Blogia
mQh

alboroto por matrimonio homosexual


Alboroto por avances del matrimonio homosexual en el D.C.
[Tim Craig] El Concejo del D.C. aprobó ayer abrumadoramente el proyecto de ordenanza que reconoce los matrimonios homosexuales efectuados en el extranjero, en una votación después de tensos intercambios de palabras entre un miembro abiertamente gay y un defensor de los derechos civiles, que provocaron gritos de reproche de ministros locales.
El concejo aprobó el proyecto con una mayoría de doce a uno. Durante el debate, el concejal David A. Catania (I-At Large) acusó a Marion Barry (demócrata, Ward 8), que votó contra, de haber adoptado una posición "intolerante".
Después de la votación, enfurecidos ministros afro-americanos irrumpieron en el salón frente a los salones del concejo y prometieron que trabajarían para desbancar a los miembros que apoyaron el proyecto, que fue patrocinado por Phil Mendelson (demócrata, At Large). Causaron tal alboroto que llamaron a los agentes de seguridad y la policía del D.C. para despejar el salón.
La acción de ayer puede ser precursora de un debate que tomará lugar más tarde este año sobre si legalizar o no el matrimonio homosexual en la ciudad. "No hay vuelta atrás", dijo Catania, que piensa introducir un proyecto homosexual más amplio en algunos meses.
Barry, que dijo que apoya los derechos y uniones civiles homosexuales, advirtió después de la votación que el Distrito podía estallar si el concejo no procedía más lentamente sobre el matrimonio homosexual.
"Se va a armar la de Dios es Cristo", dijo Barry. "Va a estallar la guerra civil. La comunidad negra está declaradamente contra esto".
El alcalde Adrian M. Fenty (D) dijo que firmará el proyecto reconociendo los matrimonios homosexuales de otros países. La acción del concejo pone el asunto en manos del Congreso, que según el Estatuto de Autogobierno tiene treinta días para revisar la legislación del distrito. El proyecto puede convertirse en la gran prueba del tema del matrimonio homosexual desde que el Congreso aprobara la Ley de Defensa del Matrimonio de 1996.
Al menos un miembro republicano dijo ayer que tratará de impedir que el proyecto se convierta en ley.
"Pocas cosas vale la pena pelear, y esta es una de ellas", dijo el representante Jason Chaffetz (Utah), republicano y miembro del subcomité de Vigilancia y Reforma de Gobierno de la Cámara que supervisa al distrito. "No es algo que podamos ignorar... Sé que los demócratas tienen mayoría, pero en este tema yo represento a la mayoría de los estadounidenses".
Varios miembros del concejo y defensores de los derechos homosexuales albergan esperanzas de que las mayorías demócratas en la Cámara y el Senado serán capaces de detener la intervención parlamentaria.
"No creo que se vaya a hacer ningún intento serio de revocar el proyecto del concejo", dijo Eleanor Holmes Norton (demócrata del D.C.), que elogió la decisión del concejo.
Pero el debate emocional que tomó lugar ayer en el Edificio Wilson sugiere que el tema podría dividir a una ciudad con una larga historia de tensiones raciales en la política.
Barry, una prominente figura en el movimiento por los derechos civiles, dijo que le "había costado mucho" oponerse al proyecto, pero decidió apoyar a los "ministros que se orientan por la brújula moral de Dios".
"Yo represento a mis constituyentes", dijo Barry, que dijo más tarde a periodistas que "el 98 por ciento de mis constituyentes son negros, y no creo que haya más de un puñado de residentes reconocidamente gay".
El activista por los derechos civiles, Philip Pannell, que es abiertamente gay y vive en Ward 8, calificó de ofensivas las observaciones de Barry. "Él es justamente el más indicado, viniendo como viene del movimiento por los derechos civiles, para entender la necesidad de luchar por el derecho a la protección de todas las minorías", dijo Pannell.
Catania y Jim Graham (demócratas de Ward 1) son los dos miembros abiertamente gay del concejo y Catania dejó en claro que se sentía ofendida por las expresiones de Barry.
"De lo que se trata es de si nuestros colegas nos verán a mí y a Jim Graham como iguales a un nivel personal", dijo Catania, "cuando se nos reconozcan los mismos derechos y responsabilidades y obligaciones que nuestros colegas. Así que es personal. Es el reconocimiento de nuestras familias, del mismo modo que nosotros reconocemos las suyas".
Barry, visiblemente alterado, replicó que había sido partidario de los derechos homosexuales desde los años setenta.
"Entiendo que esto es personal para usted y el señor Graham. Lo entiendo porque yo también he sido discriminado", dijo Barry. "Yo resiento que Catania diga que o eres intolerante o estás contra la intolerancia, como si esta ley representara todo eso".
Catania dijo: "Su posición es intolerante. No creo que lo sea usted".
El tenor del debate estuvo igualmente acalorado fuera del salón del concejo.
"Necesitamos un nuevo concejo. Están destruyendo nuestra juventud", gritó un opositor al matrimonio homosexual, Paul Trantham, de Washington del Sudeste, durante el jaleo en el vestíbulo. "Aquí deberían estar todos los ministros que temen a Dios. Esta es una falta de respeto para la capital del país. No hay nada igual en el matrimonio homosexual".
Esta semana, más de cien ministros negros firmaron una carta a Fenty oponiéndose al proyecto.
La concejal Yvette M. Alexander (demócrata de Ward 7) acusó a algunos de los ministros negros de poner en duda su compromiso religioso que amenazaban con derrumbar a los que apoyaran el proyecto. "Los ministros realmente se han alterado hasta el punto de que llegaron a cuestionar mi cristianismo, han puesto en duda mi moral", dijo Alexander.
La Arquidiócesis de Washington emitió una declaración criticando la votación de ayer como una demostración "de una falta de comprensión del verdadero significado del matrimonio".
Frente al Edificio Wilson, Steven Gorman, de Crestwood, en Washington del Noroeste, se mostraba tranquilo con un letrero que decía "igualdad matrimonial". "He estado viniendo aquí los ‘últimos veinticinco años, y he estado batallando durante esos veinticinco años", dijo Gorman, que se casó con su compañero este verano. "No ha terminado, pero estamos ganando".

Hamil R. Harris y Paul Kane contribuyeron a este reportaje.

©washington post
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres