Blogia
mQh

belgas en el festival


[Kenneth Turan] En mayo, dos cineastas belgas se llevaron el premio principal en Cannes.
Cannes, Francia. El 58 Festival de Cannes proporcionó un poderoso empujón al cine socialmente consciente, aunque altamente dramático, cuando entregó el sábado la Palma de Oro a la discretamente devastadora ‘The Child', de Jean-Pierre y Luc Dardenne. Fue la segunda Palma para los hermanos cineastas belgas, que ganaron el principal premio aquí en 1999 por ‘Rosetta'.
‘The Child' presenta a Jeremie Renier como un amoral, joven estafador que se mete en un terrible lío cuando se hace padre. Como todas las películas de los Dardenne, incluyendo ‘La promesse', de 1996, en la que Renier es también protagonista, es una tajada de realidad de las clases bajas que muestra despiadadamente lo difícil que puede ser tener sentimientos humanos normales cuando se vive en circunstancias miserables.
El festival de este año fue especialmente favorable con los cineastas estadounidenses. La primera película teatral del actor-director Tomme Lee Jones, ‘The Three Burials of Melquíades Estrada', ganó dos premios durante la ceremonia en el Grand Palais. Incluían el premio para mejor actor, para Jones, y mejor guión, del mexicano Guillermo Arriaga, que dijo, al aceptar el premio, que llevaba "el primer smoking de mi vida".
El director es un capataz de un rancho al oeste de Texas que hace lo imposible para que su asesinado mejor amigo, un inmigrante ilegal, reciba un entierro decente en México. Jones, cuya película se estrenó el viernes, agradeció especialmente a "el cálido público francés que vino a ver la película... Nunca me he sentido más feliz en mi vida".
El premio del Grand Jury, considerado el segundo premio del festival, fue concedido a ‘Broken Flowers', de Jim Jarmush, con un casi catatónico Bill Murray en el papel protagonista como el avejentado Lothario que oye que puede tener un hijo y empieza una búsqueda de ultratumba para descubrir quién es la madre.
Aunque su película no se presentó a concurso, Cannes también fue positivo para la directora americana independiente Miranda July. Su caprichoso favorito del Festival de Cine de Sundance, ‘Me and You and Everyone We Know', compartió la Cámara de Oro para la mejor película junto con ‘"The Forsaken Land', de Sri Lanka, del director Vimukthi Jayasundara, y también se llevó el Gran Premio de la sección de la Semana de Críticos. El premio de la Cinefondation, para un examen de academia, fue otorgado a otro estadounidense, Antonio Campos, de la Universidad de Nueva York, por su ‘Buy It Now'.
Como es de costumbre, las películas bien recibidas por los críticos no impactaron necesariamente al principal jurado de Cannes, que incluía a los directores Emir Kusturica y Agnes Varda, al escritor Toni Morrison y la actriz Salma Hayek, una comisión que Jarmush definió aptamente en su discurso de aceptación como "muy rara".
La excepcional ‘A History of Violence', de David Cronenberg, fue completamente ignorada, y el director-escritor Michael Henke, un austriaco que hace películas en francés, tuvo que contentarse con el premio al mejor director por su bien recibida ‘Hidden'.
‘Hidden', que también ganó el premio internacional de la crítica, FIPRESCI, y el premio del Jurado Ecuménico, detalla una pesadilla moderna: El anfitrión de un programa de televisión francés (Daniel Auteuil) y su esposa (Juliette Binoche) recibe una serie de videos anónimos mostrando que alguien ha estado filmando su mundo en secreto. La película más accesible de un director con una visión del mundo normalmente gélida, ‘Hidden' trata convincentemente con temas de venganza, reproches y responsabilidad personal y social.
Otras noticias sobre premios: La convincente actuación de la israelí Hanna Laslo, en la didáctica ‘Free Zone', de Amos Gitai, se llevó el premio a la mejor actriz, y ‘Shanghai Dreams', de Wang Xiaoshuai, una gentil mirada a un explosivo período de la historia china, ganó el Premio del Jurado. La sección Un Certain Regard fue ganado por la rumana Cristi Puiu, por ‘The Death of Mr. Lazarescu', y la muy oficiosa Palma Canina para la mejor actuación canina fue otorgada en su quinto año a un perro cruzado asiático visto en un nuevo largometraje de Mongolia mostrado en el mercado cinematográfico de Cannes.
No todas las películas exhibidas en Cannes son candidatas a premios. Una de las más misteriosas de estas fue ‘Factotum', con Matt Dillon, escenificada en Los Angeles y dirigida por Bent Hamer, de Noruega. Combina elegantemente la árida sensibilidad de ‘Kitchen Stories', la última película de Hamer, con el sombrío mundo del desesperado poeta Charles Bukowski, en cuyos escritos se basa la película. El título de una de las historias de Bukowski lo dice casi todo sobre el personaje: ‘My Beer-Sodden Soul Is Sadder Than All the Dead Christmas Trees in the World' [Mi Alma Empapada en Cerveza Es Más Triste que Todos los Árboles de Navidad del Mundo].
La película fuera de competición más comentada, entre americanos al menos, fue ‘Match Point', de Woody Allen, ambientada en Londres, un desvío no sólo en escenario sino también en tema. Un thriller del molde de Patricia Highsmith con Jonathan Rhys-Meyers como un implacable arribista y Scarlett Johansson como el joven americano con el que se involucra, ‘Match Point' mostró más vigor que cualquier película de Allen en años. Si esto es suficiente para transformar a la película en un éxito sigue siendo una pregunta abierta.
Las películas más consistentemente interesantes en Cannes, como en muchos festivales de cine en estos días, fueron los documentales, que cubrieron un rango especialmente amplio de materias. ‘Shadowing The Third Man', de Frederick Baker, es un aventurero estudio de esa gran película, completo con tomas originales de la película de Carol Reed proyectada en salas hoy en Viena, mientras ‘Pele Forever' es un autorizado, impresionante recordatorio de las inigualadas destrezas del más grande jugador de fútbol de todos los tiempos. Incluso después de ver los más de 300 goles del jugador, quieres ver más.
Un documental inesperadamente satisfactorio que ofreció Cannes fue ‘Screaming Masterpiece', subtitulado ‘1000 Years of Icelandic Popular Music'. Un sondeo de esa vibrante y creativa escena del rock, incluyendo entrevistas y tomas de espectáculos de cantantes como Bjork y Sigur Rosd, ‘Screaming' presenta grandes temas musicales así como una vivaz e informativa gira por el país que la produjo.
Los momentos más alegres y tristes se vivían en Cannes todas las mañanas a las 8:30. Eran el resultado de la decisión del festival de hacer preceder las películas de la competición de este año de una serie de cortos de cinco minutos de películas del maestro francés Jean Renoir.
Empezar el día con momentos clásicos de tesoros como ‘French Cancan' y ‘A Day in the Country', fue encantador. Pero deprimía darse cuenta de que el espíritu de optimista humanismo de Renoir encuentra poco eco en la elite del mundo del cine internacional.

2 de junio de 2005
22 de mayo de 2005
©calendarlive
©traducción mQh
"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres