Blogia
mQh

dea obstruye estudio de la marihuana


El fiscal general debería oír los llamados a poner fin a las maniobras de obstrucción de la DEA para impedir el estudio del valor medicinal de la marihuana.
En el centro del debate sobre el valor medicinal de la marihuana está la ausencia de investigaciones académicas de sus propiedades terapéuticas. Durante cuarenta años, el gobierno federal ha frustrado esos estudios restringiendo a una sola fuente el cultivo de marihuana para propósitos de investigación -la Universidad de Mississippi. Hace poco el gobierno de Bush rechazó la petición de un prestigioso botánico de la Universidad de Massachusetts para iniciar otra plantación, pese a la resolución de un juez de derecho administrativo que determinaba que debía continuar.
Durante ocho años, el profesor Lyle Craker ha luchado por conseguir un permiso de la Agencia para el Control de Drogas [DEA] para cultivar cannabis con fines de investigación. Su propuesta es proveer de marihuana a investigadores autorizados por la DEA que han pasado por una rigurosa revisión de sus antecedentes y el proceso de aprobación a cargo del Servicio de Salud Pública, y cuyos protocolos han sido aprobados por la Autoridad de Drogas y Alimentos [Food and Drug Administration]. Sin embargo, la DEA se ha comportado como si este serio investigador quisiera empezar una plantación en su patio para las fiestas en el campus.
En febrero de 2007, después de nueve días de testimonios de testigos, expertos y funcionarios de gobierno, se hizo la luz en la densa burocracia de la DEA: la juez de derecho administrativo Mary Allen Bittner emitió una recomendación de 87 páginas diciendo que la oferta de marihuana de la Universidad de Mississippi es insuficiente en calidad y cantidad y que el proyecto de Craker debería continuar. En un estudio de caso de la intransigencia oficial, la DEA lo paralizó durante dos años. Luego, unos días antes de que el gobierno de Obama fuera investido, la administradora interina Michele Leonhart emitió una orden final rechazando la petición de Craker.
Miembros del Congreso han instado al fiscal general Eric H. Holder Jr. a corregir o anular la orden, y debería hacerlo. Luego debería ir más lejos y cambiar la cultura de la agencia. En lugar de obstaculizar el avance de la ciencia, la DEA debería estimular la investigación del cannabis. Mientras California y Estados Unidos siguen debatiendo el futuro de la marihuana médica, lo que necesitamos son trabajos sobre la eficacia de la droga en el tratamiento de una variedad de enfermedades y afecciones. En lugar de eso, tenemos una colección de estudios pequeños y testimonios individuales. El lunes, el presidente Obama firmó un "memorando presidencial sobre la integridad científica" y prometió que su gobierno basaría sus políticas públicas en la ciencia, no en la política; la DEA es una de las muchas agencias federales que necesitan ponerse al día.

20 de mayo de 2009
10 de marzo de 2009
©los angeles times
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres