Blogia
mQh

campaña con la cara cubierta


En la mayoría de países, los políticos se pelean por aparecer unos minutos en la televisión en las horas de máxima audiencia antes de unas elecciones, pero en algunas partes de Irak los candidatos sólo aceptan asomarse por la pequeña pantalla a condición de tener la cara cubierta.
Bagdad, Iraq. Las primeras elecciones de la época post-Saddam Hussein previstas para el 30 de enero deberían marcar el lanzamiento de la democracia en Iraq. Pero son preparadas como una operación clandestina ante el temor de ataques de los rebeldes.
El coronel Dana Pittard, que comanda el contingente estadounidense en la ciudad rebelde de Baaquba, al norte de Bagdad, explicó que sus hombres ofrecieron sus servicios para facilitar la aparición de los candidatos locales en la televisión.
Pero en una provincia en la que siete miembros del Consejo local fueron asesinados desde abril de 2004, los primeros invitados se negaron a mostrar su rostro en la pantalla chica,
"Aceptaron hablar pero no quieren mostrar sus caras", explicó el militar.
En Baaquba y otras regiones, como la que incluye a la propia capital Bagdad, la muerte violenta infligida por los insurgentes que se oponen ferozmente a los comicios democráticos es el precio a pagar por los electores, los candidatos, las fuerzas de seguridad y el personal electoral.
El gobierno iraquí y Estados Unidos se muestran intransigentes en cuanto a la necesidad de llevar a cabo las elecciones en la fecha establecida, dejando de lado el debate electoral.
La amenaza de represalias empujó a quienes quieren participar en las elecciones a sumirse en la clandestinidad, transformando lo que debía ser un proceso público y apoyado en forma internacional en un asunto secreto.
"No creo que estas elecciones nos saquen adelante. Me parece un comicio extraño. En lo personal, no conozco elecciones en el mundo que se hayan celebrado en condiciones similares", afirmó Nasser Chaderchi, del Partido Nacional Demócrata.
La campaña electoral es casi inexistente y las apariciones públicas continúan siendo el privilegio de los partidos poderosos, dejando como única fuente de información para los potenciales electores algunos avisos publicitarios en los diarios y en la televisión.
Las reuniones son llevadas a cabo a puertas cerradas.
Los afiches pegados a toda velocidad en los muros de Bagdad son arrancados rápidamente, no sólo por los opositores, sino también por habitantes que no quieren que su casa se convierta en blanco de ataques.
"Hasta ahora, las listas de candidatos no fueron hechas públicas. La publicidad es casi inexistente en muchas regiones. La ubicación de los centros de votación no fue anunciada y la comisión electoral, que debe supervisar el escrutinio, no puede salir de la Zona Verde", el perímetro de seguridad en el corazón de Bagdad, subrayó Chaderchi.

22 de enero de 2005
©mi punto
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres