Blogia
mQh

ASESOR DE NACIONES UNIDAS DICE QUE LAS ELECCIONES SON POSIBLES - dexter filkins


La campaña electoral empezará el 1 de noviembre. Los partidos políticos deben todavía inscribirse y presentar sus listas de candidatos.
Bagdad, Iraq. A tres meses de las elecciones nacionales aquí, un alto oficial de Naciones Unidas dijo que su oficina y el gobierno interino iraquí han levantado una lista de casi 14 millones de votantes iraquíes, instalado 550 locales de inscripción en todo el país y contratado a 6.000 personas para dotarlas de personal.
Carlos Valenzuela, asesor jefe de Naciones Unidas para las elecciones aquí, dijo en una entrevista que la lista de 13.9 millones de votantes iraquíes, levantada a partir del programa de distribución de alimentos del país, representaba una nómina tentativa de la inscripción de votantes. Formará la base de una lista más completa de votantes que será recopilada cuando comience el período oficial de inscripción el 1 de noviembre.
Valenzuela y los funcionarios electorales iraquíes dijeron que estos desarrollos eran importantes pasos hacia la convocatoria de elecciones el 31 de enero, la fecha límite fijada por el gobierno interino y apoyada por los norteamericanos.
Valenzuela dijo que creía que las elecciones podrían en realidad ser convocadas para esa fecha y que aunque el equipo de Naciones Unidas de 14 asesores es pequeño, la gran cantidad de iraquíes involucrados harían que el proceso terminara a tiempo.
"De momento, todo marcha bien", dijo Valenzuela, que ha ayudado en elecciones en lugares golpeados por la violencia como Liberia, Camboya y Timor Oriental. "Habrá problemas. Siempre es así. Pero todavía es posible".
Los comentarios de Valenzuela eran parcialmente una respuesta a las declaraciones hechas el miércoles por el ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Hoshyar Zebari, que criticó a Naciones Unidas por no enviar suficientes trabajadores electorales al país. Zebari mencionó a Timor Oriental, donde Naciones Unidas empleó a cientos de trabajadores para ayudar con las elecciones.
Valenzuela dijo que las dos situaciones eran muy diferentes, porque en Timor Oriental Naciones Unidas era el principal supervisor, mientras que en Iraq sólo está proporcionando asistencia técnica al gobierno interino.
Se está utilizando un proceso de inscripción simple para asegurarse de que se registre la más grande cantidad posible de iraquíes para el 31 de enero.
Funcionarios iraquíes dijeron que proyectaban operar la mayoría de los 550 locales de inscripción electoral en las oficinas ya existentes del programa de distribución de alimentos del país, por medio del cual los iraquíes obtienen alimentos gratuitamente o con fuertes descuentos y en los que la participación es casi universal. A partir del 1 de noviembre, y en las siguientes seis semanas, se espera que la mayoría de los iraquíes entren a esos locales a renovar sus tarjetas de racionamiento anuales.
Cuando lleguen a las oficinas de distribución de alimentos, dijeron funcionarios de Naciones Unidas e iraquíes, se le entregará a cada familia un impreso con la cantidad de votantes legales de la familia. Si hay algo incorrecto, o si hay nombres que no aparezcan, los votantes potenciales tendrán un mes de tiempo para solicitar correcciones. Si no hacen cambios, se asumirá que esa información es correcta.
"La gente no tendrá que salir a inscribirse", dijo Valenzuela.
Además de los 6.000 iraquíes que ya han sido contratados para las oficinas, funcionarios de Naciones Unidas e iraquíes dijeron que se han impreso unas 5.5 millones de tarjetas informativas, una por cada familia iraquí, y que están listas para ser distribuidas en las varias oficinas.
El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, dijo el jueves que esperaba enviar pronto más asesores técnicos a Iraq, pero agregó que mucho dependía de la situación de seguridad, es que caótica y peligrosa en gran parte del país.
"Creo que en este momento es técnicamente posible", dijo Annan en Nueva York. "Todavía tenemos un par de meses".
Funcionarios electorales iraquíes dijeron que habían hecho planes para instalar oficinas de inscripción electoral incluso en las ciudades controladas por insurgentes, como Faluya y Ramadi. Ambos lugares son ahora en gran parte inaccesibles para las tropas norteamericanas, pero todavía abiertas para los iraquíes.
Funcionarios norteamericanos y líderes iraquíes se muestran escépticos de que se pueda desarrollar un proceso político en una ciudad bajo control de la guerrilla, especialmente en lugares como Faluya, donde los insurgentes tienen una inclinación expresamente anti-gubernamental y anti-norteamericana.
En las últimas semanas, los militares norteamericanos y el gobierno iraquí se han embarcado en una serie de operaciones con el fin de recuperar el control de esas áreas y abrirlas al proceso político democrático y a las campañas electorales.
"Tendremos oficinas de inscripción electoral en Faluya y en todo Iraq", dijo Fareed Ayar, portavoz de la Junta Electoral Independiente de Iraq, que encabeza ese proyecto.
Valenzuela dijo que los candidatos empezarán la campaña formal en diciembre, después de que los partidos políticos se hayan registrado y presentado al gobierno sus listas de candidatos. Dijo que pensaba que la relativa ausencia de actividades políticas públicas hasta el momento no era una causa de preocupación, y que había suficiente tiempo como para que los candidatos hicieran llegar sus mensajes a los votantes.
"No necesitan cuatro meses para hacer campaña", dijo.
Una preocupación expresada por Valenzuela y de la que se hacen eco muchos iraquíes es que la presencia de tropas norteamericanas en los alrededores de los locales de votación e inscripción podría provocar que muchos iraquíes prefieran no inscribirse ni votar.
Valenzuela dijo que las fuerzas de seguridad iraquíes sean las principales responsables de mantener la seguridad en los locales de inscripción y votación. Dijo que los norteamericanos harían lo posible por no ser demasiado visibles.
Las fuerzas de seguridad iraquíes tienen un tibio historial a la hora de defenderse de ataques de los insurgentes. En general se cree que la policía y la guardia nacional iraquíes han mejorado desde abril, cuando se desintegraron con las insurrecciones de Faluya y en el sur de Iraq. Pero funcionarios norteamericanos e iraquíes dicen que todavía hay muchas unidades con adiestramiento inadecuado o ninguno, y que tienen problemas para implicarlas demasiado pronto en alguna acción.
Valenzuela dijo que se sentía alentado por la respuesta de los iraquíes a las elecciones en ciernes. Una reciente declaración del gran ayatollah Ali al-Sistani, el más poderoso líder chií del país, alentando a la gente a inscribirse y participar en la votación ha tenido un efecto positivo, dijo. La declaración, de la semana pasada, pedía a los iraquíes a que se acercaran a las oficinas de inscripción para asegurarse de que la información con que contaba el gobierno era correcta.
El ayatollah Sistani dijo que funcionarios de su oficina ayudarían a crear comités de barrios para lograr que en las elecciones participe el máximo de gente posible. Se cree que los chiíes constituyen el 60 por ciento de la población iraquí; mantenidos sin acceso al poder durante muchos años, se piensa que los líderes chiíes están ansiosos de que sus partidarios hagan oír sus voces en las urnas.
El objetivo de los comités creados por la oficina del ayatollah Sistani será el de "ayudar a los ciudadanos a participar en la votación, que esperamos que se convoquen en la fecha indicada y que confiamos en que sean libres y honestas y cuenten con la participación de todos los iraquíes", dijo el ayatollah Sistani en la declaración.

22 de octubre de 2004
27 de octubre de 2004
©new york times
©traducción mQh
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres