Blogia
mQh

otro doctor muerte


[Raymond Bonner] Pasado de doctor paraliza a australianos.
Bundaberg, Australia. Hace dos años, cuando el doctor Jayant Patel aceptó la posición de cirujano en el hospital municipal, esta ciudad agrícola respiró aliviada, pues había tenido problemas para encontrar y mantener a sus doctores. Patel era profesor de cirugía de la Universidad del Estado de Nueva Yorn en Buffalo en los años ochenta, y llegó altamente recomendado por varios médicos de Oregon, donde también había trabajado.
Pero casi inmediatamente, después de que declarara estable a un paciente que en realidad tenía muerte cerebral, al menos una enfermera se hizo preguntas sobre su competencia. No mucho después las enfermeras escondían a los pacientes del doctor. Un doctor prohibió que Patel operara a cualquiera de sus pacientes después de verlo operar sin anestesia. Un anestesista lo apodó ‘El Dr. Muerte'.
El lunes la comisión de investigación del gobierno del estado abrirá una nueva ronda de pesquisas para determinar si Patel, ciudadano americano educado en India, es de algún modo responsable de la muerte de 87 pacientes. También quiere saber cómo fue Patel contratado sin que nadie siquiera tipeara su nombre en el buscador de Google.
Si esa investigación de antecedentes se hubiese hecho, habría revelado, como descubrió un periodista de Brisbane, que el doctor Patel había sido castigado en Nueva York y Oregon y que reconoció haber cometido errores ante las autoridades de Oregon después de una revisión de casos de 79 de sus pacientes, 3 de los cuales murieron tras complicaciones quirúrgicas.
Patel ha vuelto a Oregon con un billete de primera clase pagado por el hospital, aunque no está claro si se quedará allá.
Su caso está causando revuelo en Australia y Estados Unidos, haciendo surgir preguntas sobre cómo controla la profesión médica a sus doctores, especialmente a los que eluden pasados problemáticos mudándose de estado en estado -o de país en país.
La comisión recomendó el lunes que Patel sea acusado de homicidio involuntario y homicidio premeditado, diciendo que cuando "un impostor pretende ser un médico y mata a un paciente mientras lo somete a un tratamiento quirúrgico" se justifica un cargo de asesinato.
Stephen Houze, el abogado de Patel en Portland, Oregon, calificó las recomendaciones de "escandalosas", observando que se emitieron después de apenas dos semanas de testimonios. Patel no ha sido acusado de ningún delito, dijo. Si finalmente lo es, es difícil imaginar que reciba un juicio justo en Australia, dijo Houze, agregando: "Tenemos muy serias preocupaciones sobre este toque de tambor incesante y de publicidad negativa que está saturando a Queensland, y en realidad toda Australia". Dijo que se había reunido en Portland con representantes del gobierno de Queensland, que envió una carta al doctor.
Houze dijo que había dicho a los funcionarios que Patel no era un fugitivo, y que tenía permanente contacto con él. Pero no dijo dónde se encontraba.
A partir del lunes, la comisión australiana escuchará a antiguos pacientes y a familiares de pacientes que han muerto. De momento, el principal testimonio es el de Toni Ellen Hoffman, enfermera jefe de la unidad de cuidados intensivos durante el término de Patel.
En una declaración apoyada por el director de medicina del hospital, Hoffman dijo a la comisión que Patel había realizado numerosas esofagotomias, operaciones para sacar un crecimiento canceroso en el esófago, para las que el hospital no contaba con equipos de seguimiento.
Patel, declaró, respondió que él contribuía en medio millón de dólares al año en beneficios para el hospital. (Los hospitales de Queensland son rembolsados por esas operaciones).
Hoffman dijo que los pacientes habían muerto porque Patel se negó a transferirlos a hospitales mejor equipados en Brisbane; que en muchos casos las heridas quirúrgicas de los pacientes se habían vuelto a abrir y que por norma se negaba a realizar escáneres CT a pacientes de cáncer, de modo que eran operados mientras que se disponía de mejores tratamientos alternativos.
Semana tras semana, dijo Hoffman, presenció episodios inquietantes. Apuntó sus preocupaciones, envió mensajes de correo electrónico y cartas y habló personalmente con su supervisor, el sindicato de enfermeras y los administradores del hospital. Le dijeron que era un "problema de personalidad", declaró.
No pudo acercarse al diario de la localidad porque el ministerio de sanidad de Queensland prohíbe que sus empleados hablen con la prensa.
Entonces, en julio de 2004, llegó un hombre al hospital después de ser aplastado por una caravana. Al principio, el doctor Patel dijo que el paciente, Des Bramich, no sufría condiciones tan graves que justificase su traslado a Brisbane. Luego dijo que Bramich estaba demasiado débil para ser trasladado. Bramich murió.
"El doctor Patel le gritó a la esposa del paciente que no llorara", escribió Hoffman en los apuntes de la reunión que luego mostró a funcionarios del hospital. La hija de 9 años de Bramich "miró morir a su padre", agregó. "Eso fue la última gota".
Presentó sus inquietudes y pidió un auditoría independiente. Al mes siguiente, el hospital eligió a Patel como el empleado del mes. "Eso fue como una bofetada en la cara", dijo.
Más pacientes murieron.
Finalmente, cuando el hospital le ofreció a Patel un nuevo contrato de cuatro años, en marzo de este año, Hoffman, con considerables dudas, contactó a un diputado de Queensland. El legislador leyó una declaración ante el parlamento, que permitió que el caso se diera a conocer.
Hoffman se indignó cuando los doctores y políticos se unieron en defensa de Patel. "Es una desgracia que el doctor Patel haya sido obligado a dejar su trabajo", dijo el presidente de la rama de Queensland del Colegio Médico de Australia. "El hospital de Bundaberg perdió a un cirujano en momentos difíciles".
Al principio, la mayoría de los residentes de Bundaberg no creyeron en las acusaciones, dijo en una entrevista Lucy Ardern, editora de The Bundaberg News Mail. Ahora la gente sí cree, dijo, observando que la circulación había aumentando notablemente cuando los residentes quisieron seguir el escándalo.
El punto decisivo ocurrió cuando un veterano periodista investigativo del Brisbane Courier Mail, Hedley Thomas hizo su búsqueda en Google y tipeó "Jayant Patel". Cuando llamó al hospital y a funcionarios del ministerio de sanidad pidiendo comentarios, Thomas dijo que le dijeron que era la primera vez que se enteraban de las acciones disciplinarias contra él en Nueva York y Oregon.
Ahora las autoridades médicas de Oregon están siendo criticadas por no haber actuado con la suficiente rapidez.
En 1989 Patel trabajó en Portland para Kaiser Permanente, confirmó Jim Gersbach, un portavoz de la organización sanitaria sin fines de lucro. Fue elegido profesor del año en 1991 y 1992 y recibió la medalla al médico más distinguido en 1995.
Pero hacia mediados de 1998 las dudas sobre el trabajo de Patel entre sus colegas condujo a una revisión de colegas y a presentar su caso ante las autoridades del estado.
"Entonces contratamos a unos consultores para que investigaran el caso", dijo el doctor Joseph Thaler, presidente de la Oregon Board of Medical Examiners. "En 2000 restringimos su licencia".
Los hallazgos de la comisión se concentraron en cuatro operaciones chapuceras. Tres de los pacientes, de edades de 65 a 83, presentaron inmediatamente complicaciones y fueron devueltos a cirugía con hemorragias internas. Los tres murieron.
El otro paciente, un hombre de 50 con síntomas de hernia, tuvo que sufrir una segunda operación para corregir una colostomía que Patel había realizado "al revés", de acuerdo a las conclusiones de la comisión.
La comisión prohibió al doctor realizar operaciones que involucraran el páncreas o el hígado y le exigieron una segunda opinión en casos quirúrgicos complicados. Thaler dijo que la comisión envió una nota de su decisión a tres bases de datos nacionales. Los tres bancos son accesibles a funcionarios australianos, dijo. En abril la comisión finalmente "puso en inactivo" la licencia de Patel.
Patel dejó Kaiser en 2001. Gersbach, portavoz, no dijo si que fue obligado a marcharse. "El doctor Patel renunció", dijo. "Se llevó al menos 6 recomendaciones, la mayoría de colegas de Kaiser.
"Me complace recomendar a Jayant Patel", escribió uno de los doctores de Kaiser. Otro escribió que Patel tenía "un conocimiento por sobre el promedio en cuestiones de cirugía" y "normas morales muy altas".
Todas fueron escritas después de que se le hubieran impuesto medidas disciplinarias en Oregon.
Ninguno de los doctores que escribieron esas recomendaciones quiso comentar este artículo. Pero Gersbach observó que antes de que Kaiser contratara a Patel "también recibimos cartas de recomendación favorables de sus empleadores en Nueva York".
Allá, en enero de 1984, después de una investigación y una audiencia, una comisión del estado declaró a Patel culpable de fraude médico, negligencia, incompetencia y conducta reñida con la profesión después de descubrir que había rellenado historias médicas de pacientes a los que nunca había visto.
Fue reprendido y censurado y su permiso fue suspendido por un período de 6 meses; la suspensión se extendió durante un período de prueba de 3 años. El castigo fue normal.
"No fue nada drástico", dijo sobre el caso el doctor William C. Heyden, que fue miembro de la comisión. "No le hizo nada malo a nadie. No mató a nadie o algo parecido".
Las medidas disciplinarias no impidieron que Patel se transformara en profesor de cirugía en la Universidad del Estado de Nueva York en Buffalo, y director de cirugía en el Hospital Millard Fillmore.
Después de sus problemas en Oregon, Patel trató de reiniciar su práctica en Nueva York. Pero la comisión de conducta médica concluyó que podría ser procesado judicialmente por lo que había hecho en Oregon. Antes que enfrentarse a un proceso, Patel entregó su permiso.
Empezó a buscar trabajo en el extranjero y contactó a una firma de reclutamiento médico de Sidney, la Wavelength Consulting, a la que el hospital de Bundaberg pidió ayuda para encontrar a un médico. Wavelength, que ganó unos 10.000 dólares con la contratación, utilizó documentos entregados por Patel.
"En esa época la ‘investigación de internet' no era considerada un método reconocido o fiable para chequear la historia de un médico", dijo la compañía en una declaración después del estallido del escándalo. "A nosotros también nos engañó".

Ken Olsen contribuyó desde Portland, Oregon, y David Staba desde Buffalo.

1 de julio de 2005
19 de junio de 2005
©new york times
©traducción mQh

"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

luis carlos -

lo necesario
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres