Blogia
mQh

reporteros condenan acoso de al-yazira


El grupo de observadores de la prensa internacional Reporteros sin Fronteras protestó por lo que califica de "acoso persistente" del canal de televisión árabe al-Yazira.
Y ha llamado al gobierno iraquí a revocar la decisión del gobierno interino en agosto de 2004 de clausurar el despacho de al-Yazira en Bagdad.
Reporteros sin Fronteras dijo que desde el comienzo en 2004, al-Yazira ha sido "duramente criticada" por Arabia Saudí y Estados Unidos y ha sido censurada en Argelia, Irán, Túnez y Canadá.
La organización por la libertad de prensa dijo que el canal, lanzado en Qatar en noviembre de 1996, molestaba a algunos países por proporcionar tiempo de emisión a sus opositores y por romper tabúes políticos y sociales.
"Lamentamos que algunos gobiernos no duden a la hora de censurar a al-Yazira, el más importante canal de noticias árabe, para proteger sus intereses políticos y diplomáticos", declaró el grupo.
El gobierno interino iraquí acusó al canal de "incitar al odio racial y [de crear] tensiones" y Hazem Shaalan, el ministro de Defensa, calificó a al-Yazira de ser un "canal terrorista" en noviembre del año pasado.
"Que Dios maldiga a todos aquellos que aterrorizan a los ciudadanos y niños iraquíes, se trate de periodistas o de otros. Llegará el día en que saldemos cuentas con al-Yazira de otra manera que con palabras", dijo Shaalan.
El año pasado Estados Unidos acusó al canal de nutrir sentimientos anti-norteamericanos en su cobertura de la guerra en Iraq.
Y Arabia Saudí ha prohibido a al-Yazira cubrir el peregrinaje musulmán a la Meca por tercer año consecutivo, el último de una larga serie de obstáculos con que se impiden sus operaciones en varios países.
Uno de los presentadores del canal, M'hamed Krichen, dijo que las autoridades saudíes han rechazado desde 2003 todas las peticiones de acreditación para cubrir la peregrinación.
Krichen dijo que las autoridades saudíes no distinguían entre al-Yazira y el gobierno de Qatar, con el que ha roto relaciones diplomáticas.
En Canadá, los distribuidores de televisión sólo permiten las emisiones del telediario de al-Yazira sólo si los supervisan continuamente y aceptan censurar o cortar el telediario para "evitar la difusión de comentarios ofensivos".
El canal también ha sido bloqueado en Argelia desde junio de 2004, la primera vez en diez años que un canale extranjero ha sido prohibido.
Reporteros sin Fronteras dijo que las autoridades argelinas usaron el pretexto de la reorganización del trabajo de los corresponsales extranjeros y prensa en el país para imponer la prohibición, pero quedó claro que la medida sólo afectó a al-Yazira.
El grupo de observación dijo que la prohibición se produjo después de la emisión de un debate en Argelina en el que figuras de la oposición criticaron al gobierno.
Irán ha amenazado con sanciones contra la oficina de al-Yazira en su país en varias ocasiones. En noviembre de 2004 el gobierno de Teherán ordenó al canal retirar de su página en internet una caricatura que consideraba ofensiva o sufrir restricciones a sus operaciones en Irán.
El canal fue amenazado con expulsión una segunda vez por referirse al "Golfo Árabe" antes que al "Golfo Pérsico".
Las autoridades tunecinas rechazaron la petición del canal para abrir un despacho y se negó a acreditar a sus corresponsales para cubrir las elecciones presidenciales de octubre de 2004. Las autoridades tunecinas declararon que permitiría al canal sólo si ellas mismas determinaban quiénes serían los corresponsales.
El portavoz de al-Yazira, Jihad Ballout, dijo que el canal no cambiará su línea editorial por los ataques.
"Somos simples observadores, no participantes. No aplicamos criterios políticos y tratamos de ofrecer coberturas equilibradas del conflicto. Damos igual de tiempo a la gente iraquí como a los rebeldes y a las tropas norteamericanas", dijo Ballout.
Reporteros sin Fronteras instó igualmente a las autoridades norteamericanas a explicar la detención del camarógrafo de al-Yazira Sami al-Haj en la base militar en Cuba en la Bahía de Guantánamo, y a dejarlo en libertad de inmediato.
Al-Haj, sudanés, fue detenido por fuerzas norteamericanas a principios de 2002 en Guantánamo. Su esposa no supo nada de él durante 18 meses y las razones de su detención siguen siendo desconocidas.
Y al-Yazira está cada vez más inquieta sobre la salud de uno de sus periodistas, que espera juicio en España acusado de actividades terroristas.
Taysir Alluni -un ciudadanos español nacido en Siria y uno de los principales periodistas del canal- fue detenido en septiembre de 2003 acusado, falsamente según al-Yazira, por motivos políticos.

28 de enero de 2005
1 de febrero de 2005
©the guardian
©traducción mQh
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres