Blogia
mQh

dudas sobre autopsia de muerte en reformatorio


[Carol Marbin Miller y Marc Caputo] El médico forense implicado en la autopsia de niño matado a golpes en reformatorio permitió que expirara su licencia y una vez firmó una autopsia llena de errores, diciendo que una mujer tenía genitales masculinos.
El doctor Charles Siebert, que entregó un polémico informe de autopsia sobre la muerte de un niño debido a causas relacionadas con el reformatorio donde estaba recluido, ha estado tres semanas sin su permiso médico y hace poco firmó dos informes de autopsia chapuceros -en uno de ellos mencionando a una madre como teniendo testículos "normales".
La licencia médica de Siebert expiró el 31 de enero, y está "en violación" de las leyes del estado si ha practicado la medicina después de esa fecha, dijo una portavoz del departamento de salud del estado, que no fue capaz de proporcionar más informaciones sobre el caso de Siebert debido al festivo Día de los Presidentes.
Siebert ha estado trabajando desde que Martin Lee Anderson, el niño de 14 que fuera golpeado el 6 de enero con rodillazos, ahogado y empujado contra el suelo por siete guardias del reformatorio Ciudad de Panamá. Causa de la muerte: rasgos de anemia, de acuerdo a un informe de autopsia dado a conocer la semana pasada por Siebert, que no pudo ser localizado el lunes.
El informe, criticado severamente por expertos sobre el extraño trastorno sanguíneo que afecta en general a los negros, indignó a la familia de Martin.
Pero no sorprendió a Frances Terry, 57, mientras miraba el video del incidente de Martin en el reformatorio en su televisor en la pequeña comunidad de Blountstown.

Lo Confundió Todo
"Es un pésimo doctor. Confundió la autopsia de mi hija y la de mi marido, y estoy segura de que ha estropeado la autopsia de ese pobre niño", dijo Terry el miércoles, sentada junto a la madre de Martin en las oficinas del abogado Benjamin Crump.
"Dijo que mi hija tenía testículos. ¡No los tenía! Yo la lavé desde el día que nació y, créame, no tenía testículos. Dijo que mi marido no tenía cicatrices. Pero él sí tenía. Tenía una cicatriz de siete pulgadas en su espalda, tan grande que hasta un ciego la podía ver".
Algunos expertos dijeron el lunes que esos errores son motivos de despido.
El marido e hija de Terry murieron en el violento tornado provocado por el huracán Iván el 15 de septiembre de 2004.
Terry dijo que su hija, Donna Reed, tenía 34 y había tenido un hijo mucho antes de que removiera sus ovarios y útero en una operación para detener el dolor que le causaba la endometriosis, un achaque de los órganos. Terry dijo que la vesícula biliar y el apéndice fueron también removidos -en otras operaciones.
Sin embargo, la autopsia firmada por Siebert el 29 de noviembre de 2004, observa los tres tatuajes profundos de Donna Reed, así como su apéndice "ligeramente bronceado", una vesícula biliar "no distendida", el "útero normal" y los "ovarios y trompas de Falopio son poco destacables".
Pero fue esta frase la que realmente golpeó a Frances Terry: "La glándula prostática y los testículos son normales".
También, su marido de 55, James Terry, tenía una cicatriz de siete pulgadas a lo largo de su columna y una cicatriz de cuatro pulgadas, también en la espalda. Terry, camionero, tuvo una operación a la espalda después de que cayera sobre él una carga de puntales de tejados. Pero su autopsia, firmada por Siebert, dice que Terry no tenía cicatrices.
Frances Terry se quejó sobre la autopsia de su hija ante Steve Meadows, el procurador de Ciudad de Panamá, del Circuito Judicial número 14 donde practica Siebert.
El lunes, Meadows reconoció, a través del sheriff Joe Grammer, que hubo una reunión y culpó del incidente a los "errores de transcripción". Grammer dijo que Siebert corrigió los errores en un informa revisado.

Confianza en Siebert
Grammer dijo que no podía confirmar los detalles específicos de las acusaciones que hizo Terry, pero que "probablemente podía confirmar que la mujer no tenía testículos". Dijo que decir eso era una "declaración correcta" , y que, aparte los "errores de transcripción’, el despacho del fiscal tenía confianza en el trabajo de Siebert.
Pero el doctor Joseph Davis, médico forense jubilado en Miami-Dade, dijo que las dudas no son fáciles de disipar. Dijo que aunque ocurrían errores, incluso errores normales en un informe de autopsia ponían en cuestión todo el informe.
En el pasado, dijo, algunos patólogos usaban "máquinas" o plantillas que permitían al médico forense simplemente rellanar los huecos.
"Yo no permitiría eso en mi oficina", dijo. "Si es verdad que dijo que una mujer tenía glándulas masculinas, eso no habla bien de él".
El antiguo médico forense del condado de Broward también se asombró de la magnitud de los errores.
"Ocurre, pero no tan a menudo", dijo el doctor Ron Wright. "Alguna gente hace ese tipo de cosas. Normalmente encuentran otro trabajo".

Despedí a un Tipo
Agregó: "Yo despedí a un tipo por una cosa así. He despedido a más de uno... Obviamente, esto se ve muy mal".
El abogado de la familia de Martin, Crump, no sólo cuestiona la capacidad e integridad de Siebert. Está preocupado de que Kristin Schmidt, la enfermera que estuvo presente durante la paliza y que en los veinte minutos que duró la golpiza de los guardias no prestó ayuda a Martin.
La madre de un preso en el reformatorio que presenció el incidente piensa hablar con la prensa hoy para contar que tiene miedo por la vida de su hijo. Shauna Manning dijo a Miami Herald que Schmidt se negó a creerla cuando le dijo que su hijo no podía realizar bien los ejercicios que se le exigían en el reformatorio debido a que tenía asma.
Manning dijo que Schmidt le dijo: "No le creo. Está simplemente tratando de causar compasión y eludir el programa. Eso es lo que hacen todos estos niños. Usan las cuestiones médicas para tratar de eludir el programa". Schmidt no pudo ser localizada el lunes, y en el pasado se ha negado a hacer comentarios.
Tras la muerte de Martin, el hijo de Manning fue trasladado a una instalación diferente para que termine de cumplir su condena por robo de morada.
La madre de Martin, Gina Jones, dijo que su hijo fue "asesinado" por robar el coche de su abuela. Dijo que la autopsia de Siebert de su hijo era parte de un "encubrimiento".
"Mi hijo murió debido a las patadas, puñetazos, llaves", dijo. "La nariz de mi hijo estaba hinchada, quebrada. El labio superior de mi hijo estaba cortado, la cara llena de arañazos... ¿Que no tenía magullones? ¿Que tenía anemia? Eso es mentira".
Aunque la autopsia de Martin fue realizada el 6 de enero, el día en que murió el adolescente, el informe de cuatro páginas no fue firmado por Siebert sino el 16 de febrero, dos semanas después de la expiración de su permiso, de acuerdo a los archivos del Departamento de Salud del estado. La portavoz del departamento de Salud, Thometta Cozart, confirmó que el permiso había expirado y dijo que "él no practicará la medicina en Florida".

Problemas Con el Permiso
El doctor Zachariah P. Zachariah, director de cardiología en el Hospital Holy Cross Hospital en Fort Lauderdale que fue miembro de la Comisión de Medicina de Florida durante ocho años, dijo que un doctor "no puede practicar la medicina desde el momento en que descubre que su licencia ha expirado; debe cesar y desistir hasta que renueve su permiso".
Mientras que los castigos posibles por practicar la medicina con un licencia expirada varía, Zacharia dijo que una cosa estaba clara: "Son motivos para tomar medidas disciplinarias".
Frances Terry dijo que tenía un castigo en mente: "Debería perder su licencia, y no volver nunca más a hacer nada parecido. Debería ser abofeteado en las dos mejillas por lo que ha hecho".

cmarbin@MiamiHerald.com

21 de febrero de 2006

©miami herald
©traducción mQh

visite página policial  

rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

mQh -

CReo que el informe fue publicado en la prensa de la época. Busca por ahí. Quizás en Miami Herald.

katiusca -

deseo ver el informe
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres