Blogia
mQh

santa ana no quiere pepenadores


Barrio de Santa Ana cierra sus contenedores de basura para frustrar a cartoneros. Vecinos colocan sus materiales reciclables en contenedores diseñados para resistir la fuerza de un oso.
[Tony Barboza] No resistieron el ataque de los osos en Alaska, pero podrían ser suficientes para desalentar a los pepenadores de Santa Ana.
Cansados de los pepenadores urbanos que hurguetean en los contenedores de basura del barrio a la búsqueda de artículos de plástico y aluminio, los vecinos de un vecindario de Santa Ana están guardando sus materiales reciclables en contenedores diseñados para resistir la fuerza bruta y el ingenio de osos pardos y negros.
Así es que ahora Paula Faccou lleva una llave -en la misma cadena que la llave de casa- para cerrar su cubo de basura. Y cuando el camión recolector pasa por la calle y levanta el carro con su brazo automático, el cerrojo se abre por sí solo.
Ahora en la avenida Van Ness se tiene la esperanza de que los cubos contra osos alejen a personas como el hombre con el que Faccou casi chocó en la entrada de su casa un día cuando entraba con las compras.
"Me asusté muchísimo",dice la jubilada de 67 años. "Un completo desconocido, parado ahí afuera. Era muy descarado. Fue demasiado lejos. Me han dicho: ‘¿Qué problema tiene usted, señora? No es más que basura’, pero yo pago por el servicio para que la retiren... así que yo decido qué hacer con ella".
Funcionarios del ayuntamiento dicen que han visto un reciente aumento de las quejas sobre los cartoneros que recorren las calles en las noches previas al día de recogida, cuando los cubos están llenos de botellas y latas.
"Era bastante claro que la situación económica estaba aumentando la cantidad de pepenadores", dice Mary González, la encargada de proyectos del ayuntamiento, que supervisa el programa.
"La gente quería algún tipo de solución".
La recolección de basura se ha convertido en una fuente de frustración en el barrio de Wilshire Square, donde Faccou y otros se quejan de los ruidos tarde por la noche y de los carritos de supermercado abandonados.
Así que los vecinos de esta comunidad de amplios jardines y casas de estilo Revival empezaron a tomar medidas. Después de varias reuniones públicas para formular una estrategia contra los cartoneros, el ayuntamiento propuso cerrar el barrio -fundamentalmente para impedir las excursiones nocturnas de los cartoneros, pero también por la creencia de los propietarios de que sólo ellos deben controlar el destino de su basura.
El programa piloto de Manejo de Desechos ha sido puesto a prueba este verano en una docena de casas en dos calles. El barrio es uno de unos pocos en el país que han empezado a poner candado a sus cubos de la basura en la calle.
Como en otras ciudades, en Santa Ana es ilegal que personas que no sean o el propietario de la casa o el recolector de basura, retiren artículos de los carros de reciclaje una vez que estos son llevados a la acera.
Se lee en los carteles sobre los cubos: ALTO. Es ilegal retirar materiales reciclables de estos contenedores y hurgar en ellos es un delito.
Para Faccou, los cartoneros degradaron su calidad de vida.
"Llegan a las diez y media, once, doce y media de la noche con su tintineo, y despiertan a los perros", dijo. "Antes hacíamos la vista gorda, pero en los últimos tres años las cosas han empeorado".
Mientras que antes esperaba hasta oír el ruido del camión acercándose antes de empujar su cubo gris hacia la acera, "ahora me siento más segura", dijo.
Los candados son usados a menudo para proteger los contenedores de basura y de reciclables comerciales contra cartoneros y pepenadores, pero sólo hace poco han sido diseñados para barrios residenciales.
El cubo con candado usada en Santa Ana fue diseñado por primera vez como un contenedor a prueba de oso, dice Shawn Kruse, gerente de desarrollo de productos para el abastecedor Rehrig Pacific, pero "no soportó ese nivel de abuso".
San Bernardino está probando con candados para impedir que la basura se derrame de los contenedores -en una docena de casas en un barrio especialmente ventoso.
El ayuntamiento de Los Angeles ha considerado poner candado a los contenedores para impedir la recolección, pero no ha encontrado nada práctico. Oceanside ha instalado candados contra pepenadores en los receptáculos en sus playas y muelles, aunque a regañadientes.
"No queremos que se nos conozca como la ciudad que pone candados a sus contenedores de basura", dijo Colleen Foster, analista de manejo de la división de reciclaje y desechos sólidos de Oceanside. "Lo importante es el desvío, que no lleguen a los vertederos".
No todo el mundo en el barrio de Santa Ana está igual de convencido.
Rigo Castro, 42, carpintero, no ve cuál es el motivo de tanta agitación.
Ve a los cartoneros empujando carritos de supermercado en la noche, pero "no me importa’, dice. Duda que la mayoría de la gente considere que los cartoneros son una intrusión tan grande que quieran poner candado a sus reciclables.
Los pepenadores, por su parte, se encogen de hombros. O se adaptan.
José Santos, 36, un sin techo que recoge latas y botellas en el barrio, dijo que los candados no lo asustan. Si encuentra uno, simplemente avanza hasta la siguiente casa o escarba en la basura, donde a veces la gente deposita por error cristales y plásticos.
En un día de recogida hace poco, estaba empujando su carrito de supermercado hacia el centro de reciclaje con unos quince dólares en latas y botellas -el producto de una noche de trabajo.
"Hay un montón de gente buena que incluso nos ayuda" dejando botellas y latas para él o dándole dinero para comer, dijo Santos. "Así que no me preocupa".
Lucy Bateson, 62, una de las cruzadas contra los pepenadores de Santa Ana, espera que los candados hagan más tranquilo al barrio, donde no tema que desconocidos entren a su propiedad a la búsqueda de botellas y latas.
"Quizás los contenedores con candado sean la respuesta. Te da un nivel de comodidad dejando esas cosas allá fuera", dijo Bateson. "No importa lo que diga todo el mundo. No es basura. Eso tiene valor".

30 de junio de 2009
16 de junio de 2009
©los angeles times
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres