieron a 209 billones de dólares. Los fabricantes están compitiendo por etiquetar como verde de cuanto producto puedan echar mano, se trate de limpiadores de suelos, coches, alimentos o chaquetas de lana. (Entender las etiquetas verdes y las certificaciones medioambientales puede ser algo confuso, así que cuidado con las declaraciones dudosas). Con portavoces tan conocidos como Al Gore y con precios de la energía imparables, la denominación salvemos-al-planeta forma parte tanto de la decisión de compra como del color y del precio.
En Estados Unidos, las mascotas políticamente correctas están adoptando el estilo de vida verde, gracias a las preocupaciones en torno al calentamiento global, la salud, el bienestar y la seguridad, y gracias a la largueza de sus dueños.
"Es una tendencia relativamente nueva, y algo que los padres de mascotas seguirán viendo más en los próximos doce a dieciocho meses", dice Michelle Friedman, portavoz de PetSmart, una cadena de 900 tiendas que está agregando a sus existencias todo un listado de productos naturales.
No, todavía no hay una caja de arena que reclame que reduce las emisiones de gas de los invernaderos. Pero los consumidores que ya se han convertido al estilo de vida verde en sus casas, garajes y jardines, están comprando en PlanetDog collares hechos de cáñamo (un producto renovable) y alimento para perros Newman's Own Organics, producido sin herbicidas ni pesticidas. Los juguetes de menta de gato Fluffy son completamente orgánicos, y los labradores pueden ser arreglados con un champú que utiliza extracto de té verde. Las chinchillas pueden ser tratadas con arena de baño para chinchillas ‘sin polvo'. Y los conejos pueden dormir sobre papel de diario reciclado, gracias a un producto llamado Yesterday's News.
"Los productos que prometen criar mascotas más sanas, y a veces un planeta más sano, están de moda", dice Quincy Yu, presidente de SeaYu Enterprises en California, fabricante de Petrotech Odor Eliminator, un producto no tóxico biodegradable hecho fundamentalmente de extractos de plantas. Está disponible en 24 versiones, y limpia manchas y olores tales como de mofeta, vómito y orina. "Cuando empezamos en 2001, a nadie le interesaban los artículos naturales. Ahora el aspecto natural está finalmente dando frutos", dijo Yu.
"Algunos productos son bobos, pero hay que tomar en cuenta que siempre que hablas con norteamericanos sobre sus mascotas, son capaces de tirar la casa por la ventana", dice Jim Motavalli, editor de E/The Environmental Magazine. (Admite que compra difusores con feromona naturales para calmar a sus gatos siameses).
Motavalli dijo que las palabras "completamente natural" quiere decir lo mismo en una lata de comida para mascotas que para humanos: "No tiene ninguna significación jurídica; sólo la tiene la palabra orgánica". Dijo que los químicos usados en los collares antipulgas y antigarrapatas, champús y productos de limpieza son a menudo una fuente de preocupación para los dueños de mascotas, que buscan alternativas naturales.
En Dogs By Day & Nite, una guardería de mascotas diurna sin jaulas, vecinos de Pet Essentials y cuyos dueños son los mismos, 85 perros pasan ahí el día regularmente. El centro compra galones de Ecologic Solutions, en la tienda Eco-Green Living, de Washington, un producto etiquetado como no tóxico ni peligroso para mascotas o humanos. Scipio Garling, gerente de administración de Dogs By Day & Nite, dice: "Las narices de los perros son muy sensibles, y no podemos usar químicos muy potentes".
"Lo que se haga popular entre los humanos, se hará popular entre las mascotas", dice Bob Vetere, presidente de la Asociación Americana de Fabricantes de Productos para Mascotas, los norteamericanos gastaron 38.4 billones de dólares en sus mascotas en 2006. "Finalmente cayeron en la cuenta de que el consumidor que compra productos verdes para humanos es el mismo que compra productos verdes para perros".
Sin embargo, no todos los dueños de mascotas leen atentamente las etiquetas o pagan más por productos fabricados con conciencia medioambiental.
Daniel Giglio, de Mount Pleasant, se estaba abriendo camino a través de las estanterías de delicias "completamente naturales" para aves, buscando algo para su cotorra dorada en Cleveland Park Petco la semana pasada. "A mi pájaro todo esto le queda grande", dijo Giglio, que es de Argentina, donde, según dice, a las mascotas se las trata como mascotas y no se las pone "en un pedestal".
"Yo adoro a mi mascota y la cuida, pero no voy a pagar extra por algo orgánico. No creo que haga diferencia para mi cotorra", dijo Giglio. "Aunque para mí mismo sí que compro leche orgánica".

18 de marzo de 2007
15 de marzo de 2007
©washington post
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres