Blogia
mQh

a ellsberg lo atacaron del mismo modo


Daniel Ellsberg: "Todos los ataques que lanzan contra WikiLeaks y Julian Assange los hicieron contra mí y la publicación de los Papeles del Pentágono de la época".
[Michael Ellsberg] Washington, Estados Unidos. La siguiente declaración fue emitida hoy, firmada por Daniel Ellsberg, Frank Grevil, Katharine Gun, David MacMichael, Ray McGovern, Craig Murray, Coleen Rowley y Larry Wilkerson; todos están asociados a Sam Adams Associates for Integrity in Intelligence.
WikiLeaks ha provocado al genio de la transparencia desde una botella muy opaca, y poderosas fuerzas en Estados Unidos, que actúan en la clandestinidad, están tratando desesperadamente de embotellarlo de nuevo. Las personas que aparecen en el listado abajo comentarán con placer estos excitantes nuevos desarrollos.
Lo bajo que ha caído Estados Unidos se puede ver, irónicamente, en un reciente comentario en el Pravda ruso: "WikiLeaks ha logrado que la gente entienda porqué tantos estadounidenses son políticamente apáticos... Después de todo, los  males cometidos por los gobernantes pueden ser sofocantes y el sentido de impotencia que emerge puede ser paralizante, especialmente si los funcionarios torcidos casi nunca pagan por sus crímenes..."
Deberían avergonzarse Barack Obama, Eric Holder y todos esos que vomitan perogrulladas sobre la integridad y la responsabilidad mientras permiten que criminales de guerra y torturadores caminen libremente por la Tierra... el pueblo estadounidense debería estar indignado de que su gobierno haya convertido a un país que era reputado por su libertad, justicia, tolerancia y respeto por los derechos humanos en un país atrasado que se destaca por su criminalidad, encubrimientos, injusticias e hipocresías.
Es curioso que sea un comentarista de Pravda el que haga el punto de que el gobierno de Obama está en el lado equivocado de la historia. La mayoría de nuestros propios medios están exigiendo que el jefe de WikiLeaks, Julian Assange, sea cazado, y algunos de los políticos con más sed de sangre están pidiendo su asesinato. Los medios, dominados por empresas y el gobierno, se muestran aprehensivos sobre el reto que representa WikiLeaks. Quizás sepan, en lo profundo de su alma, como lo dijo Dickens, que "no hay nada tan potente como la simple verdad".
Como parte de su intento de desacreditar a WikiLeaks y Assange, comentarios de expertos durante el fin de semana han tratado de describir la publicación por Assange de materiales confidenciales como algo muy diferente, y mucho menos elogioso, a lo que hizo Daniel Ellsberg con la publicación de los Papeles del Pentágono en 1971. Ellsberg rechaza tajantemente el mantra ‘Papeles del Pentágono, buenos: Materiales de WikiLeaks, malos". Agrega: "No es más que una fachada para la gente que no quiere admitir que se oponen a toda revelación de incluso la política exterior más equivocada y secreta del mundo. La verdad es que todos los ataques que lanzan ahora contra WikiLeaks y Julian Assange fueron lanzados contra mí y la revelación de los Papeles del Pentágono en la época".
¿El motivo? La presunta fuente de WikiLeaks, el soldado de ejército Bradley Manning, tras presenciar abusos de la policía iraquí, y tras leer versiones similares y peores de incidentes en comunicaciones oficiales, concluyó que "yo estaba implicado activamente en algo con lo que estoy en total desacuerdo". Antes que seguir la corriente, escribió Manning: "Quiero que la gente vea la verdad... porque sin información no puedes tomar decisiones como público informado", agregando que esperaba haber provocado discusiones, debates y reformas en todo el mundo".
No hay nada que permita sugerir que los motivos de WikiLeaks / Assange sean diferentes. Es verdad que las madres no son los observadores más imparciales. Sin embargo, considerando la conducta de Assange en las últimas semanas, había un aire de verdad en las recientes observaciones de su madre en un diario australiano. Lo dijo así: "Vivir de acuerdo a tus creencias y defender una causa son cosas buenas... Él cree que está haciendo algo bueno en el mundo, que es luchar contra los malos".
Esto puede sonar un poco quijotesco, pero Assange y sus asociados no tienen nada de tontos. Sin embargo, con el encargado de relaciones públicas del Pentágono, Geoff Morrell, e incluso el fiscal general Eric Holder haciendo apenas veladas amenazas de medidas extrajudiciales, Assange puede estar en peligro.
Los medios: nuevamente, la clave son los medios. Nadie lo ha dicho mejor que monseñor Romero de El Salvador, justo antes de su asesinato hace veinticinco años. "La corrupción de la prensa es parte de nuestra triste realidad, y revela la complicidad de la oligarquía". Es triste decirlo, pero es también la realidad de la situación de la prensa en Estados Unidos hoy.
La gran pregunta no es si los estadounidenses pueden "manejar la verdad". Creemos que pueden. El reto es lograr que conozcan la verdad de un modo tan claro que puedan sacar sus propias conclusiones -una lucha cuesta arriba dado el dominio de los medios tradicionales, la mayoría de los cuales ha montado una odiosa campaña para desacreditar a Assange y WikiLeaks.
De momento, la pregunta de si los estadounidenses pueden "manejar la verdad" ha sido más bien académica antes que basada en la experiencia, porque los estadounidenses han tenido muy poco acceso a la verdad. Ahora, sin embargo, con las revelaciones de WikiLeaks, se están acercando a ella. En realidad, los mensajes confidenciales del ejército y el Departamento de Estado liberados por WikiLeaks son, literalmente, "verdades sólidas".
¿Cómo informar a los ciudadanos estadounidenses? Como un paso en esa dirección, el 23 de octubre de 2010, nosotros, Sam Adams Associates for Integrity in Intelligence, presentamos nuestro premio anual por integridad a Julian Assange. Aceptó el honor "en nombre de nuestras fuentes, sin las cuales las contribuciones de WikiLeaks no tendrían ninguna importancia". Al ofrecer el premio, observamos que muchos en el mundo están profundamente agradecidos con los que cuentan la verdad, como WikiLeaks y sus fuentes.
Una breve nota: Sam Adams Associates for Integrity in Intelligence (SAAII) es un grupo de ex funcionarios de la CIA y otros admiradores del ex analista de inteligencia Sam Adams, que es un modelo ejemplar para los que aspiran a tener el coraje de decir la verdad.
Sam habló con el poder en Vietnam con la verdad en la mano, y en honor de su memoria SAAII confieren cada año un premio a un ciudadano que demuestre el mismo coraje, persistencia y devoción por la verdad de Sam Adams, sin considerar las consecuencias. Otras personas galardonadas con el premio han sido:

-Coleen Rowley, FBI
-Katharine Gun, inteligencia británica
-Sibel Edmonds, FBI
-Craig Murray, ex embajador del Reino Unido en Uzbekistán
-Sam Provance, ex sargento del ejército de EUA
-Mayor Frank Grevil, inteligencia del ejército danés
-Coronel Larry Wilkerson, ejército de EUA, retirado
-Julian Assange, WikiLeaks

"Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas."
– Lucas 12:2-3

Los siguientes galardonados y otros colegas han firmado esta declaración; algunos están dispuestos a dar entrevistas.

Daniel Ellsberg
Ex analista del gobierno, Ellesberg filtró los Papeles del Pentágono, la historia secreta de la Guerra de Vietnam encargada por el gobierno, al New York Times y otros diarios en 1971. Era un admirador de Sam Adams cuando ambos trabajaban en Vietnam y en marzo de 1968 revelaron al New York Times algunos de los más certeros análisis de Adams, ayudando a evitar el envío de 206 mil tropas de refuerzo adicionales a Vietnam del Sur y ampliando la guerra entonces hacia los países vecinos.

Frank Grevil
Grevil, ex analista de inteligencia danés, fue encarcelado en Copenhague, Dinamarca, por entregar a la prensa danesa documentos que mostraban que el primer ministro de Dinamarca (ahora el secretario general de la OTAN) subestimó las advertencias de que no había pruebas auténticas de la presencia de armas de destrucción masiva en Iraq.

Katharine Gun
Gun es una ex funcionaria del gobierno británico que fue condenada a dos años de cárcel en Inglaterra por filtrar un memorándum de la inteligencia estadounidense antes de la invasión de Iraq. El memorando indicaba que a principios de 2003 Estados Unidos había montando una operación de espionaje contra las delegaciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en un intento por ganar apoyo para una declaración de guerra contra Iraq. El memo filtrado -publicado por el diario británico The Observer del 2 de marzo de 2003- fue noticia de primera plana en partes del mundo, pero casi ignorado en Estados Unidos. El gobierno de Estados Unidos fracasó entonces en el intento de conseguir una resolución a favor de la guerra, pero prosiguió de todos modos con la invasión de Iraq.

David MacMichael
MacMichael es un ex analista de la CIA. Renunció en los años ochenta cuando llegó a la conclusión de que la CIA estaba distorsionando por motivos políticos la inteligencia disponible sobre América Central. Es miembro de Veteran Intelligence Professionals for Sanity.

Ray McGovern
McGovern trabajó como analista de la CIA durante veintisiete años, cuyos deberes incluían la preparación del Resumen Diario del presidente y presidiendo los National Intelligence Estimates. Es miembro del Comité de Gestión de Veteran Intelligence Professionals for Sanity.

Craig Murray
Murray, ex embajador del Reino Unido en Uzbekistán, fue despedido de su trabajo cuando se opuso a la tortura de uzbequianos para obtener "informaciones de inteligencia" sobre "terroristas". Tras recibir el premio Adams, Murray dijo: "Preferiría morir antes que dejar que torturen a alguien para darme una sensación de mayor seguridad". Algunos observadores dicen que Murray fue sometido a técnicas de difamación similares a las utilizadas ahora contra él con el fin de desprestigiarlo.

Coleen Rowley
Rowley, ex agente especial del FBI cuyo memo de mayo de 2002 describe algunos de los errores del FBI antes del 11 de septiembre de 2001, fue nombrada como una de las Personas del Año de la revista Time. Co-escribió hace poco un artículo de opinión titulado ‘WikiLeaks and 9/11: What if?’ "Investigadores frustrados pueden haber preferido filtrar información que sus superiores querían mantener en la botella, quizás evitando atentados terroristas."

Larry Wilkerson
Wilkerson, coronel del ejército de EUA en retiro, ex jefe de gabinete del ministro Colin Powell en el Departamento de Estado, que criticó lo que llamaba ‘la Conspiración Cheney-Rumsfeld’.

Para más información, tome contacto con el Institute for Public Accuracy:
Sam Husseini, (202) 347-0020; o David Zupan, (541) 484-9167
3 de enero de 2011
7 de diciembre de 2010
©ellsberg.net
cc traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres