Blogia
mQh

a golpes mataron a inmigrante mexicano


Adolescentes de Pensilvania acusados de matar a golpes a inmigrante.
[Michael Rubinkam] Port Carbon, Pensilvania, Estados Unidos. Tres adolescentes blancos fueron imputados el viernes por lo que los funcionarios definieron como una fatal y odiosa golpiza a un inmigrante ilegal mexicano en un pequeño pueblo minero en el nordeste de Pensilvania. Brandon J. Piekarsky, 16, y Colin J. Walsh, 17, fueron acusados como adultos por el homicidio e intimidación étnica [amenazas de carácter étnico] durante la agresión el 12 de julio contra Luis Ramírez.
Un tercer joven, Derrick M. Donchak, fue acusado de agresión agravada, amenazas de carácter étnico y otros delitos. Todos son de Shenandoah, donde ocurrió el ataque.
Se espera que se anuncien nuevos cargos en el caso, que ha enturbiado Shenandoah, un pequeño pueblo económicamente empobrecido donde la policía ha informado sobre fricciones entre los nativos blancos y una creciente población hispánica.
Los acusados estaban jugando fútbol en el Escuela Secundaria del Valle de Shenandoah; Donchack, matriculado en la Universidad de Bloomsburg, debía jugar como corredor [quarterback] la última temporada
"Como resultado de este crimen, un joven ha perdido la vida. Muchas otras vidas han quedado devastadas, y el condado de Shenandoah se ha llenado de tensiones entre sus numerosos grupos étnicos", dijo James Goodman, fiscal de distrito del condado de Schuylkill.
"Ahora que se han presentado cargos criminales, debemos permitir que el caso sea tratado por el poder judicial", dijo.
De acuerdo a una declaración de la policía, los acusados y otros tres jóvenes de diecisiete, toparon con Ramírez, 25, y una adolescente en un parque la noche del 12 de julio.
Los jóvenes molestaron a Ramírez y la chica diciendo: "No deberías estar en este barrio", y "Saca de aquí a tu novio mexicano", dicen los documentos. Después de que Ramírez y la chica empezaran a alejarse, alguien lanzó un insulto racista, dicen las actas judiciales. Él respondió: "¿Tienes algún problema?"
Estalló una pelea durante la cual Walsh golpeó a Ramírez en la cara. La víctima cayó al suelo y se golpeó la cabeza en la calzada, quedando inconsciente -momento que aprovechó Piekarsky para patearlo en la cabeza, declaró la policía.
Los tres sospechosos utilizaron insultos racistas durante la pelea, que terminó con Ramírez convulsionando y echando espuma por la boca, dijeron las autoridades. Los agresores huyeron del lugar; Ramírez fue intervenido, pero murió el 14 de julio debido a sus lesiones en la cabeza.
Piekarsky y Walsh han sido detenidos sin posibilidad de fianza. A Donchak se le fijó una fianza de 75 mil dólares.
Abogados de Piekarsky y Walsh dijeron que sus clientes no son culpables y que no hay pruebas del cargo de homicidio. También dijeron que pedirán que el caso sea transferido a un tribunal juvenil.
Roger Laguna, abogado de Walsh, dijo que la declaración policial "describe el caos, y lo que ocurre después del hecho de que alguien esté tratando de determinar qué pasó y atribuir ciertos actos a ciertos individuos".
Dijo que aunque se usaron insultos racistas, la pelea no surgió por problemas étnicos.
"Creo que siempre que hay una pelea y siempre que un grupo étnico pelea contra otro, hay insultos raciales", dijo. "Lo he visto desde que jugaba en el patio de recreo de niño, pero nunca dijeron que eso era intimidación étnica sino hasta hace poco".
Frederick Fanelli, abogado de Piekarsky, dijo que está "sorprendido y desilusionado" de que su cliente haya sido acusado de homicidio, atribuyendo la muerte de Ramírez a una "pelea callejera que terminó trágicamente".
Donchak no quiso hacer comentarios.
Ramírez, que entró a Estados Unidos ilegalmente hace unos seis años, trabajaba en una fábrica y recogía fresas y cerezas.
Crystal Dillman, 24, novia de la víctima, que es blanca y creció en Shenandoah, dijo que Ramírez era a menudo insultado y le había dicho que pensaba volver a su país. La pareja tenía dos hijos, y Dillman también tiene una hija de tres años que pensaba que Ramírez era su padre.
"Quiero marcharme cuanto antes de este pueblo. No porque tenga miedo. Simplemente no quiero que mis hijos tengan que vivir lo que vivió su padre", dijo Dillman.
Las audiencias preliminares de tres imputados se fijaron para el 4 de agosto.
Goodman dijo que un cuarto adolescente fue acusado -como menor- de agresión agravada e intimidación étnica y que se presentarán cargos contra el hombre que proporcionó alcohol a los acusados horas antes de la agresión.

26 de julio de 2008
©pocono record
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres