Blogia
mQh

ajustes de cuentas en gaza


Organizaciones de derechos humanos denuncian que la invasión de Gaza permitió asesinatos de palestinos a manos de Hamas.
[Ben Hubbard] Ciudad de Gaza, Franja de Gaza, Palestina. El día después de que los tanques israelíes entraran en Gaza el mes pasado, palestinos enmascarados dispararon contra la familia al-Najar frente a su casa, matando al padre e hiriendo a diez otros, incluyendo dos chicas adolescentes y una abuela de 78 años.
Ammar al-Najar, 25, hijo de la víctima, no sabía quiénes eran los pistoleros, pero dijo que la familia apoya al movimiento Fatah y tuvo anteriormente problemas con el grupo dominante en Gaza, Hamas.
"Mi padre... trató de hablar con ellos, pero no quisieron. Y empezaron a disparar", dijo. Los hombres no llevaban símbolos de identificación, dijo.
Organizaciones de derechos humanos internacionales y palestinas dicen que hubo una serie de balaceras y golpizas en todo Gaza durante la ofensiva israelí, expresando sus sospechas de que militantes islámicos de Hamas aprovecharon el caos de la guerra para atacar a enemigos, incluyendo a activistas del grupo rival, Fatah.
Entre los ejemplos reportados por organizaciones de derechos humanos, destaca el de un hombre que fue sacado de la cama de un hospital por un grupo de hombres armados y el de otro hombre sacado de la casa de su abuelo, que fueron ejecutados a balazos. Un tercer hombre murió en un hospital debido a los golpes recibidos y heridas de bala después de que un grupo de hombres que dijeron que eran de las fuerzas de seguridad de Gaza lo sacaran de su casa.
Dos organizaciones de Gaza, el Centro Palestino de Derechos Humanos y la Comisión Independiente de Derechos Humanos, entrevistaron a sobrevivientes y testigos que dijeron que algunos ataques fueron realizados por miembros del servicio de seguridad de Hamas.
Amnistía Internacional fue más lejos y dijo que milicianos de Hamas iniciaron una campaña de "secuestros, asesinatos premeditados e ilegales, tortura y amenazas de muerte contra los que acusan de ‘colaborar’ con Israel, así como contra opositores y críticos".
Las tres organizaciones de derechos humanos han llamado a líderes de Hamas a investigar las acusaciones y enjuiciar a los responsables.
Hamas y Fatah se enfrentaron durante meses en Gaza antes de que pistoleros de Hamas se hicieran con el control del territorio después de cinco días de combates callejeros en junio de 2007. Durante el conflicto, ambos lados cometieron asesinatos y secuestros. Algunas víctimas fueron lanzadas al vacío desde las azoteas de edificios.
En las últimas acusaciones de ajustes de cuentas por Hamas durante la ofensiva israelí de las últimas tres semanas, Fatah dice que algunos de sus miembros fueron asesinados, otros heridos en sus brazos y piernas, y muchos de ellos colocados bajo arresto domiciliario que les impidió huir de zonas atacadas por Israel.
Hamas negó toda participación de miembros de su servicio de seguridad, pero reconoce que combatientes de Hamas atacaron a sospechosos de ser informantes de Israel.
"El gobierno distingue entre la violación de la ley y acciones de la resistencia para protegerse a sí misma contra los peligros que representan los espías en tiempos de guerra", dijo Taher al-Nunu, portavoz de la administración de Hamas en Gaza. "El gobierno confirma que no tendrá piedad con los colaboracionistas que apuñalan a nuestro pueblo por la espalda, y serán juzgados en los tribunales de justicia".
Un informe del Centro Palestino de Derechos Humanos detalla las ejecuciones "extrajudiciales" desde el 27 de diciembre, el día que se inició la campaña israelí, hasta fines de enero.
Dice que diecisiete de las víctimas eran presos que se habían fugado de la cárcel central de Gaza después de que fuera destruida por un bombardeo israelí el 28 de diciembre. Cuando los presos escaparon por las murallas derruidas, se vio a hombres armados apresando a algunos y sus cuerpos fueron hallados más tarde, dice el informe. La mayoría de los diecisiete estaban detenidos como sospechosos de ser informantes de los israelíes. Dos de ellos estaban presos por violar y asesinar a un niño.
La organización dijo que algunas de las quince personas asesinados durante ese período fueron sacados de sus casas por hombres armados, algunos de los cuales dijeron que eran miembros del servicio de seguridad interna de Hamas. Algunos aparecieron muertos poco después de su detención, mientras otros fueron encontrados heridos y murieron más tarde a causa de sus heridas.
Se han reportado ataques similares desde que Israel detuviera su ofensiva el 18 de enero
El 6 de febrero, Jamil Shaqqura, 51, murió en un hospital debido a una golpiza y torturas, una semana después de haber sido detenido para ser interrogado por la seguridad interna de Hamas, dijo la organización.
Hablando en el funeral de Shaqqura, el parlamentario de Hamas, Yunis al-Astal, dijo que la seguridad interna debía tener órdenes más estrictas. Funcionarios de Hamas dijeron que estaban investigando el caso.
Hamas también reconoció su responsabilidad por la muerte de Hasan al-Hijazi, que fue asesinado el 7 de enero por tres enmascarados. Hamas emitió más tarde una declaración calificando el asesinato de "error", dijo la organización de derechos humanos.
"Lo que ocurrió fue que había caos, y un caos armado", declaró Subhia Juma ante la Comisión Independiente de Derechos Humanos.
El grupo de Juma dijo que un grupo de pistoleros -algunos enmascarados, otros con uniformes oficiales- golpearon o dispararon en las piernas contra al menos 116 personas. El informe del Centro Palestino de Derechos Humanos menciona "decenas" de esos ataques.
Fahmi Zaarir, portavoz de Fath en Cisjordania, dio que catorce miembros de Fatah en Gaza fueron asesinados por Hamas durante la ofensiva israelí y que más de 160 fueron disparados en brazos o piernas, o golpeados.
Dijo que cientos de miembros de Fatah fueron puestos bajo arresto domiciliario, impidiéndoles huir del avance israelí hacia lugares más seguros. Algunos que trataron de salir de sus casas fueron atacados, dijo.
Mahmoud Qanan, 25, un dirigente juvenil de Fataj, dijo que unos hombres armados llegaron a su casa en el pueblo de Khan Yuis el 3 de enero, confiscaron su celular y le dijeron que estaba bajo arresto domiciliario.
"Podría haberme marchado a algún lugar más seguro que mi casa, pero tenía miedo de salir y que me mataran o secuestraran o castigaran", dijo.
Hamdi Shaqqura, del Centro Palestino de Derechos Humanos, dijo que su organización no pudo determinar concluyentemente quién realizó esos ataques, aunque algunos testimonios señalaban a pistoleros de Hamas.
Sin embargo, Amnistía Internacional dijo que no cabía "ninguna duda" sobre que la ola de ataques fue responsabilidad de "fuerzas y milicianos de Hamas, ya que son los únicos a los que se les permite operar con ese grado de libertad en Gaza".

febrero de 2009
7 de abril de 2009
©pocono record
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres