Blogia
mQh

luteranos admiten a homosexuales


La Iglesia Evangélica Luterana de Estados Unidos es la segunda iglesia cristiana en un mes en liberalizar las políticas sobre los homosexuales en los ministerios.
[Duke Helfand] El viernes la denominación luterana más grande del país revirtió la prolongada prohibición al nombramiento de homosexuales no célibes en el clero, convirtiéndose en la segunda iglesia cristiana en un mes en liberalizar sus políticas sobre quiénes pueden administrar la fe.
Líderes de los 4.6 millones de miembros de la Iglesia Evangélica Luterana de Estados Unidos, que se reunieron en Minneapolis, dieron a las congregaciones locales autoridad para elegir ministros o líderes laicos que pueden mantener "relaciones permanentes, monógamas, con personas del mismo sexo".
La decisión se produce después de una medida similar el mes pasado, adoptada por autoridades de la Iglesia Episcopal, que levantaron la prohibición de facto sobre la consagración de obispos homosexuales con relaciones de pareja.
Teólogos y estudiosos de la iglesia dijeron que las dos decisiones podrían influir en otras denominaciones protestantes -incluyendo a los presbiterianos y metodistas unidos- que están luchando por reconciliar conflictos sobre la homosexualidad y la Biblia.
Un estudioso definió la decisión de las dos organizaciones como un momento clave en el cristianismo americano", que podría dividir más a las iglesias que ya hacen esfuerzos por frenar la huida de los tradicionalistas.
"Los que han estado activamente en la campaña por un cambio de este tipo en las otras denominaciones tradicionales verán esto como un indicio de que ellos deberían intensificar sus esfuerzos", dijo en un e-mail Richard Mouw, presidente del Seminario Teológico Fuller, en Pasadena. "Para los que, por razones bíblicas, nos hemos opuesto, está destinado a reforzar la sensación de que ya no somos bienvenidos en las iglesias tradicionales".
Los conservadores en la iglesia luterana condenaron las decisiones de la Asamblea Mundial en Mineapolis, diciendo que las acciones sobre el clero homosexual contradicen las enseñanzas bíblicas sobre el matrimonio.
Una importante organización, la luterana CORE, llamó a las congregaciones luteranas a destinar fondos no a la iglesia nacional, sino a los ministerios "fieles" dentro y fuera de la denominación. La organización está organizando una convención este próximo mes, en Indianápolis, para planificar lo que llamó un "futuro común unido" con luteranos tradicionales.
"No podemos apoyar esta desviación de la palabra de Dios", dijo en una declaración el Reverendo Mark Chávez, director de la organización.

El obispo presidente de la iglesia nacional, Mark S. Hanson, reconoció que el cambio en las políticas de la iglesia ha provocado tensiones en los dos lados del debate y sobre los indecisos.
Pese a que Hanson describió las deliberaciones sobre los problemas como sinceras, apeló directamente a los perdedores. Todos los luteranos, dijo, comparten una fe común.
"Va a tomar tiempo decidir cómo vamos a vivir juntos a la luz de estas decisiones", dijo Hanson en una conferencia en la red. "Sería trágico que no pudiésemos comunicarnos. Esta es una época para una respuesta reflexiva, comprometida, piadosa, imaginativa".
Los luteranos votaron sobre la política de los ministerios dos días después que adoptaran una nueva declaración social sobre la sexualidad humana que reiteraba la definición de la iglesia del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, y además afirmaba que la iglesia todavía tenía que alcanzar consenso sobre las uniones de personas del mismo sexo.
La declaración ‘Sexualidad humana: don y confianza’ [Human Sexuality: Gift and Trust] se estuvo preparando durante los últimos ocho años y la intención es que oriente a miembros de la iglesia para la definición de políticas.
Más de mil representantes en la asamblea nacional debatieron sobre el problema clerical durante más de cinco horas antes de decidir la apertura del ministerio a homosexuales y lesbianas comprometidos en una relación homosexual. En el pasado, homosexuales y lesbianas podían ser clérigos sólo si guardaban su castidad.
La resolución aprobada da a los líderes luteranos locales una "flexibilidad estructurada" para tomar decisiones, sin exigir a las congregaciones que elijan a candidatos que no quieren.
Los líderes luteranos votaron por resoluciones relacionadas que llamaban a la iglesia a comprometerse para reconocer y apoyar las relaciones de personas del mismo género y a "respetar las conciencias de todos".
Las resoluciones provocaron llorosos testimonios de partidarios y opositores, que citaron ambos a la Biblia en sus argumentos.
"Hay personas envueltas en relaciones homosexuales en nuestras iglesias. Viven en comunión", dijo la Pastor Serena Sellers, del Sínodo de Pensilvania del Sureste. "Creo que es importante que la moral de nuestra iglesia es... dar a toda la gente la oportunidad de rendir cuentas por las opciones que toman".
Pero la Reverendo Catherine Ammlung, del Sïnodo de Delaware-Maryland, lo ve de otro modo.
"Lo que habían sido las enseñanzas de mi iglesia ahora se ha reducido a una opinión personal", dijo. "Muchos de nosotros, que somos personas de buena voluntad, quedamos como autónomos... éticos".
Los partidarios del cambio celebraron tras el fin de la votación, diciendo que la Asamblea Mundial había optado por mayor justicia.
"Hoy estoy orgullosa de ser luterana", dijo Emily Eastwood, directora ejecutiva de Lutherans Concerned-Ámérica del Norte, una organización de derechos homosexuales en la iglesia.
Dijo que los ministros homosexuales serán ahora "libres para decir lo que son y que tienen el amor y el apoyo de una pareja para toda la vida... es todo lo que hemos pedido siempre".
Observadores independientes trataron de poner las decisiones en un contexto histórico. Un académico ve la inclusión de los homosexuales en la vida de la iglesia como inevitable, y dijo que la conmoción finalmente desaparecería.
"A medida que se toman estas decisiones, tenemos más claro hacia dónde van", dijo Sheryl Kujawa-Holbrook, profesora de teología práctica y educación religiosa en la Facultad de Teología de Claremont. "La justicia no se puede dividir en partes".

16 de octubre de 2009
22 de agosto de 2009
©los angeles times 
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres