Blogia
mQh

la ccn en el golpe de honduras


Observatorio de la comunicación. La CNN en el golpe de Honduras. Comentario de Jorge Escalante, de La Nación.
[Jorge Escalante] La actitud de CNN en Español el domingo 28 cubriendo el golpe de Estado en Honduras es una clase magistral para estudiantes acerca del periodismo que desprestigia la profesión. Su corresponsal en Tegucigalpa, Krupskaia Alis, asumió y dio rápido crédito a las versiones golpistas, aunque hay que reconocer que el canal cubrió en Costa Rica la rueda de prensa del Presidente Manuel Zelaya y su anfitrión, Óscar Arias, y entrevistó a la esposa de Zelaya, que habló desde las montañas.
Pero, ni su corresponsal en esa capital ni sus editores o conductores exigieron a ninguno de sus entrevistados actores de la asonada cívico-militar copia o tener a la vista la carta que se leyó en el Parlamento hondureño atribuida al Presidente Zelaya, en la que éste supuestamente renunciaba. El canal sabía que Zelaya la desmintió. Jamás inquirieron con agudeza periodística copia, o al menos poder leer, la supuesta sentencia dictada por algún tribunal en contra de Zelaya, argumento principal para derrocarlo.
No se vio a la corresponsal o alguno de los conductores exigir, ni al autodesignado Presidente Roberto Micheletti ni a ningún otro entrevistado coludido con la asonada, copia, o al menos poder hojear, el expediente del supuesto juicio contra Zelaya del que debería haber emanado la pretendida sentencia condenatoria. A estos periodistas se les olvidó que existe el derecho a la defensa en un juicio justo.
Esos primeros momentos eran fundamentales para los televidentes, pues se revivía la historia trágica de la América Latina azotada por el militarismo criminal de décadas pasadas.
La corresponsal no chequeó si era efectivo que se había secuestrado a algunos ministros del Presidente Zelaya. Tampoco le fue requerido hacerlo por sus editores o conductores de noticias. Se limitaron a reproducir rumores y trascendidos.
La corresponsal se quedó plantada en un punto geográfico neutral y después se fue a instalar al Parlamento. Y en su entrevista a Micheletti, Alis no se arrugó para llamarlo "Presidente", sabiendo que ningún gobierno le reconocía esa calidad.
Por todo esto, CNN en Español faltó a lo más elemental de un periodismo valiente y honesto, asumiendo una postura amarilla de mal entendida "imparcialidad" ante un golpismo evidente. CNN en Español no entiende que el periodismo "neutral" siempre será mediocre y genuflexo ante evidencias indiscutibles. Porque el periodista, antes de serlo, es un ser humano, pensante y con valores. Y para la inmensa mayoría estaba claro que se trató de un golpe militar que vejó a un Mandatario elegido con el voto popular, a quien se arrestó, golpeó y humilló, sacándolo en traje de dormir de su domicilio expulsándolo del país.
Simplemente, estos periodistas se conformaron con respuestas evasivas de sus entrevistados opositores respecto de los puntos cruciales del conflicto.
¿Seguirá creyendo CNN en Español en la recurrida farsa del periodismo objetivo? Los periodistas sabemos que ello es una gran mentira. La tarea de un profesional de la prensa es indagar hasta el último detalle. Insistir en obtener las respuestas trascendentales para mostrar la cara que se quiere esconder detrás de un antifaz. Desentrañar lo que se quiere pintar de un color, sabiéndose o al menos intuyendo que es de otro.
Sobre todo cuando se trata de algo tan sentido para la humanidad como el respeto al voto popular y su soberanía, en una América Latina con una historia oscura de militares y civiles golpistas que lo aplastaron a sangre y fuego en el pasado y que hoy pretenden repetir el mismo camino.

2 de julio de 2009
©la nación 
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres