Blogia
mQh

una cazadora de brujas nigeriana


De visita en Estados Unidos, una cazadora de brujas nigeriana da explicaciones. Helen Ukpabio predicó ante un grupo de personas durante su visita a Houston el 13 de mayo.
[Mark Oppenheimer] Houston, Estados Unidos. En su casa en Nigeria, la predicadora evangélica [pentecostal] Helen Ukpabio atrae a miles de personas a sus encuentros. En agosto pasado, cuando se consagró a sí misma como la primera "mujer apóstol" del cristianismo, asistieron a la ceremonia políticos nigerianos y actores de Nollywood. Sus libros y DVDs, que explican cómo posee Satanás a los niños, son ampliamente conocidos.
Tan bien conocidos, de hecho, que los críticos de Ukpabio dicen que sus enseñanzas han contribuido a la tortura y abandono de miles de niños nigerianos -incluyendo infantes y niños de menos de cinco- sospechosos de ser brujos y hechiceros. Su culpabilidad es el postulado central de ‘Saving Africa’s Witch Children’, un documental que tuvo su estreno estadounidense el miércoles en HBO2.
Aquellos disturbados por el innecesario sufrimiento de niños inocentes deberían tomar nota. ‘Salvando a los niños brujos de África’ [Saving Africa’s Witch Children] sigue a Gary Foxcroft, fundador de la organización de beneficencia Stepping Stones Nigeria, en sus viajes por el estado rural de Akwa Ibom rescatando a niños maltratados durante horrendas sesiones de exorcismos -rociados con ácido, quemados vivos, torturados con fuego- o abandonados en la berma de los caminos, expulsados de sus aldeas porque un predicador itinerante los definió como poseídos.
Sus vecinos en el pueblo han visto a menudo DVDs de ‘End of the Wicked’, la sangrienta película de Ukpabio, de 1999, que pretende mostrar cómo el demonio se apodera del alma de los niños. Y algunos han leído su libro ‘Unveiling the Mysteries of Witchcraft’, en el que escribe confiadamente que "si un niño de menos de dos años grita en la noche, llora y está siempre afiebrado y enfermo, es que es un sirviente de Satanás".
De visita en Houston la semana pasada para dirigir un revival de cuatro noches, Ukpabio, 41, no tenía ni idea de que ‘Salvando a los niños brujos de África’, que convocó a manifestantes para recibirla en Londres, iba a ser proyectada en Estados Unidos. Pero se mostró ansiosa por defenderse a sí misma.
"¿Cree usted que Harry Potter existe?", me preguntó Ukpabio enfadada en el vestíbulo del Holiday Inn Express donde está alojada. "Es sólo porque soy africana", dijo, que la gente que entiende que J.K. Rowling escribe ficción interpreta literalmente las cinematográficas descripciones de Ukpabio de niños poseídos, reunidos bajo la luz de la luna para devorar carne humana.
Sin embargo, ‘Salvando a los niños brujos de África’ deja claro que muchos nigerianos rurales toman su película muy en serio. Y en sus sermones, Ukpabio es enfática en que los niños pueden ser poseídos, y que con los "poderes de discernimiento" que le ha otorgado Dios, ella puede reconocer a esos niños. La creencia en la posesión es muy común entre evangélicos en Nigeria, donde refuerza las tradiciones nativas en las que los espíritus son reales e intervienen en asuntos humanos.
En Nigeria, muchos predicadores no solamente identifican o detectan a niños poseídos, sino además cobran carísimo por realizar exorcismos.  Para redimir el alma de los niños -y para impedir que el niño sea asesinado o expulsado por los vecinos-, los padres ahorran o piden préstamos para pagar al predicador.
Ukpabio argumentó que ‘Salvando a los niños brujos de África’ exagera o inventa el problema del abandono infantil. Cuando se le preguntó cómo podía estar segura, dijo: "¡Porque soy africana!" En África, dijo, "los lazos familiares son demasiado fuertes como para que un niño sea abandonado en la calle".
La Children’s Rights and Rehabilitation Network [Red de Rehabilitación y Derechos de la Infancia], una escuela para niños abandonados dirigida por Sam Itauma e incluida en el documental de Foxcroft, es "una estafa 419", dijo Ukpabio, refiriéndose a la sección que trata el fraude en el Código Penal de Nigeria.
Dijo que las espantosas cicatrices y heridas de los niños mostradas en el documental, no son reales -o quizás sí son reales, "pero hay muchos modos en que un niño puede mutilarse". Y si las lesiones son el resultado de acusaciones de brujería contra niños, dijo, esas acusaciones no pueden haber sido hechas por predicadores cristianos evangélicos, sino por charlatanes.
Desde que ‘Salvando a los niños brujos de África’ fuera proyectado en Gran Bretaña en 2008, el estado natal de Itauma ha aprobado una ley que penaliza acusar de brujería a un niño. Pero Ukpabio pasó a la ofensiva demandando al gobierno del estado, Foxcroft, Itauma y Leo Igwe, un activista contra la superstición nigeriano.
En la demanda, Ukpabio dice que la ley del estado infringe su libertad de religión. Pide dos mil millones de naira (unos trece millones de dólares) por daños, así como "una orden de prohibición perpetua contra los demandados" de interferir o de otro modo denunciar el "derecho a practicar su religión y la creencia religiosa cristiana en la existencia de Dios, Jesucristo, Satanás, el pecado, la brujería, el cielo y el infierno".
En otras palabras, en nombre de la libertad religiosa, Ukpabio quiere una mordaza para todos los que estén en desacuerdo con ella.
La demanda reitera también la afirmación de Ukpabio de que Stepping Stones Nigeria y la escuela de Itauma no son organizaciones de beneficencia sino fachadas para extorsionar. De acuerdo a Ukpabio, Mr. Foxcroft e Mr. Itauma no tratan de educar a los niños abandonados, sino "usar esos fondos para cometer chantaje".
"Somos una organización benéfica reconocida en Gran Bretaña, de modo que publicamos nuestras cuentas", dijo Foxcroft por teléfono desde Inglaterra. "Ella puede venir y ver cuánto dinero recolectamos y cómo lo gastamos".
En Houston, Ukpabio reiteró que el estado debería cerrar la escuela de Itauma. Para los niños que viven allí -los que, según ella, pueden ser actores o brujos, pero si eran brujos, no fueron maltratados, y si lo fueron, ciertamente no lo fueron por cristianos -Ukpabio ofreció los servicios de su propia iglesia.
La escuela "no entiende la posesión demoníaca", dijo. "Si lo entendieran, llevarían a los niños a Liberty Gospel".
"¡Deberíamos entregarlos!"

23 de mayo de 2010
21 de mayo de 2010
©new york times
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres