Blogia
mQh

entre telones de una muerte


"Mi hermano no era indigente", dice Claudio Arrau. Relatan historia de angelino muerto por el frío en Santiago.
Las noticias nacionales difundieron el domingo la muerte de cuatro personas en la capital, debido al intenso frío. Uno de ellos fue un angelino, quien planeaba regresar a la capital provincial luego de 15 años de autoexilio. He aquí la dramática historia.
Claudio y Luis Olegario Arau Cortés, junto a otros dos hermanos, partieron hace 15 años desde Los Ángeles hasta Iquique, ciudad nortina a la que es posible acceder desde la capital provincial tras más de un día de viaje en vehículo. Buscaban mejores perspectivas económicas, para regresar una vez que su situación se consolidara. Los años, sin embargo, se fueron acumulando uno sobre otro, sin que el propósito inicial pudiera avizorarse cercano, menos aún considerando que cada uno de ellos formó su propia familia, estableciéndose definitivamente.
Pero Luis, quien no se casó, siempre tuvo la intención de retornar, para así poder reencontrarse con sus tres hermanas y con sus sobrinos, a quienes apenas conocía. Desde el día que emprendió el éxodo, jamás vino de visita, puesto que en su fuero interno guardaba la convicción que cuando lo hiciera, sería para no moverse más de acá.
El día tan anhelado llegó, con la salida timbrada en el boleto para el 20 de junio a las 20 horas. Destino: Los Ángeles.
Los preparativos estuvieron marcados por la emoción, tanto en el hogar que lo veía partir, en la Región de Tarapacá; como en el que lo recibiría, emplazado en la Villa Las Américas de nuestra comuna.
Luis reunió sus pertenencias y las colocó en tres bolsos. Junto a su bicicleta, era todo su equipaje. Sus familiares lo despidieron, sin sospechar que se trataba de la última ocasión en que lo verían con vida.
El bus llegó a Santiago 24 horas después, y junto con su arribo, el destino empezó a tornarse caprichoso para este carpintero, pues en este momento se inicia la serie de infortunios o irregularidades que terminarían con su vida.

¿Infortunio o Negligencia?
Los partes policiales son escuetos, por lo que adquiere especial relevancia lo descrito por el acongojado hermano de la víctima, Claudio, quien se contactó telefónicamente con La Tribuna, desde Iquique.
De entrada, aclara que "mi hermano no era indigente", tal como fue informado por los medios de comunicación capitalinos, denunciando a continuación que hubo una serie de irregularidades que finalmente culminaron con el deceso de su familiar.
"Luis abordó un bus pullman en viaje directo a Los Angeles. Pero al llegar a Santiago, lo hicieron bajar para un trasbordo. Ahí comenzó el drama, ya que hubo problemas para el traslado de su equipaje. Mientras estaba en esos quehaceres, el otro bus emprendió el viaje, dejándolo en la capital".
Según su narración, a Luis, por razones que aún no han sido aclaradas, no quisieron entregarle su equipaje. "Lo hicieron ir de un lugar a otro, y nadie le supo dar una respuesta, hasta que finalmente, su bus partió".
Desesperado, el hombre llamó a Iquique. La noche capitalina era en extremo fría y no sabía dónde quedarse ni qué hacer.
Claudio, ex bombero de una compañía angelina, cuenta que de inmediato dio parte de extravío en la Tercera Comisaría de Alto Hospicio, para que desde allá se contactaran con Santiago, para buscar a su hermano y ayudarle a sobrepasar ese trance. Pero la respuesta fue negativa, ya que le señalaron que como había tenido contacto con él, "no era una persona perdida".
Así, presuntamente, Luis pasó esa noche en el rodoviario santiaguino, a la intemperie, pero esperanzado en que en las horas siguientes le entregarían sus pertenencias que eran, en definitiva, lo único material que poseía.
De ahí en más, poco y nada se sabe. Tanto en el norte como en la capital provincial, según aseguraron, los familiares de la víctima intentaron que la policía hiciera algo, pero los intentos fueron en vano. Pasó todo el viernes, otra fría y lluviosa jornada en la capital. Y luego la noche, una de las más gélidas del año.
Quienes estuvieron con Luis en sus últimos momentos de vida pudieron comprobar lo mojado que estaba. Cambiaron sus prendas e intentaron calentarlo con una estufa. Indicaron, además, que la ambulancia tardó más de horas en llegar desde que fue avisada, el sábado por la mañana, de que este hombre permanecía tendido en la vía pública.
"Es evidente que hubo demora en la llegada de carabineros y de la ambulancia adonde estaba mi hermano. Es probable que ni siquiera haya muerto de frío como causa principal, ya que estaba botado a unos metros de un teléfono público, con un golpe en su cabeza, sin su dinero ni su celular", explica Claudio, quien indica que su pariente no viajó porque no le entregaron sus bolsos.
Como postrer homenaje, ya pidió a la Fiscalía Centro Norte de Iquique que inicie una investigación judicial por lo sucedido, por las respuestas y acciones solicitadas a las distintas autoridades, que pudieron salvar la vida de Luis Arau, pero que nunca llegaron.

Dolor Familiar
Amparo y Verónica Arau aún no lo pueden creer. Esperaron tanto por este día, y ahora deben conformarse con ver a su hermano en un féretro, sin saber siquiera cómo fueron su últimas horas o sin que siquiera éste pueda contar a sus sobrinos las experiencias y anécdotas que de seguro acumuló en todo este tiempo lejos. Sin siquiera poderles describir cómo es Iquique.
"Cuando supimos que se había perdido, lo llamamos una y otra vez. Al final su celular dejó de sonar y perdimos el contacto. Rompimos una alcancía que tenemos y pudimos reunir $12 mil pesos para que mi hijo fuera a buscarlo, porque no teníamos más dinero. Cuando tuvimos noticias, fue para contarnos que Luis estaba en el Instituto Médico Legal", narró con resignación Amparo.
Lo paradojal, si es que el hombre realmente pereció a causa de una hipotermia, es que en su bolso traía impermeables, chalecos e incluso un gorro, lo más probable conocedor de lo crudo que es el invierno en estos lados.
Su sobrino pudo recuperar las pertenencias, y también fue el encargado de verificar el traslado del cadáver de su infortunado pariente. Finalmente, Luis está en Los Ángeles, reunido con sus seres queridos, juntos tras 15 años de ausencia. Pero no es el modo en que lo soñaban.

27 de junio de 2007
©la tribuna
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres